Fuerzas Armadas de México despliegan contingente masivo por el sismo

Decenas de miles de militares, policías y sociedad civil apoyaron a la población mexicana con trabajo coordinado interagencial y donaciones.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 13 octubre 2017

Efectivos de las Fuerzas Armadas de México trabajan en las labores de búsqueda y ayuda por el sismo del 19 de septiembre. (Foto: Secretaría de la Defensa Nacional de México)

Minutos después de que México temblara del 19 de septiembre, las Fuerzas Militares de México desplegaron más de 14.000 efectivos en apoyo a los esfuerzos de rescate y vigilancia. Un sismo de magnitud 7,1 azotó el centro del país, con graves consecuencias en la Ciudad de México.

“Los mandos navales no requieren autorización del mando central o del Gobierno federal para prestar apoyo [ante una emergencia] a los gobiernos municipales o estatales”, precisó a Diálogo el Capitán de Navío Carlos Guerra Ortega, jefe de la subsección de Protección Civil y Contingencias de la Secretaría de la Marina de México (SEMAR). “Estos mandos establecidos en los 17 estados costeros forman parte de los consejos de cada municipio y estado de la república mexicana”.

El Servicio Sismológico Nacional de México localizó el epicentro del terremoto a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos, a 120 km. de la Ciudad de México y a una profundidad de 57 km. El sismo que sacudió con especial fuerza a la capital del país provocó que miles de personas atemorizadas salieran a las calles.

Las redes de comunicaciones cayeron junto con 38 edificios. Centenares de personas quedaron atrapadas bajo los escombros de los inmuebles desplomados. Un escenario semejante se vivió en los estados de Morelos y Puebla.

El Gobierno federal respondió de inmediato y convocó al Comité Nacional de Emergencias. Con esto activó el “Plan MX”, que coordina y organiza los esfuerzos del Plan DN-III-E del Ejército, el Plan Marina, el Plan de Apoyo a la Población Civil de la Policía Federal y otros planes de respuesta bajo una sola autoridad, el Sistema Nacional de Protección Civil, para atender la gran contingencia.

El Plan MX es flexible y permite que instituciones como la SEMAR activen sus planes correspondientes. Así las instituciones pueden brindar el apoyo requerido al mismo tiempo que se vive la emergencia.

Despliegue inmediato

La Marina, el Ejército y la Fuerza Aérea desplegaron de inmediato sus tropas, material y equipo a las zonas más críticas para atender la contingencia. El apoyo de equipos civiles mexicanos e internacionales de Búsqueda y Rescate en Estructuras Colapsadas (BREC), fortaleció la capacidad de los equipos ya desplegados y permitió un trabajo más ágil.

La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), a través del Ejército y la Fuerza Aérea movilizó a 4.169 militares a la Ciudad de México, 1.663 a Morelos y 1.185 a Guerrero y el Estado de México. Todos ellos se movilizaron listos para proporcionar asistencia humanitaria, servicios médicos, acciones de búsqueda y salvamento y remoción de escombros.

La SEMAR de manera inmediata desplegó a 4.125 elementos navales en la capital del país. La ayuda vino en vehículos de rescate, equipos de comunicación, binomios caninos y con el grupo de especialistas de BREC.

Fuerzas Armadas y sociedad civil en perfecta sincronía brindaron apoyo en las labores de búsqueda y rescate de personas. (Foto: Secretaría de la Marina de México)

“Realizamos una evaluación de daños empleando unidades de ala móvil y terrestre para conocer el lugar de mayor afectación”, dijo el Cap. de Nav. Guerra. “Noventa minutos después del sismo ya se encontraba un grupo del BREC desplegado y dando la atención a la población afectada en la capital del país”.

Como parte del plan de respuesta, la Policía Federal (PF) participó con 3.000 agentes en las labores de rescate y vigilancia. Los agentes de seguridad establecieron un cerco perimetral en las zonas más afectadas para evitar cualquier incidente. La PF también apoyó a Morelos y Puebla con el traslado de lesionados de gravedad a bordo de sus unidades aéreas.

“Gracias al conocimiento de los planes de respuesta, acciones de preparación constante aplicando la gestión integral de riesgos y la coordinación institucional, no se presentó mayor problemática”, resaltó el Cap. de Nav. Guerra. “Realizamos en el menor tiempo posible las acciones para apoyar a la población civil”.

Capacidad, determinación y confianza

“La madurez y organización de la sociedad civil fue un claro reflejo de lo que puede aprender al interior la SEMAR”, agregó el Cap. de Nav. Guerra. “Desde los primeros minutos posteriores al sismo, la población se unió para dar los apoyos necesarios en las áreas de emergencia”.

“Se debe destacar la capacidad que tuvo tanto la Marina como el Ejército en ayudar al orden para manejar los espacios por la movilización social a favor de las víctimas”, dijo a Diálogo Yadira Gálvez, analista en temas de seguridad y fuerzas armadas, de la Universidad Nacional Autónoma de México. “En especial las tareas asignadas de búsqueda y rescate.

La mayoría de la población reconoce la participación de las Fuerzas Armadas a favor de la gente. De acuerdo con Gálvez, México no solo tiene fuerzas desplegadas prácticamente todos los años en apoyo a la población afectada por desastres naturales, sino que tiene una gran trayectoria y una experiencia amplia en términos de desastres naturales. Al momento que se presentó la contingencia, las Fuerzas Armadas de México se encontraban en la misión de apoyar a la población a consecuencia de huracanes que habían afectado los estados de Baja California Sur, Veracruz, Tamaulipas y Guerrero. Al mismo tiempo, trabajaban en las afectaciones del sismo de 8,2 grados del 7 de septiembre en los estados de Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Guerrero.

“Las relaciones civiles militares se consolidan y se avanza en el nivel de confianza y de certeza respecto al reconocimiento de la sociedad a las Fuerzas Armadas”, dijo a Diálogo Javier Oliva, especialista en fuerzas armadas y profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México. “Las Fuerzas Armadas tienen la capacidad y la determinación necesarias para acompañar a la población en momentos difíciles”.

México avanza en prevención de desastres

México ha cambiado la visión, ha migrado de tener un sistema reactivo, a contar con un sistema preventivo. “A través de una gestión integral de riesgos aumenta la resiliencia de la población”, manifestó el Cap. de Nav. Guerra. “La nación mexicana ha entendido que los riesgos siempre se encuentran presentes y no se puede hacer nada contra ellos [terremotos, huracanes, lluvias, incendios], pero para evitar que estos riesgos se conviertan en desastres, se trabaja en reducir la vulnerabilidad”.

“Una vez más se demuestra la fortaleza y las capacidades institucionales de México, aunque también hay que mejorar protocolos”, comentó Gálvez. “Apostar más a la prevención ha permitido reducir las pérdidas humanas”, concluyó el Cap. de Nav. Guerra. El apoyo al sismo aún se encuentra activo.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 13
Cargando las Conversaciones