Destacados: Una conversación con nuestros líderes

Espacios marítimos cierran pasos al narcotráfico

La Armada Nacional de Colombia utiliza el intercambio de información de inteligencia y la interoperabilidad como estrategias para sus operaciones de interdicción.
Geraldine Cook/Diálogo | 9 febrero 2018

El Almirante Ernesto Durán González, comandante de la Armada Nacional de Colombia, puso a disposición de los países amigos las capacidades de la Armada para cerrarle las puertas a las organizaciones transnacionales criminales. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

La Armada Nacional de Colombia proporciona duros golpes a las organizaciones internacionales criminales que intentan transportar drogas desde las costas del mar Caribe colombiano rumbo a Panamá, en su ruta a los Estados Unidos. Esto fue evidente en la Operación Anfitrite, la primera operación binacional entre la Armada colombiana y el Servicio Nacional Aéreo (SENAN) de Panamá. Durante Anfitrite, realizada en octubre de 2017, fueron detectadas trazas marítimas de narcóticos en lanchas rápidas go fast.

El Almirante Ernesto Durán González, comandante de la Armada Nacional de Colombia, concedió una entrevista a Diálogo en Bogotá, Colombia, para hablar sobre la Operación Anfitrite, los resultados obtenidos y la importancia de la cooperación internacional para contrarrestar las amenazas a la seguridad regional.

Diálogo: ¿Cuál es el objetivo de la Operación Anfitrite?

Almirante Ernesto Durán González, comandante de la Armada Nacional de Colombia: Combatir las amenazas transnacionales mediante la reducción de actividades ilícitas realizadas a través del uso irregular del mar, lo cual se logra mediante operaciones de interdicción marítima combinadas que impacten el narcotráfico, interrumpiendo de esta manera el flujo ilegal de narcóticos generado actualmente entre Sudamérica y el norte del continente a través de los espacios marítimos.

Diálogo: ¿Cuáles son los principales componentes de la operación?

Almte. Durán: El intercambio de información de inteligencia de manera efectiva en tiempo real, así como la interoperabilidad de las unidades de la Armada de Colombia y el Servicio Nacional Aeronaval [SENAN] de Panamá.

Diálogo: Uno de los principales elementos de la operación es el intercambio de información e inteligencia en tiempo real. ¿Qué ventajas ofrece este intercambio para combatir a las organizaciones criminales trasnacionales?

Almte. Durán: Este intercambio de inteligencia asegura la efectividad de las operaciones en contra de las organizaciones delincuenciales transnacionales, negándoles el uso de los espacios marítimos para sus actividades ilícitas.

Diálogo: La operación se basa en el modelo shiprider de la guardia costera de los Estados Unidos. ¿Cuáles fueron las ventajas de esta iniciativa para la operación marítima entre Colombia y Panamá?

Almte. Durán: Si bien está basado en ese modelo, durante el desarrollo de la Operación Anfitrite y gracias al planeamiento previo entre las dos naciones, se logró el embarque a bordo de la OPV [Offshore Patrol Vessel] ARC Victoria en aguas internacionales de un grupo de visita e inspección del SENAN, quienes actuaron como primeros respondientes en el proceso judicial en Panamá, lo que permitió agilizar los procesos de judicialización del personal detenido por el delito de narcotráfico, haciendo más efectiva la operación.

Diálogo: La Operación Anfitrite también tiene como referente la experiencia de la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur sobre patrullaje aéreo marítimo y manejo de jurisdicción territorial y de comunicaciones. ¿Qué lecciones aprendidas ofrecen las operaciones de interdicción marítimas?

Almte. Durán: La experiencia de los hombres y mujeres comprometidos con el trabajo de interdicción no es sencillo de realizar ya que este tipo de operaciones enfrenta diversas situaciones. El clima es una de ellas así como la respuesta de los traficantes, además de la constante innovación por parte de las organizaciones delincuenciales transnacionales, lo que también obliga a evolucionar en las estrategias de interdicción; por lo que cada experiencia deja lecciones que deben apropiarse para los siguientes ejercicios.

Diálogo: ¿Cuál es la importancia de realizar operaciones combinadas entre Colombia y Panamá?

Almte. Durán: Son muchas las ventajas que este tipo de operaciones ofrece, sin embargo se puede decir que la importancia radica en la cooperación efectiva y la coordinación expedita, lo que permite el control de los espacios marítimos de Colombia y de los países Centroamericanos.

Diálogo: ¿Qué resultados han tenido las operaciones desarrolladas entre Colombia y Panamá en contra de las organizaciones de narcotráfico?

Almte. Durán: El intercambio de información de inteligencia entre Colombia y Panamá ha permitido grandes resultados en la lucha contra el narcotráfico, particularmente durante el desarrollo de Anfitrite, que logró la incautación de 2 400 kilos de clorhidrato de cocaína, 480 kilos de marihuana y la detención de 20 narcotraficantes. Esto se convierte en un duro golpe a las finanzas de estas organizaciones delincuenciales, al mismo tiempo que se interrumpe el tráfico de estos narcóticos a los países de la región.

Diálogo: ¿Cuál es la importancia de la interoperabilidad entre la Armada Nacional de Colombia y el SENAN?

Almte. Durán: Principalmente es lograr la interrupción del flujo ilegal de narcóticos generado actualmente entre Sudamérica y el norte del continente a través de los espacios marítimos, toda vez que la frontera colombo-panameña es utilizada por las organizaciones delincuenciales para el acopio y tráfico de narcóticos hacia Centro y Norteamérica.

Diálogo: ¿Podría multiplicarse el modelo de la Operación Anfitrite a los demás países amigos de la región?

Almte. Durán: Es un tema que se debe conversar, sin embargo sería muy interesante poner en práctica este modelo con otros países tanto de Sudamérica como de Centroamérica afectados actualmente por el flagelo del narcotráfico para buscar un control más efectivo del mar y negar el uso del mismo a las organizaciones delincuenciales transnacionales, menguando así su actuar delictivo.

Diálogo: Además del trabajo de la Armada Nacional de Colombia en contra del narcotráfico, ¿qué otras amenazas de seguridad existen en Colombia y cuál es el rol de la Armada para contrarrestarlas?

Almte. Durán: En el país existen diversas amenazas siendo el narcotráfico una de mayor preocupación. Sin embargo también existe el contrabando, la minería ilegal y delitos varios en el mar. La Armada Nacional tiene la responsabilidad de salvaguardar los espacios marítimos y fluviales de la nación por lo que constantemente lucha contra estos delitos, protegiendo la soberanía nacional y los intereses de la nación.

Diálogo: ¿Qué programas de colaboración tiene la Armada de Colombia con las armadas de Latinoamérica y el Caribe?

Almte. Durán: Actualmente la Armada Nacional tiene muy buenas relaciones con las armadas y servicios de guardacostas de los países de Centroamérica y el Caribe, realizando ejercicios operacionales anuales que permiten estrechar los lazos de cooperación y amistad. De igual forma, a través de la cooperación triangular se brindan diversas ofertas académicas que son aprovechadas en especial por los países centroamericanos entre los que se destacan los cursos de aviación naval, infantería de marina, inteligencia naval y guardacostas, los cuales son brindados en nuestras escuelas de formación.

Diálogo: ¿Qué tipo de trabajo conjunto realizan la Armada de Colombia y la Armada de los Estados Unidos?, ¿?

Almte. Durán: Tenemos una excelente relación de cooperación mutua por medio de la cual se realizan diferentes operaciones en contra del narcotráfico y los delitos conexos a este, basado en el Acuerdo de Interdicción Marítima firmado por ambos países en 1997. Además, poseemos una larga tradición de operaciones combinadas de entrenamiento y particularmente la operación PANAMAX, a la cual hemos asistido en todas sus versiones y la operación UNITAS, de la cual, junto con los EE. UU., somos los únicos países que hemos tenido participación ininterrumpida.

Diálogo: ¿Cuál fue el balance de las operaciones de la Armada en 2017 y su proyección para 2018?

Almte. Durán: Durante el 2017 se logró asestar duros golpes al narcotráfico y los delitos conexos mediante la incautación de 175 toneladas de clorhidrato de cocaína, lo cual representa una afectación económica de casi US$ 8,8 millones. Se evitó que las organizaciones delincuenciales transnacionales recibieran por la venta de este narcótico, aproximadamente US$6 millardos, valor por el cual estaría avalada esta droga en los Estados Unidos, además de todos los insumos químicos decomisados y destruidos necesarios para la producción de narcóticos, los complejos de producción y los narcotraficantes capturados. Cabe destacar que en 2017 se logró la incautación del primer sumergible construido al cien por ciento en acero naval y propulsión eléctrica.

Diálogo: ¿Cuál es el mensaje para las armadas de los países de la región?

Almte. Durán: La Armada Nacional de Colombia pone a disposición de los países amigos sus capacidades y nivel de alistamiento en un mundo globalizado para apoyar las diferentes operaciones internacionales y de apoyo humanitario que contribuyan al desarrollo de la región.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 14
Cargando las Conversaciones