Presidente guatemalteco Otto Pérez Molina ordena enérgicas operaciones contra Los Zetas

Por Dialogo
febrero 20, 2012



Los Zetas serán blanco de una ofensiva sin cuartel, anunció el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina a las pocas las horas de su asumir el 14 de enero.
El general retirado del ejército pidió a los militares "coordinar y cooperar con las otras fuerzas de seguridad para neutralizar la delincuencia organizada mediante control terrestre, aéreo y marítimo".
En un discurso a las fuerzas armadas, Pérez Molina señaló que el cártel de Los Zetas intenta apoderarse del comercio de drogas de Guatemala a través de la cooptación o asesinato de traficantes locales. El presidente se comprometió a proporcionar a las diferentes ramas de las fuerzas armadas vehículos, lanchas rápidas y aviones para ayudarles a combatir a la organización criminal transnacional.
Pérez Molina hizo campaña con la promesa de combatir a la delincuencia con "mano de hierro". Prometió a los votantes duras medidas contra Los Zetas y los delitos violentos. En 2011, Guatemala registró 41 homicidios por cada 100 mil habitantes, haciendo del país el cuarto con más asesinatos del mundo. Con una población de cerca de 14 millones, Guatemala tiene un promedio de unos 16 homicidios diarios.
El presidente se comprometió a movilizar 2.500 soldados para hacer frente a Los Zetas y a cualquier otro cártel mexicano que opere en Guatemala. Pérez Molina también prometió reclutar, entrenar y contratar a 10 mil agentes de policía adicionales.
La represión del nuevo presidente contra los delitos violentos no se limita a los cárteles de la droga. El 24 de enero, Pérez Molina anunció la creación de dos unidades de policía para prevenir el secuestro y asesinato de mujeres. En 2011, informaron las autoridades, 700 mujeres murieron en Guatemala por causa de género.

Ofensivas militares previas contra las organizaciones delictivas transnacionales

En los últimos dos años, Guatemala ha movilizado al ejército en varias ocasiones para misiones específicas contra grupos de delincuencia organizada. En julio de 2010, unos 500 soldados fueron enviados a Ciudad de Guatemala para ayudar a la fuerza de policía civil. Los militares fueron enviados para recuperar el control de la capital después de una serie de incidentes violentos, incluyendo un ataque incendiario a un autobús.
En diciembre de 2010, el saliente presidente Álvaro Colom le otorgó al ejército poderes especiales para ingresar al departamento del norte de Guatemala, Alta Verapaz, que había sido tomado por Los Zetas.
El asalto militar de Pérez Molina contra Los Zetas hace eco de los esfuerzos del presidente mexicano Felipe Calderón. Al prestar juramento al cargo en diciembre de 2006, Calderón ordenó que el ejército mexicano, la armada, la fuerza aérea y los infantes de marina se unieran a la policía federal, estatal y local para enfrentar a los grupos delictivos organizados.
Desde que comenzó la guerra contra las drogas, el ejército mexicano ha dado de baja o capturado a decenas de líderes de los cárteles, desmontado sofisticados sistema de telecomunicaciones desarrollados por Los Zetas e interrumpido algunas rutas clave del contrabando de drogas. Las conquistas de los militares mexicanos están obligando a Los Zetas y otros cárteles a mover sus operaciones a otros lugares, sostuvo un analista.
"La presión que el Gobierno mexicano ha colocado sobre el narcotráfico los obliga a desplazarse a Centroamérica donde pueden moverse a gusto debido a la limitada capacidad de las fuerzas de seguridad en esos países", señaló Günther Maihold, titular de la cátedra Guillermo y Alejandro Von Humboldt en el Colegio de México, en el Distrito Federal.
Será un reto para Guatemala y otros países centroamericanos contrarrestar las incursiones de Los Zetas y otros cárteles de la droga, afirmó Maihold.
Guatemala se utiliza cada vez más como un importante centro de tránsito de cocaína desde Colombia a través de Guatemala a México y de ahí a Estados Unidos.
"La geografía de Guatemala agrava el problema, ya que el país está atrapado en el fuego cruzado entre los mayores productores mundiales de coca: los países andinos, y los consumidores de cocaína más grandes del mundo: Norteamérica", de acuerdo con un reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

Enfoque militar a la lucha contra la delincuencia organizada

Guatemala es el tercer país de la región en seguir el ejemplo de México al ordenar a los militares hacer frente a los cárteles. En noviembre, el Congreso hondureño autorizó a las fuerzas armadas a combatir a los cárteles. Honduras tiene la tasa de asesinatos más alta del mundo, y gran parte de la violencia se atribuye al aumento de las actividades de los cárteles mexicanos. Asimismo, El Salvador ha utilizado sus fuerzas militares para combatir a las pandillas callejeras, algunas de las cuales colaboran con los cárteles.
México y Estados Unidos colaboran estrechamente en la guerra contra las organizaciones delictivas transnacionales, señaló Maihold, agregando que Guatemala necesitará un nivel similar de cooperación con ambos países para lograr avances en la lucha contra la delincuencia organizada.
"Guatemala necesitará apoyo para luchar contra la impunidad de los cárteles mediante una reforma del sistema judicial, de manera que las autoridades estatales puedan emprender acciones decisivas", sostuvo Maihold. "El dinero necesario para ello debe ser generado por Guatemala, con cierto apoyo de Estados Unidos".
México y Guatemala deben compartir la inteligencia policial y militar y cooperar en la lucha contra el blanqueo de dinero de los cárteles, expresó Maihold, sugiriendo que las autoridades guatemaltecas también deben iniciar campañas de educación contra las drogas para tratar de impedir que el país se convierta en un importante mercado consumidor.
Yo deseo que estas operaciones resulten lo mejor para las autoridades que luchan con decencia y honestidad por la seguridad de los habitantes en lugar que lo hacen, principalmente en centro america donde escalofriante el N° de muertos, yo les pido como padre y hermano de personal en seguridad, precaucion y mucha cautela cuando van al enfrentamiento armado, yo gracias a Dios no he perdido a nadie de familias, y espero que nunca pase, pero eso uno no lo sabe hasta que pasa, por favor mucha cautela.
Share