Los Jungla: La Peor Pesadilla De Los Narcos

La Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia ha trabajado para desarrollar, ampliar y reforzar una unidad elite de miembros de operaciones especiales expertos en tareas de interdicción. Los soldados Jungla comparten su conocimiento y experiencias con las naciones colaboradoras de la región.
Print | 1 octubre 2012

Los Jungla están agrupados en unidades de asalto en las cuales cada miembro tiene un papel específico como médico, experto en demoliciones o tirador.[CLAUDIA SÁNCHEZ-BUSTAMANTE/DIÁLOGO]

El termómetro marca 37 grados centígrados bajo el cielo despejado de Los Pijaos. Los rayos del sol calientan y las gotas de sudor corren por los rostros de un grupo de policías que practican un ejercicio de descenso por soga rápida. Completamente armados, vistiendo uniformes de combate y guantes gruesos negros, se apresuran a subir a una torre de 18 metros para después deslizarse a toda velocidad, siguiendo las medidas y procedimientos de seguridad que sus contrapartes de las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos han estado enseñándoles durante la última hora.

Un soldado Jungla desciende por soga rápida desde un helicóptero, práctica comúnmente usada durante las operaciones de interdicción.[JUNGLA]

Entre las montañas, llanuras y barrancos que bordean el río Coello, practican las tácticas necesarias durante las sigilosas operaciones de interdicción por las que es conocida esta fuerza policial elite colombiana.

La Compañía Jungla Antinarcóticos es una fuerza selecta de Operaciones Especiales, conocida por sobrevolar la selva espesa de Colombia en mitad de la noche, en busca de laboratorios clandestinos procesadores de cocaína de propiedad y operados por grupos armados ilegales de narcoterroristas, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El comando de interdicción antinarcóticos aeromóvil conocido como los Jungla, es una unidad de la policía militarizada que actúa como brazo operativo de la Policía Nacional de Colombia (PNC) y se encuentra bajo la Dirección de Antinarcóticos (DIRAN).

Su base de operaciones es la finca Los Pijaos, un terreno de 17.000 hectáreas donde se estableció la Escuela Nacional de Operaciones Policiales (CENOP) de la PNC en el año 2008.

“Las circunstancias particulares de nuestro país nos obligan a responder a la necesidad de tener una fuerza policial militarizada”, dijo el Coronel de la Policía Jorge Luis Ramírez Aragón, comandante de la base CENOP, durante una visita de Diálogo a lo que se conoce como “el fuerte”.

La PNC lanzó el primer curso de Jungla en 1989, con el apoyo de los Estados Unidos y el Servicio Aéreo Especial del Reino Unido, parte de las fuerzas especiales británicas. El curso tuvo una duración de seis meses, en los que un grupo de policías especialmente seleccionados fueron capacitados sobre las habilidades necesarias para sobrevivir solos en la selva por una semana, entre otras tácticas.

Hoy en día, el entrenamiento se enfoca en el patrullaje a pie, las operaciones nocturnas, el manejo de trauma médico, puntería designada, el combate en espacios reducidos, las misiones aeromóviles, las operaciones de dispositivos antiexplosivos improvisados y la captura de objetivos de alto valor, todas las habilidades que son puestas a prueba durante las misiones de interdicción.

El curso básico del comando Jungla tiene una duración de 18 semanas y las actividades de un día típico pueden incluir la conducción de asaltos para capturar objetivos de alto valor o destruir o tomar laboratorios de procesamiento, almacenes de narcóticos y reservas de sustancias químicas precursoras. Para alcanzar estos lugares remotos se requieren operaciones subrepticias y cuidadosamente planeadas, para lo cual cada miembro de la unidad lleva consigo una carga pesada de armas y herramientas durante varios kilómetros a través de agua y pantanos bajo el calor extremo de la selva colombiana.

Para recibir el entrenamiento de Jungla, es preciso tener al menos dos años de experiencia como policía y ofrecerse de manera voluntaria.

Los Jungla aprenden a construir bases similares a fuertes.[JUNGLA]

El instructor de la Compañía de Entrenamiento Jungla, un sargento primero que realiza esa función desde hace 20 años y prefirió permanecer en el anonimato para este reportaje, explicó a Diálogo que, en su carácter de instructor, busca aprendices de Jungla que “no pongan un problema donde lleguen sino que busquen soluciones”. Puesto que es un instructor veterano, también ayuda a desarrollar un curso médico para los Jungla avanzados, que incluye operaciones tácticas rurales en la Sierra Nevada, el Amazonas y la región del Cauca de Colombia.

Después del intenso entrenamiento de este curso básico, los Jungla pasan a cursos más especializados y avanzados en el campo de su elección. (Ver recuadro en la página 15.)

Además de los 65 instructores que radican en el centro de entrenamiento de la PNC en Los Pijaos, los Jungla están conformados por 600 policías distribuidos en tres compañías: Facatativá, en las afueras de Bogotá; Santa Marta, en la costa caribeña de Colombia, y Tuluá, en el este del país.

En cada compañía de los Jungla hay tres pelotones formados por brigadas de 10 miembros. Cada miembro carga de 15 a 20 kilogramos en equipo en sus misiones, y cada uno cumple funciones muy específicas. Las actividades de los Jungla se basan en paquetes de inteligencia proporcionados por la dirección de inteligencia de la DIRAN. Cada miembro es de vital importancia para el equipo, a pesar de tener responsabilidades independientes del resto.

Según la Sección de Asuntos Antinarcóticos de Bogotá, a lo largo de los años, las habilidades y los puntos fuertes desarrollados por este grupo han ocasionado la disminución de la disponibilidad de drogas y la captura de numerosos narcoterroristas buscados en Colombia.

Por ejemplo, en abril de 2009, equipos de reconocimiento de los Jungla y miembros de la dirección de inteligencia de la PNC capturaron a Daniel “Don Mario” Rendón Herrera, uno de los narcotraficantes más buscados de Colombia en esos tiempos.

En 2011, DIRAN destruyó 813 instalaciones de producción de cocaína base, así como 100 laboratorios de clorhidrato de cocaína, donde la pasta y base de cocaína se transforma en cristales de cocaína, que se vende de forma ilícita más comúnmente.

Más allá de la selva colombiana

Desde 1994, se han dictado 23 cursos en Colombia, 10 cursos en el extranjero y 10 cursos solo para instructores, los cuales han contado con la participación de fuerzas de seguridad de 19 países. Solo desde 2009, más de 1.500 estudiantes internacionales han sido entrenados por la PNC, muchos en la base del CENOP y más de 8.000 por parte de equipos de instructores móviles fuera de Colombia. Cada clase empieza con 70 a 110 estudiantes y en promedio solo se gradúa el 70 por ciento, según el Mayor Carlos Reyes, comandante de la Compañía de Instructores de los Jungla.

El entrenamiento de unidades pequeñas incluye infiltraciones y manejo de objetivos de alto valor.[JUNGLA]

El May. Reyes declaró a Diálogo que, debido a su historia y experiencia particulares, la PNC ha colaborado para mejorar las operaciones antinarcóticos en América Latina, así como otras acciones del cumplimiento de la ley en todo el hemisferio.

“PNC es la fábrica de [soldados] Jungla del mundo”, dijo el Coronel Ramírez Aragón, comandante de la base del CENOP.

Cursos De Especialidad De Los Jungla

Médico de combate

  • 24 semanas
  • Apoyo a las operaciones de interdicción, asaltos en helicóptero, incautaciones, infiltraciones y manejo de objetivos de alto valor.

Experto en demoliciones y explosivos

  • Ocho semanas
  • Entrenamiento en destrucción de laboratorios procesadores de drogas, pistas clandestinas de aterrizaje e incautación de drogas.

Defensa de una base

  • Ocho semanas
  • Entrenamiento en seguridad para patrullas móviles, fumigación y control de cultivos ilícitos de coca, estaciones de policía (vigilancia y seguridad) y unidades en terreno hostil

Unidades pequeñas

  • Seis semanas
  • Apoyo a las operaciones de interdicción, asaltos en helicóptero, incautaciones y manejo de objetivos de alto valor

Explorador y guía

  • Seis semanas
  • Entrenamiento en guía de orientación de misiones y navegación terrestre, apoyo a infiltraciones y manejo de objetivos de alto valor

Maestro en deslizamiento por soga

  • Cinco semanas
  • Apoyo a las operaciones de rescate y operaciones de asalto rural

Tirador designado

  • Cinco semanas
  • Apoyo a las operaciones de rescate, operaciones de asalto rural, infiltraciones y manejo de objetivos de alto valor, seguridad de la base, y asaltos en helicóptero
Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 80
Cargando las Conversaciones