Países aliados latinoamericanos y Estados Unidos cooperan para incautar drogas

Por Dialogo
abril 23, 2015



La Policía Nacional de Colombia, trabajando en estrecha colaboración con Estados Unidos y efectivos antidrogas de Panamá, Ecuador, Costa Rica, Guatemala y Honduras, ha incrementado sustancialmente la interdicción de cargamentos de cocaína que salían del país.

Desde el 1 de enero hasta el 31 de marzo, la Dirección de Investigación Judicial e Interpol (DIJIN), con la ayuda de países aliados, ha incautado casi 10 toneladas de cocaína que estaban siendo transportadas desde Colombia por aire, tierra y mar. En comparación, la DIJIN incautó 14 toneladas de cocaína durante todo el 2014.

“A raíz de numerosas investigaciones hemos detectado las rutas, estructuras de transporte, la parte logística y las coordinaciones que varias estructuras criminales tienen con otros países”, manifestó el Mayor Ricardo Durán de la DIJIN.

En abril, la DIJIN incautó casi 1,5 toneladas pertenecientes al Clan Úsuga, una destacada organización de narcotráfico, durante tres operativos diferentes en departamentos ubicados al oeste del país. El mes anterior, efectivos policiales habían incautado 450 kg de cocaína en Ecuador, y otros 200 kg de un buque panameño.

Un mes antes de dichas incautaciones, en febrero, efectivos de policía hallaron 3,5 toneladas de cocaína con destino a México escondidas en un cargamento de fertilizantes en la ciudad caribeña de Cartagena. También en febrero, la DIJIN, en colaboración con agencias de seguridad nacionales e internacionales, halló 260 kg camuflados en un camión con el logo de las Naciones Unidas, y más de una tonelada en una lancha rápida que se desplazaba por aguas de El Salvador y Guatemala.

Acciones dirigidas contra guerrillas y grupos del crimen organizado


La Policía Nacional, la DIJIN y efectivos antidrogas de países aliados están enfocando sus esfuerzos en grandes organizaciones criminales que trafican drogas, tales como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Clan Úsuga y otros grupos. Estas organizaciones utilizan rutas de narcotráfico para transportar cocaína desde Colombia o Ecuador a través de Centroamérica para llegar finalmente a México y Estados Unidos. Operarios de narcotráfico a menudo utilizan lanchas rápidas para trasladar las drogas desde puertos escondidos e improvisados en la costa del Pacífico de Colombia y la región Urabá Antioqueño, cerca de la frontera panameña en el Caribe, hacia sitios en el norte, donde se contactan con socios criminales transnacionales, tales como el Cartel de Sinaloa, un importante grupo mexicano del crimen organizado.

Por ejemplo, en los últimos meses, efectivos antidrogas de Colombia capturaron a nueve presuntos integrantes del Cartel de Sinaloa en Ecuador en un operativo conjunto realizado con las autoridades de seguridad de dicho país. Los efectivos policiales también detuvieron un avión mexicano que transportaba 400 kg de base de cocaína cerca del Aeropuerto San Luis Obispo en Ipiales, departamento de Nariño.

“Desde hace por lo menos un año, hemos visto que los carteles mexicanos están enviando a sus hombres acá [a Colombia]”, señaló el Mayor Durán. “Les reduce el costo porque no tienen intermediarios y pueden negociar directamente con las bandas colombianas”.

Coordinación multinacional


Para luchar contra esta amenaza transnacional, la DIJIN está trabajando junto con las Fuerzas Armadas de Colombia, lo cual ha facilitado las comunicaciones con la Policía Antinarcóticos de Ecuador y las autoridades de Panamá, Costa Rica, Guatemala y Honduras. Unidades especiales de la DIJIN han estado trabajando durante largas horas para coordinar operaciones en al menos ocho países. La DIJIN ha capturado a narcotraficantes de ocho países: Colombia, Panamá, Nicaragua, República Dominicana, Guatemala, Ecuador, El Salvador y México. Dichos arrestos evidencian el alcance de las alianzas delictivas de organizaciones narcotraficantes de Centroamérica y Sudamérica.

“Hemos instaurado diferentes controles que nos han permitido detener con mayor facilidad la salida y la llegada de la droga dentro y fuera del país”, afirmó el Mayor Durán. “El intercambio de información y la coordinación han sido fundamentales para esos resultados”.


La Policía Nacional de Colombia, trabajando en estrecha colaboración con Estados Unidos y efectivos antidrogas de Panamá, Ecuador, Costa Rica, Guatemala y Honduras, ha incrementado sustancialmente la interdicción de cargamentos de cocaína que salían del país.

Desde el 1 de enero hasta el 31 de marzo, la Dirección de Investigación Judicial e Interpol (DIJIN), con la ayuda de países aliados, ha incautado casi 10 toneladas de cocaína que estaban siendo transportadas desde Colombia por aire, tierra y mar. En comparación, la DIJIN incautó 14 toneladas de cocaína durante todo el 2014.

“A raíz de numerosas investigaciones hemos detectado las rutas, estructuras de transporte, la parte logística y las coordinaciones que varias estructuras criminales tienen con otros países”, manifestó el Mayor Ricardo Durán de la DIJIN.

En abril, la DIJIN incautó casi 1,5 toneladas pertenecientes al Clan Úsuga, una destacada organización de narcotráfico, durante tres operativos diferentes en departamentos ubicados al oeste del país. El mes anterior, efectivos policiales habían incautado 450 kg de cocaína en Ecuador, y otros 200 kg de un buque panameño.

Un mes antes de dichas incautaciones, en febrero, efectivos de policía hallaron 3,5 toneladas de cocaína con destino a México escondidas en un cargamento de fertilizantes en la ciudad caribeña de Cartagena. También en febrero, la DIJIN, en colaboración con agencias de seguridad nacionales e internacionales, halló 260 kg camuflados en un camión con el logo de las Naciones Unidas, y más de una tonelada en una lancha rápida que se desplazaba por aguas de El Salvador y Guatemala.

Acciones dirigidas contra guerrillas y grupos del crimen organizado


La Policía Nacional, la DIJIN y efectivos antidrogas de países aliados están enfocando sus esfuerzos en grandes organizaciones criminales que trafican drogas, tales como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Clan Úsuga y otros grupos. Estas organizaciones utilizan rutas de narcotráfico para transportar cocaína desde Colombia o Ecuador a través de Centroamérica para llegar finalmente a México y Estados Unidos. Operarios de narcotráfico a menudo utilizan lanchas rápidas para trasladar las drogas desde puertos escondidos e improvisados en la costa del Pacífico de Colombia y la región Urabá Antioqueño, cerca de la frontera panameña en el Caribe, hacia sitios en el norte, donde se contactan con socios criminales transnacionales, tales como el Cartel de Sinaloa, un importante grupo mexicano del crimen organizado.

Por ejemplo, en los últimos meses, efectivos antidrogas de Colombia capturaron a nueve presuntos integrantes del Cartel de Sinaloa en Ecuador en un operativo conjunto realizado con las autoridades de seguridad de dicho país. Los efectivos policiales también detuvieron un avión mexicano que transportaba 400 kg de base de cocaína cerca del Aeropuerto San Luis Obispo en Ipiales, departamento de Nariño.

“Desde hace por lo menos un año, hemos visto que los carteles mexicanos están enviando a sus hombres acá [a Colombia]”, señaló el Mayor Durán. “Les reduce el costo porque no tienen intermediarios y pueden negociar directamente con las bandas colombianas”.

Coordinación multinacional


Para luchar contra esta amenaza transnacional, la DIJIN está trabajando junto con las Fuerzas Armadas de Colombia, lo cual ha facilitado las comunicaciones con la Policía Antinarcóticos de Ecuador y las autoridades de Panamá, Costa Rica, Guatemala y Honduras. Unidades especiales de la DIJIN han estado trabajando durante largas horas para coordinar operaciones en al menos ocho países. La DIJIN ha capturado a narcotraficantes de ocho países: Colombia, Panamá, Nicaragua, República Dominicana, Guatemala, Ecuador, El Salvador y México. Dichos arrestos evidencian el alcance de las alianzas delictivas de organizaciones narcotraficantes de Centroamérica y Sudamérica.

“Hemos instaurado diferentes controles que nos han permitido detener con mayor facilidad la salida y la llegada de la droga dentro y fuera del país”, afirmó el Mayor Durán. “El intercambio de información y la coordinación han sido fundamentales para esos resultados”.
Share