Seminario sobre América Latina revela interioridades de las economías y la política de la región

Latin America Symposium Reveals Insights on Regional Politics and Economies

Por Dialogo
abril 09, 2013


El terrorismo y el crimen organizado ya no le quitan el sueño a la inmensa mayoría de los colombianos, afirmó el ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, en un simposio sobre América Latina realizado en la ciudad de Miami.

“Hoy en día, para el colombiano común, el terrorismo es algo que ve en la televisión pero que ya no le afecta directamente”, indicó Pinzón ante una audiencia de académicos, diplomáticos, hombres de negocio, estudiantes universitarios, periodistas y militares que se reunieron en el evento organizado por el Centro de Política Hemisférica de la Universidad de Miami.

Pinzón adjudicó este cambio a más de una década de esfuerzos, entre los que reconoció los avances logrados por los gobiernos de Andrés Pastrana, Álvaro Uribe y el actual presidente Juan Manuel Santos, y el empuje que significó el Plan Colombia de los Estados Unidos, al que llamó “una inversión relativamente pequeña con enorme impacto”.

“Desde que comenzó el Plan Colombia, incrementamos el entrenamiento en operaciones especiales, las tecnologías utilizadas para recopilar inteligencia, los esfuerzos antinarcóticos y la cooperación. Como resultado, hemos visto un cambio en la amenaza que confrontamos”, comentó el ministro.

De acuerdo con Pinzón, quien cumplió su decimonoveno mes como ministro de Defensa, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) contaban en el año 2000 con 21.000 hombres en armas y unas 20.000 milicias. Esa cifra se redujo a 9.000 guerrilleros armados y 10.000 milicias, entre 2010 y 2011, y “a finales de 2012 teníamos menos de 8.000 terroristas armados y unas 9.000 milicias”, especificó.

En cuanto al futuro de las conversaciones de paz con las FARC, el ministro dijo: “Personalmente creo que la batalla contra las organizaciones terroristas se prolongará por algunos meses o por no más de cinco años, porque si estos individuos no entienden que esta es su última oportunidad, lo que pasará es que continuarán debilitándose hasta el punto que no sean más que una banda criminal”, concluyó.

El VIII Simposio sobre América Latina, creado por una entidad del mundo académico – el Centro de Política Hemisférica de la Universidad de Miami –, contó también con intervenciones de expertos en la región, quienes discutieron tópicos como el cambiante panorama político latinoamericano, las relaciones comerciales entre los Estados Unidos y Latinoamérica, el futuro de Venezuela y el papel en la región de economías como las de México, Brasil, Argentina y Chile.

El tema de Venezuela, abordado por Javier Corrales, profesor del departamento de Ciencias Políticas del Colegio Amherst, universidad estadounidense con sede en Massachusetts, acaparó también el interés de participantes y panelistas. De acuerdo con el estudioso, la corriente izquierdista que lideró el fallecido presidente Hugo Chávez llegó a su cúspide y va en descenso. Otros participantes, entre ellos Brian Latell, investigador del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami, llegaron a vaticinar que aún si resultase electo, Nicolás Maduro enfrentará dificultades para mantener vivo el “chavismo”.

Entre los oradores estuvo también el embajador de Brasil en los Estados Unidos, Mauro Vieira, quien afirmó que, a partir del año 2000, la combinación de un ritmo de desarrollo económico acelerado, bajo índice de desempleo y una inflación controlada ha favorecido el incremento de las inversiones nacionales y extranjeras.

Como ejemplo, el diplomático mencionó que durante 2012 se vio un salto considerable en las inversiones estadounidenses en su país y, al mismo tiempo, de compañías brasileñas que colocaron su capital en los EE. UU. “Nos unen lazos que se remontan a 1822, cuando EE. UU. fue el primer país que reconoció a Brasil como estado democrático”, dijo.

El embajador de Brasil en Washington también hizo especial hincapié en que las políticas sociales implementadas por el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff permitieron que 24 millones de personas salieran de la miseria y que otros 31 millones pasaran a formar parte de la clase media.



Share