América Latina en 2030: Estudio de NIC predice prosperidad mezclada con crimen

Latin America in 2030: NIC Study Predicts Prosperity Mixed With Crime

Por Dialogo
julio 08, 2013



La economía de América Latina florecerá durante los próximos 17 años, aunque la inseguridad  y la actividad criminal transnacional seguirán plagando la región e incluso podrían empeorar. Esta es la conclusión del más reciente reporte de Consejo de Inteligencia Nacional (NIC) de Estados Unidos, “Tendencias Globales 2030: Mundos Posibles”.
“En los próximos años, el panorama económico y político global será dramáticamente alterado por el ascenso de China y otras potencias asiáticas, y por la emergencia de entidades no estatales”, dijo el reporte. En América Latina, la creciente demanda de energía, alimentos y agua, junto con la contaminación, el cambio climático, los desastres naturales y nuevos retos debidos a la creciente urbanización podrían generar posibles estados fallidos en los países más débiles, señaló el reporte del NIC.
Hace notar “cambios de largo alcance durante la década pasada, incluyendo el crecimiento económico sostenido y la reducción en la pobreza”—con un crecimiento del PIB en América Latina que promedia un 4 por ciento anual.
“Otras tendencias, como la propagación de la violencia asociada con el narcotráfico y las bandas criminales, han dañado a la región. Dos factores primarios, uno externo y el otro interno, impulsarán el crecimiento económico y la calidad de vida en América Latina durante los próximos 18 años”, explicó. El factor externo es la demanda mundial de productos de América Latina; el interno es la capacidad de la región de reducir su dependencia en exportaciones de materias primas, invertir en educación y preservar la democracia.

Reporte advierte sobre inequidad económica

Sin embargo, la distribución del poder político y económico sigue siendo peligrosamente desigual en América Latina, advirtió el reporte.
“Asumiendo que el crecimiento promedio del PIB en la región descienda al 3,5 por ciento con las menores proyecciones de crecimiento global, el PIB conjunto de América Latina alcanzará los 9.000 millones de dólares para 2030, posiblemente aproximándose a la mitad del tamaño de la economía de Estados Unidos.
Considerando una reducción en las tasas de crecimiento demográfico, el ingreso per cápita anual en América Latina podría alcanzar los 14.000 dólares – casi un 50 por ciento más que los niveles actuales”, comentó. “Al mismo tiempo, el surgimiento de una clase media aún mayor en América Latina impulsará expectativas económicas y políticas adicionales a las que los gobiernos deben estar preparados para enfrentar”.
El analista político Sergio Bitar, un ex senador de Chile, advirtió que la escasez de recursos se convertirá en un asunto mucho más importante de lo que lo es hoy en la región.
“Durante las próximas dos décadas, el cambio climático y una creciente clase media en Asia, África y América Latina llevarán a cambios en los estándares de vida, seguridad ciudadana y disponibilidad de alimentos y agua”, agregó. “Serán necesarias acciones gubernamentales para evitar estas consecuencias negativas, entre ellas el invertir en energía limpia y tecnología para optimizar el uso de energía”.
En un escenario global menos favorable, las vulnerabilidades en algunos países latinos —acentuadas por la creciente inseguridad y las actividades criminales transnacionales— podrían generar crisis significativas y extenderse por la región, generando retos para Estados Unidos y otras naciones.

NIC: América Latina y el Caribe enfrentan mayores retos

“Aún en el caso de una economía global relativamente robusta, subregiones como América Central y el Caribe tendrán mayores dificultades para enfrentar los retos de seguridad y gobierno”, manifestó el reporte. “Los crecientes costos de alimentos y combustibles probablemente agreguen estrés a las estructuras gubernamentales más frágiles en América Central y el Caribe. En años recientes, cárteles mexicanos de la droga han usado cada vez más a América Central como escala para sus cargamentos, lo que también debilita el gobierno y el estado de derecho”.
A diferencia del resto de la región, América Central y el Caribe se encuentran rezagados en dinamismo económico y no están creciendo a las tasas que necesitan para generar empleos para su gran población de jóvenes.
Brasil seguirá teniendo un papel predominante en la región, aunque el país es vulnerable a fluctuaciones del comercio global, inestabilidad en sus fronteras y mega ciudades cuyas infraestructuras están bajo presión y cuyos departamentos de policía están abrumados por el crimen.
“El medio ambiente podría tener un papel crítico en la fortuna de Brasil durante los próximos 15-20 años – la cuenca del Amazonas produce alrededor del 20 por ciento del flujo de agua dulce a los océanos en la Tierra y tiene un impacto importante en el clima global”, sostuvo. “Una plaga o deforestación en el Amazonas podría alterar el ciclo del agua en la región de una manera tal que podría devastar a la agricultura de Brasil y buena parte de la de Argentina. Modelos recientes sugieren que un momento crítico podría ocurrir cuando la deforestación alcance el 20 por ciento; actualmente se encuentra en 18 por ciento”.

La educación debe seguir siendo prioridad, dicen los observadores

Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional, pidió el establecimiento de programas para mejorar la educación y la salud, “las cuales, a fin de cuentas, son los determinantes más importantes a largo plazo del crecimiento, la generación de empleos y la reducción de la pobreza”, dijo.
Los precios de las materias primas, que han impulsado el crecimiento de muchas economías, podrían estancarse o caer, comentó Werner a la revista IMF Survey. Y las tasas globales de interés eventualmente aumentarán, lo que afectará los pagos de deuda interna y externa de los países de América Latina.
“Creo que tenemos que ayudarles a hacer la transición de una estrategia de crecimiento más basada en materias primas a una que sea más autosustentable y basada en servicios, manufactura y construcción”, dijo Werner, apuntando que en los últimos 10 años América Latina ha logrado avances significativos en la desigualdad del ingreso y la reducción de la pobreza, aunque algunos de sus países aún tienen las mayores tasas de pobreza del mundo y los patrones de distribución de ingresos más desiguales.
El ex senador de Estados Unidos Christopher Dodd, quien es co-presidente de la Fuerza de Tarea Transatlántica sobre América Latina, también hizo comentarios en el reporte del NIC.
“América Latina es una región de creciente importancia, con mercados en expansión, recursos abundantes y oportunidades ilimitadas. Y será de beneficio para nosotros en Estados Unidos y Europa apoyar una sociedad transatlántica más fuerte con las naciones de América Latina”, agregó.
seria muy interesante y de trascedental importancia que las grandes naciones del norte ,canada y estados unidos e igualmente europa no permitan a corruptos politicos de al invertir ,comprar u vender en sus paises ,e igualmente trabajar fuertemente por bajar ela demanda de drogas ,ok
Share