Contingente brasileño asume por última vez comando de misión de paz en Haití

Con el final de MINUSTAH se aprovechará la experiencia de los militares brasileños en otras misiones de las Naciones Unidas.
Andréa Barretto/Diálogo | 6 junio 2017

Relaciones Internacionales

El primer grupo del 26.º BRABAT partió a Haití el 16 de mayo con 243 militares. (Foto: 11.ª Brigada de Infantería Ligera del Ejército de Brasil)

El 2 de junio, el 26.º Batallón brasileño de Fuerza de Paz (26.º BRABAT) asumió el comando de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH, por sus siglas en francés). Formado por 970 militares, 850 de BRABAT y 120 del Batallón de Ingeniería, este es el último contingente de Brasil que actuará en suelo haitiano en el contexto de la misión.

En total, el último contingente de Brasil en la MINUSTAH cuenta con 850 militares que dejarán Haití el 15 de octubre. (Foto: 11.ª Brigada de Infantería Ligera del Ejército de Brasil)

El 15 de octubre es la fecha programada para la conclusión de MINUSTAH, de acuerdo con la decisión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). De esta forma la ONU terminará una de sus misiones de paz más prolongadas, tras 13 años de trabajo en la isla caribeña. Los efectivos que participarán en los meses finales de la MINUSTAH preparan el terreno para la instalación de una nueva acción en el país, la Misión de las Naciones Unidas de Apoyo a la Justicia en Haití (MINUJUSTH, por sus siglas en francés), con una actuación predominante de la policía.

Esta iniciativa se implementará inicialmente por seis meses, con el objetivo de “ayudar al Gobierno haitiano a reforzar las instituciones de estado de derecho en Haití; apoyar y desarrollar aún más la policía nacional de Haití; y supervisar, informar y analizar la situación en lo que respecta a los derechos humanos”, según el texto del proyecto de resolución (S/2017/313), aprobado en la reunión del Consejo de Seguridad el 13 de abril.

Preparación para las misiones de paz

Los militares del 26.º BRABAT partieron de Brasil a Haití en cuatro grupos. El primero embarcó el 16 de mayo y el último el 1.º de junio. Del total de 850 militares, 639 son del Ejército, 30 de la Fuerza Aérea y 181 de la Marina de Brasil.

Los Cascos Azules que participarán en la conclusión de la MINUSTAH tienen que preservar la seguridad y estabilidad del entorno, así como también dar apoyo a las actividades de asistencia humanitaria a los haitianos. Para ello, los militares brasileños recibieron un entrenamiento que comenzó en febrero y terminó a mediados de abril, en Caçapava, estado de Sao Paulo.

Bajo la coordinación del Centro Conjunto de Operaciones de Paz en Brasil (CCOPAB), una organización vinculada al ministerio de Defensa, la preparación de los integrantes del 26.º BRABAT incluyó tanto clases de francés y criollo haitiano, como de operaciones de control de disturbios, ejercicios de atención hospitalaria y acción de simulacro de diferentes situaciones que pueden suceder en Haití. En una de estas actividades los militares practicaron cómo hacer frente al derrumbe de un edificio supuestamente alcanzado por un desastre natural, como ocurrió en 2010, cuando un terremoto devastó la isla y causó más de 300.000 muertes, entre las cuales se encontraban 18 representantes del contingente brasileño.

El CCOPAB fue creado en 2010 para apoyar específicamente la preparación de integrantes de misiones de paz y de acciones humanitarias. En siete años la organización tuvo más de 3.500 alumnos, entre militares de las Fuerzas Armadas, civiles, policías y bomberos brasileños, además de oficiales de las naciones aliadas.

En la última semana de abril, un equipo de la ONU encargado de evaluar tropas para nuevas misiones de paz estuvo en Brasil para llevar a cabo una inspección en las organizaciones militares, incluyendo el CCOPAB. A partir de los resultados se podrá dirigir a los representantes de las Fuerzas Armadas de Brasil a nuevas operaciones, tras la salida de los militares de Haití.

La fragata União llegó al Líbano el 15 de marzo para asumir como el buque insignia de la Fuerza de Tarea Marítima de la UNIFIL, que Brasil comanda desde 2011. (Foto: Marina de Brasil)

“Brasil tiene una gran posibilidad de utilizar medios aéreos en África y en otras misiones”, afirmó el Coronel Humayun Chohan Zia, jefe de la delegación de la ONU, en su visita a Brasil, según lo anunciado en la página del ministerio de Defensa (www.defesa.gov.br). El Gobierno brasileño está a la espera de una decisión de la ONU con respecto al tema. “La experiencia de los militares deberá aprovecharse en nuevas misiones, pero aún no se han definido cuáles serán esas misiones”, informó el Departamento de Comunicaciones del ministerio de Defensa. Entre las posibilidades están las operaciones en el Congo, Liberia, Costa de Marfil y el Líbano.

Actuación en el Líbano

Brasil ya tiene una importante representación en la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL, por sus siglas en inglés), en la que asumió el comando de la Fuerza de Tarea Marítima (FTM-UNIFIL) desde 2011. Esta es la única fuerza marítima que existe dentro de una operación de paz de la ONU, creada con el objetivo de “llevar a cabo operaciones de interdicción marítima y vigilancia con el fin de prestar asistencia a las Fuerzas Armadas libanesas, sobre todo a la Marina, para impedir la entrada de armas y material vinculado al Líbano por vía marítima”, explicó el General de División Flávio Augusto Viana Rocha, director del Departamento de Comunicaciones de la Marina de Brasil. Además, el FTM-UNIFIL tiene como objetivo aumentar la capacidad de la Marina libanesa con el fin de capacitarla para realizar todas las tareas relacionadas con la seguridad marítima en sus aguas territoriales.

En la misión del Líbano participan 263 militares brasileños, según informa el Gral. de Div. Rocha. De estos, 243 están embarcados en el buque insignia (buque donde se encuentra el comandante de la escuadra), que desde el 15 de marzo es la fragata União. Asimismo, son tripulantes de esta embarcación los 10 integrantes brasileños del Estado Mayor de la FTM-UNIFIL, lo que totaliza 253 soldados. También hay tres militares más en el Estado Mayor, pero que permanecen en tierra.

Los integrantes del Estado Mayor pertenecen a un equipo de asistencia directa al General de División Sergio Fernando de Amaral Chaves Júnior, comandante de la FTM, quien asumió el puesto de un año en febrero. “Este grupo abarca las áreas de organización, inteligencia, operaciones, logística, planificación, comunicaciones, adiestramiento, además de los aspectos legales y financieros vinculados”, detalló el Gral. de Div. Rocha.

Brasil también contribuye en la UNIFIL con siete militares del Ejército, quienes forman parte de la Brigada española desplegada en la ciudad de Marjeyoun, en el este del Líbano. Estos forman parte del Estado Mayor de esta brigada, permanecen en tierra y cumplen con las exigencias provenientes del comandante de este sector.

Presencia en África

Actualmente la ONU lleva a cabo 16 operaciones de mantenimiento de paz en el mundo. Brasil tiene participación en ocho de ellas: la Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sahara Occidental (MINURSO, por sus siglas en francés), la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP, por sus siglas en inglés), la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO, por sus siglas en francés), la Fuerza Provisional de Seguridad de las Naciones Unidas para Abyei, en Sudán (UNISFA, por sus siglas en inglés), la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en la República de Sudán del Sur (UNMISS, por sus siglas en inglés), la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA, por su sigla en francés), además de la MINUSTAH y la UNIFIL.

Del total de 1.283 brasileños activos en estas misiones, cinco son policías y están en Haití y Sudán del Sur. Todos los demás son militares que participan de dos maneras: dentro de las tropas constituidas, en el caso de Haití y el Líbano, o de forma individual (Sahara Occidental, Congo, Sudán, Sudán del Sur, República Centroafricana), cuando el militar o representante del Estado Mayor brasileño es cedido por el ministerio de Defensa para la actuación específica en la misión. Desde 1948 Brasil ha participado en más de 30 operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, con más de 24.000 hombres

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 15
Cargando las Conversaciones