Las Fuerzas Armadas se preparan para combatir el riesgo de terrorismo en las Olimpiadas Rio 2016

Unos 2.000 efectivos militares brasileños han estado entrenando de manera intensiva para combatir posibles atentados terroristas durante las Olimpiadas, un evento que espera atraer a 300.000 turistas a Brasil
Andrea Barretto Lemos | 29 diciembre 2015

Unidades de Operaciones Especiales del Ejército, de la Marina y de la Fuerza Aérea de Brasil participaron en entrenamiento antiterrorismo en el cuartel general del Comando de Operaciones Especiales en la ciudad de Goiânia, en noviembre. [Foto: Paulo Henrique Freitas/MD]

Mientras más de 10.500 atletas de todo el mundo se preparan para participar en las Olimpiadas de Rio de Janeiro 2016, unos 2.000 efectivos militares brasileños han estado entrenando intensamente para combatir posibles atentados terroristas durante el evento.

Unos 2.000 efectivos de las Fuerzas Armadas se dedicarán exclusivamente a combatir el terrorismo durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en la ciudad de Rio de Janeiro y en otras cinco capitales estatales brasileñas en 2016. [Foto: Paulo Henrique Freitas/MD]

Las medidas antiterrorismo de las Fuerzas Armadas que tienen como objetivo proteger a las delegaciones deportivas y a los cerca de 300.000 turistas que se esperan en Rio 2016 se planifican conforme al documento “Análisis de Riesgo”, elaborado por la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) y otras instituciones nacionales y extranjeras, incluida la Organización Internacional de Policía Criminal.

“Nuestro personal tiene un nivel de entrenamiento altamente especializado”, explicó el General Mauro Sinott Lopes, jefe del Comando de Operaciones Especiales del Ejército Brasileño (COPESP) y el Comando Conjunto de Prevención y Combate del Terrorismo. “Ya hemos realizado una serie de diferentes sesiones de entrenamiento este año, no solamente en el entorno conjunto de las Fuerzas Armadas, sino también con las demás agencias gubernamentales, que aportan sus capacidades para la lucha contra el terrorismo”.

Entrenamiento antiterrorismo

La sesión de entrenamiento más reciente se realizó en el cuartel general del COPESP en la ciudad de Goiânia del 8 al 14 de noviembre. La sesión contó con la presencia de unidades de Operaciones Especiales de la Marina, del Ejército y de la Fuerza Aérea de Brasil, quienes utilizaron munición real durante simulacros de conflicto en un entorno urbano.

Durante uno de los simulacros, 10 soldados entraron forzosamente a un cuarto con blancos de cartón dentro, los cuales debían identificar y reducir siguiendo las instrucciones de sus superiores. La Policía Vial Federal y la Fuerza Nacional de Seguridad Pública de Brasil también participaron en el ejercicio.

Las autoridades de seguridad han planificado las normativas que delinean cómo el Ministerio de Defensa y ABIN combatirán el terrorismo. “Ahora vamos a pasar a determinar cuáles son las necesidades regionales”, agregó el General Sinott.

El General Mauro Sinott Lopes es el jefe del Comando Conjunto de Prevención y Combate del Terrorismo, el cual incluye a miembros de las tres ramas de las Fuerzas Armadas de Brasil y trabaja junto con otras agencias de seguridad, defensa e inteligencia. [Foto: Paulo Henrique Freitas/MD]

Una serie de programas de entrenamiento, que finalizarán en marzo, se realizarán en los recintos olímpicos. El objetivo de las operaciones es aclimatar al personal de seguridad al entorno de cada lugar. Asimismo, las Fuerzas Armadas organizarán sesiones de entrenamiento específico en marzo con aviones de la Marina y del Ejército que apoyarán las operaciones antiterrorismo.

Marco nacional

Las Fuerzas Armadas están preparándose para proporcionar seguridad para las Olimpiadas de 2016 en numerosas regiones geográficas. En Rio de Janeiro, las instalaciones de los Juegos Olímpicos están distribuidas en cuatro diferentes áreas de la ciudad. Además de Rio, otras cinco capitales estatales organizarán partidos de fútbol olímpicos: Brasília, Belo Horizonte, Manaus, Salvador y São Paulo.

Todos los recintos contarán con un Centro de Control Táctico Integrado que operará junto a profesionales de las fuerzas de seguridad y de agencias públicas reunidos en los Comandos de Defensa de Área. Los soldados estarán preparados para combatir una variedad de ataques, tales como ataques químicos, biológicos, radiológicos o nucleares.

“Todas las unidades de las Fuerzas Armadas del Ministerio de Defensa estarán presentes en cada centro olímpico para trabajar en conjunto con las fuerzas de seguridad pública durante en acciones de respuesta rápida”, señaló el General Sinott.

El Comando Conjunto de Prevención y Combate del Terrorismo, encabezado por el General Sinott, es el centro nervioso de este marco antiterrorismo. Durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, el Comando Conjunto tendrá su sede temporalmente en el Comando Militar Este (CML), en Rio de Janeiro. Usando un dispositivo de comunicaciones montado encima del CML, el personal de seguridad y defensa podrá seguir el desarrollo de los planes de seguridad que se implementarán durante las Olimpiadas.

En total, las Fuerzas Armadas brasileñas tendrán unos 38.000 efectivos en activo para llevar a cabo medidas antiterrorismo y patrullajes de seguridad. También ayudarán a monitorear explosivos, proteger estructuras estratégicas, y resguardar contra ciberataques. Este personal también estará asignado para actuar como fuerza de contingencia en apoyo de las agencias de seguridad y proporcionar protección para las autoridades.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 61
Cargando las Conversaciones