Fuerza de Tarea Conjunta Bravo ayuda a Panamá en Operación Darien Lift

La Fuerza de Tarea Conjunta Bravo ayudó al Gobierno panameño a establecer una base remota de operaciones en la jungla del Darién.
Aerotécnico Jefe de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Destinee Sweeney, Fuerza de Tarea Conjunta Bravo, editado por Diálogo | 28 enero 2019

Relaciones Internacionales

Un agente del Servicio Nacional de Fronteras de la República de Panamá se cubre el rostro mientras un helicóptero Chinook CH-47 retira la carga de una pista para transportarla a la provincia del Darién, el 11 de enero de 2019. (Foto: Aerotécnico Jefe de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos Destinee Sweeney)

En lo profundo de la selva de Panamá los agentes del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) esperan a los equipos de construcción que les ayudarán a terminar con las redes de tráfico ilícito de drogas y personas que abundan en la zona. La densa vegetación que rodea a los agentes parece viva: la brisa agita los árboles y los hace bailar. Las montañas que custodian el valle se levantan a la distancia y el aire se llena con los sonidos de la naturaleza.

Un zumbido suena a lo lejos, parece ser un truco de los sentidos. Poco a poco, el susurro se convierte en un rugido que invade el área. Un helicóptero Chinook CH-47 se asoma por el techo de la selva y el lugar estalla en un caos mientras el viento causado por las aspas de los helicópteros lanza polvo y escombros que antes estaban quietos.

“La Compañía Bravo del 1.er Batallón, Regimiento de Aviación 228 (Regimiento de Aviación Bravo 1-288), asignado a la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo (JTF-Bravo), es parte de un amplio esfuerzo de los Estados Unidos para ayudar al Gobierno panameño y al personal del SENAFRONT a establecer una base remota de operaciones en la jungla del Darién”, dijo la Capitana de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Jennifer West, comandante de compañía del Regimiento de Aviación Bravo 1-228 y piloto de helicópteros Chinook.

La tripulación del Chinook del Regimiento de Aviación 1-228 brindó asistencia de transporte aéreo del 4 al 12 de enero de 2019, durante la primera fase de la operación Darien Lift. “Estamos construyendo una instalación de SENAFRONT y es necesario trasladar mucho equipo”, dijo el presidente de la República de Panamá Juan Carlos Varela. “Nosotros no contamos con el equipo para trasladar esa cantidad de carga para instalar la nueva estación, y ellos [los EE. UU] están ayudando con eso”.

La ubicación remota del puesto de avanzada hace difícil el transporte del material de construcción, con casi 1000 toneladas de concreto, bloques y otros materiales. Los vehículos de ala giratoria de la JTF-Bravo pueden transportar mayor peso de una manera más rápida que con embarcaciones por los canales de la selva.

Agentes del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá amarran cuerdas a la carga que llevará un helicóptero Chinook CH-47 del Ejército de los EE. UU. que se dirige a la provincia del Darién, en la República de Panamá, el 11 de enero de 2019. (Foto: Aerotécnico Jefe de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos Destinee Sweeney)

La Cap. West describió la misión como desafiante en extremo sin el apoyo del transporte aéreo. Considera “satisfactorio saber que en realidad estamos haciendo un cambio y ayudamos a los panameños a establecer una presencia de seguridad en el Darién, donde en realidad no hay nada más que jungla”. La oficial explicó que la presencia de la base ayudará al SENAFRONT a combatir a los narcotraficantes y evitará que el contrabando llegue a la carretera Panamericana, la vía transcontinental que explotan grupos delictivos transnacionales bien financiados y mejor armados. Ellos provocan la inseguridad y la inestabilidad mientras continúan sus operaciones de tráfico hacia los países al norte de Panamá.

Solo en el 2018, las fuerzas de seguridad de Panamá confiscaron más de 72 toneladas de narcóticos, y lograron mantenerlos fuera de las calles del hemisferio. “Es un tema binacional, pero también tiene efectos regionales. El Gobierno de los Estados Unidos se ha ofrecido de forma incondicional para apoyarnos con ese esfuerzo”, dijo el ministro de Seguridad Pública de Panamá Jonattan del Rosario. “Está muy relacionado con los destacamentos binacionales que construimos en colaboración con Colombia, sobre todo por el fenómeno del narcotráfico, aunque también se monitorea desde estos centros todo el flujo irregular de migrantes. Por eso hemos desarrollado un esfuerzo importante para perseguir a las redes de tráfico de personas en esta administración, y desmantelar de manera efectiva 22 de estas redes”.

La JTF-Bravo, subordinada al Comando Sur de los EE. UU., opera desde la Base Aérea Soto Cano, en Honduras, para apoyar a los vecinos de los Estados Unidos en Centroamérica y ayudar a los países amigos a desarrollar capacidades y mejorar la seguridad regional. El 2019 marcará la cuarta operación Darien Lift que apoya el Ejército de los Estados Unidos. Desde la primera operación hasta ahora, los equipos han transportado 152,5 toneladas de materiales. Está previsto que la operación continúe.

El Chinook es un helicóptero de funciones múltiples que se usa en diferentes situaciones, desde transportar soldados hasta ayudar en misiones de combate. Además de prestar apoyo a la operación Darien Lift, el CH-47 también fue desplegado para combatir los incendios forestales en el Darién en 2016.

“La relación entre Panamá y los Estados Unidos es en realidad fuerte. Somos sus preferidos como socios”, concluyó la Cap. West. “Cuando los panameños requieren ayuda del Gobierno de los Estados Unidos, siempre estamos ahí a tiempo”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 128
Cargando las Conversaciones