Fuerza de Tarea Conjunta Bravo ayuda a familas hondureñas en áreas remotas

Joint Task Force-Bravo Assists Honduran Families in Remote Areas

Por Dialogo
abril 07, 2015





Más de 170 miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo (FTC Bravo), que opera desde la Base Aérea Soto Cano en Honduras, entregaron ayuda humanitaria a 230 familias necesitadas.

Participantes en la Caminata de la Capilla número 59, una larga tradición de hacer llegar suministros a comunidades desatendidas en la montañas, partieron el 28 de febrero para realizar una caminata de ida y vuelta de 11 kilómetros hacia las comunidades remotas de La Brea y La Laguna, ambas localizadas en el departamento de Comayagua. Allí hicieron entrega de más de 2.040 kilogramos de alimentos a hondureños necesitados.

Desde que comenzó esta tradición, en 2004, cerca de 9.800 integrantes del servicio militar han donado más de US$ 173,800 y entregado más de 214.000 libras de alimentos a las aldeas. El viaje no es nada fácil; las casas son difíciles de alcanzar con vehículos, y por más de 5,6 kilómetros, cada miembro de la Fuerza de Tarea Conjunta tuvo que subir más de 457 metros de terreno montañoso con nueve kilogramos de alimentos en sus mochilas.

Pero esta dura tarea tiene su recompensa cuando los militares demuestran su compromiso de ayudar a la población civil.

“La ayuda humanitaria permite a las Fuerzas Armadas mantener un vínculo social con las comunidades más vulnerables”, dijo Eugenio Sosa, analista de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). “En las comunidades, este tipo de actividades tiene mucha aceptación. Los pobladores tienen una gran admiración por las Fuerzas Armadas hondureñas y por la FTC Bravo, debido a los esfuerzos que realizan ambas instituciones para ayudarlos.”

La caminata requiere una amplia coordinación


Recoger las donaciones, comprar los alimentos y entregarlos requiere un alto grado de planificación y coordinación.

“La oficina del capellán trabajó con la oficina de inteligencia y la oficina de operaciones cívico-militares de la FTC Bravo, junto con las Fuerzas de Seguridad Conjuntas, el 1° Batallón y el 228° Regimiento de Aviación con el fin de seleccionar una comunidad", dijo el Capitán de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Samuel McClellan, capellán de la comandancia de la FTC Bravo.

“Además, hemos trabajado con la gobernadora de Comayagua [Ana Valenzuela], ya que ella quería apoyar a La Brea y donar 65 bolsas con comida que adquirió de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO)”.

Antes de que los militares distribuyeran los víveres, la representante de la comunidad La Laguna, María Pinera, expresó su gratitud a los voluntarios de la FTC Bravo.

“Nuestros amigos, nuestros vecinos nos están visitando hoy, pero no vienen con las manos vacías. Ellos están aquí con alimentos para las personas”, dijo Pinera,

Tras haber entregado las provisiones, los integrantes de la FTC Bravo pasaron tiempo interactuando con los pobladores y jugando con los niños, quienes partieron tres piñatas donadas por los voluntarios. También fueron donados 24 balones de fútbol por la Fundación Kick for Nick, una organización sin fines de lucro nombrada así en memoria del desaparecido soldado Nick Madaras, la cual realiza su sueño de dar balones de fútbol a niños de otros países.

Muchos de los niños también llenaron sus manos, bolsillos y camisas con los dulces que los militares de la FTC Bravo les dieron de regalo.

La FTC Bravo también proporciona atención médica


Además de proporcionar alimentos, los miembross de la FTC Bravo también proporcionan anualmente atención médica a la gente de Comayagua.

“Anualmente hacemos una planificación estratégica con los miembros de la FTC Bravo, no solamente para esta caminata, que es también conocida como “Caminata de Amor”, sino que también planificamos en asuntos de salud”, dijo la gobernadora de Comayagua, Ana Valenzuela.

Actualmente, el elemento médico de la FTC Bravo tiene dos brigadas médicas de servicio completo planificadas para 2015. Primero, el elemento médico planea apoyar un ejercicio de colaboración médica encabezado por Honduras en el Parque Central Comayagua el 6 de junio. Luego, llevará a cabo un ejercicio de entrenamiento en preparaión médica afuera de Comayagua entre el 24 y el 25 de junio.

Recientemente, la FTC Bravo prestó apoyo a los esfuerzos del ministerio de Salud en la feria “Vida mejor con salud”, atendiendo todos los aspectos médicos y logísticos en la plaza central de Comayagua.

La FTC Bravo es una de tres fuerzas de tarea conjunta que opera bajo las órdenes del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM). La FTC Bravo maneja una pista que puede aceptar aviones C-5, el avión más grande que tiene la Fuerza Aérea estadounidense, según reporta el sitio de internet de la FTC Bravo.

La misión primordial de la fuerza de tarea es incentivar la unión y llevar a cabo operaciones, acciones y actividades conjuntas en el área de operaciones conjuntas para brindar seguridad, estabilidad y cooperación regional.

“La relación entre Honduras y la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo es una buena alianza estratégica", dijo Valenzuela. "El año pasado se reunieron con los 18 gobernadores hondureños de todo el país para que ellos pudieran conocer todo el trabajo y la fortaleza que tiene la FTC Bravo.”




Más de 170 miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo (FTC Bravo), que opera desde la Base Aérea Soto Cano en Honduras, entregaron ayuda humanitaria a 230 familias necesitadas.

Participantes en la Caminata de la Capilla número 59, una larga tradición de hacer llegar suministros a comunidades desatendidas en la montañas, partieron el 28 de febrero para realizar una caminata de ida y vuelta de 11 kilómetros hacia las comunidades remotas de La Brea y La Laguna, ambas localizadas en el departamento de Comayagua. Allí hicieron entrega de más de 2.040 kilogramos de alimentos a hondureños necesitados.

Desde que comenzó esta tradición, en 2004, cerca de 9.800 integrantes del servicio militar han donado más de US$ 173,800 y entregado más de 214.000 libras de alimentos a las aldeas. El viaje no es nada fácil; las casas son difíciles de alcanzar con vehículos, y por más de 5,6 kilómetros, cada miembro de la Fuerza de Tarea Conjunta tuvo que subir más de 457 metros de terreno montañoso con nueve kilogramos de alimentos en sus mochilas.

Pero esta dura tarea tiene su recompensa cuando los militares demuestran su compromiso de ayudar a la población civil.

“La ayuda humanitaria permite a las Fuerzas Armadas mantener un vínculo social con las comunidades más vulnerables”, dijo Eugenio Sosa, analista de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). “En las comunidades, este tipo de actividades tiene mucha aceptación. Los pobladores tienen una gran admiración por las Fuerzas Armadas hondureñas y por la FTC Bravo, debido a los esfuerzos que realizan ambas instituciones para ayudarlos.”

La caminata requiere una amplia coordinación


Recoger las donaciones, comprar los alimentos y entregarlos requiere un alto grado de planificación y coordinación.

“La oficina del capellán trabajó con la oficina de inteligencia y la oficina de operaciones cívico-militares de la FTC Bravo, junto con las Fuerzas de Seguridad Conjuntas, el 1° Batallón y el 228° Regimiento de Aviación con el fin de seleccionar una comunidad", dijo el Capitán de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Samuel McClellan, capellán de la comandancia de la FTC Bravo.

“Además, hemos trabajado con la gobernadora de Comayagua [Ana Valenzuela], ya que ella quería apoyar a La Brea y donar 65 bolsas con comida que adquirió de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO)”.

Antes de que los militares distribuyeran los víveres, la representante de la comunidad La Laguna, María Pinera, expresó su gratitud a los voluntarios de la FTC Bravo.

“Nuestros amigos, nuestros vecinos nos están visitando hoy, pero no vienen con las manos vacías. Ellos están aquí con alimentos para las personas”, dijo Pinera,

Tras haber entregado las provisiones, los integrantes de la FTC Bravo pasaron tiempo interactuando con los pobladores y jugando con los niños, quienes partieron tres piñatas donadas por los voluntarios. También fueron donados 24 balones de fútbol por la Fundación Kick for Nick, una organización sin fines de lucro nombrada así en memoria del desaparecido soldado Nick Madaras, la cual realiza su sueño de dar balones de fútbol a niños de otros países.

Muchos de los niños también llenaron sus manos, bolsillos y camisas con los dulces que los militares de la FTC Bravo les dieron de regalo.

La FTC Bravo también proporciona atención médica


Además de proporcionar alimentos, los miembross de la FTC Bravo también proporcionan anualmente atención médica a la gente de Comayagua.

“Anualmente hacemos una planificación estratégica con los miembros de la FTC Bravo, no solamente para esta caminata, que es también conocida como “Caminata de Amor”, sino que también planificamos en asuntos de salud”, dijo la gobernadora de Comayagua, Ana Valenzuela.

Actualmente, el elemento médico de la FTC Bravo tiene dos brigadas médicas de servicio completo planificadas para 2015. Primero, el elemento médico planea apoyar un ejercicio de colaboración médica encabezado por Honduras en el Parque Central Comayagua el 6 de junio. Luego, llevará a cabo un ejercicio de entrenamiento en preparaión médica afuera de Comayagua entre el 24 y el 25 de junio.

Recientemente, la FTC Bravo prestó apoyo a los esfuerzos del ministerio de Salud en la feria “Vida mejor con salud”, atendiendo todos los aspectos médicos y logísticos en la plaza central de Comayagua.

La FTC Bravo es una de tres fuerzas de tarea conjunta que opera bajo las órdenes del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM). La FTC Bravo maneja una pista que puede aceptar aviones C-5, el avión más grande que tiene la Fuerza Aérea estadounidense, según reporta el sitio de internet de la FTC Bravo.

La misión primordial de la fuerza de tarea es incentivar la unión y llevar a cabo operaciones, acciones y actividades conjuntas en el área de operaciones conjuntas para brindar seguridad, estabilidad y cooperación regional.

“La relación entre Honduras y la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo es una buena alianza estratégica", dijo Valenzuela. "El año pasado se reunieron con los 18 gobernadores hondureños de todo el país para que ellos pudieran conocer todo el trabajo y la fortaleza que tiene la FTC Bravo.”
Share