Estado Islámico, una amenaza fundamentalista para el occidente

Islamic State, a Fundamentalist Threat to the West

Por Dr. Hugo Harvey, Strategic Studies Institute, Chilean Army War College
julio 22, 2016

ISIS. Todo el mundo conoce la palabra. Basta nombrarla para que traiga la imagen de muerte, decapitaciones y atrocidades sin límite. No obstante, aún persiste una gran cantidad de interrogantes, respecto a su origen, posibles formas de controlar sus excesos y qué significa, en definitiva, su presencia para el mundo en general y occidente en particular. El ISIS o Estado Islámico no es sólo un grupo terrorista. Mucho menos es un Estado, como su nombre pretende convencer. Es una organización política y militar que sustenta una interpretación radical del islam como filosofía política, y pretende imponer esa visión del mundo por la fuerza a musulmanes y no musulmanes por igual. Expulsado de al-Qaeda por ser demasiado extremista, el ISIS afirma ser el legítimo guía de todos los musulmanes sunitas en todo el mundo. Han establecido lo que consideran un Estado que incluye grandes extensiones de territorio en Siria e Irak, gobernados desde Raqqa en Siria. El grupo ha tenido varios nombres. Comenzó como una agrupación llamada Jamaat al-Tawhid wa-i-Jihad (JTWJ), fundada en 1999 por Abu Musa al-Zarqawi. Dicho nombre duró hasta el 2004, en que cambió a al-Qaeda in the Land of Two Rivers (más conocido popularmente como al-Qaeda in Iraq, o AQI). El 2006 pasó a denominarse Majlis Shura al-Mujahedin (MSM) (traducido como Consejo de la Shura para los Mujahedines), y hasta el 2013 se llamó Islamic State of Iraq (ISI). Finalmente, se quedó con el terrorífico nombre que todos conocemos, Islamic State of Iraq and al-Sham (ISIS), donde "al-Sham" hace referencia a la "Gran Siria". Es decir, incluye al Líbano, Jordania, Palestina e Israel. Daesh es el acrónimo árabe de su nombre completo: al-Dawla al-Islamiya fi al-Iraq wa al-Sham. Y el presidente francés François Hollande, junto al presidente norteamericano Barack Obama y el secretario de Estado John Kerry, se refieren de esa forma al grupo, lo cual tiene varias explicaciones. En primer lugar, se trata de deslegitimar al grupo y no asociarlo a “Estado”, como ellos pretenden confundiendo a la gente. En segundo término, evitar que se asocie al islam, que pareciera ser uno de los objetivos de los atentados en Paris: lograr una represión contra los musulmanes para iniciar una espiral o escalada de violencia. Sin embargo, lo más importante es que Daesh tiene también una connotación negativa. En efecto, dependiendo de la conjugación árabe puede significar "pisotear o aplastar con los pies" o "intolerante", algo que el ISIS rechaza y ha prohibido que se refieran a ellos con semejante expresión. Desde mayo de 2010 su líder ha sido Abu Bakr al-Baghdadi, pero hasta el 2014 su única imagen conocida era una ficha policial producto de una estadía en cautiverio estadounidense en Camp Bucca durante la ocupación de Irak. Luego, el 5 de julio del 2015, apareció en el púlpito de la Gran Mezquita de al-Nuri en Mosul, donde dio un sermón con motivo del mes de Ramadán como el primer califa en generaciones. Fue así como en poco tiempo pasó desde una posición de guerrillero perseguido a autoproclamarse el "comandante" de todos los musulmanes. Con todo, sería un error afirmar que el islam es una religión que promueve el odio y la muerte. Ninguna religión lo hace. Lo que sucede es que algunos musulmanes malinterpretan un mensaje entregado en un contexto de hace 1.400 años. Por ejemplo, la esclavitud existía en la época de Mahoma, pero el Corán la limita y le entrega ciertos derechos a los esclavos, los autoriza a comprar su propia libertad y exhorta a sus dueños a liberarlos. En la Biblia ocurre algo similar en Efesios 6:5-9, cuando se refiere a los deberes de los esclavos y sus amos. Pero en la actualidad, en que la esclavitud es ilegal, esas palabras son irrelevantes. Ese es el problema con el Daesh, al interpretar todo en forma literal no entienden que en 14 siglos las circunstancias históricas y sociales han cambiado, y parte de lo que dijo el Profeta Mahoma fue apropiado para el contexto en el cual vivió.
Share