Entrevista con el Contraalmirante Brown, comandante de SOCSOUTH

Interview with RDML Brown, SOCSOUTH Commander

Por Dialogo
octubre 26, 2011


El Contralmirante Thomas L. Brown II ha trabajado en Latinoamérica y ha estudiado la región durante las últimas dos décadas. Aprendió español en los ochenta, fue alumno de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins, donde obtuvo una maestría en Estudios Latinoamericanos, y más tarde fue asignado al Grupo de Asesoría Militar del Ejército de los Estados Unidos. en El Salvador. Posteriormente, comandó la Unidad de Operaciones Navales Especiales (NSW) de SOCSOUTH, subcomando del Comando Sur de los EE. UU.

Ahora, como comandante de SOCSOUTH, con sede en Homestead, Florida, tiene la oportunidad de trabajar con los aliados hemisféricos de los EE. UU. para combatir problemas como el tráfico ilícito y la violencia de grupos extremistas, entre otros desafíos.
“Latinoamérica es un lugar fascinante”, dijo en esta entrevista concedida recientemente a Diálogo, donde habló sobre la misión de SOCSOUTH y la importancia de comprender el idioma y la cultura de la región.

DIÁLOGO: ¿Cuál es la misión del SOCSOUTH y cuál es su relación con el Comando Sur?

Contralmirante Thomas L. Brown II: SOCSOUTH es un cuartel de operaciones especiales asignado al General Fraser [Comandante de SOUTHCOM]. El Gral. Fraser cuenta con un subcomando para cada servicio. Por ejemplo, el Comando Sur de la Armada de los EE. UU. (COMMUNAVSO), Comando Sur de las Fuerzas de Infantería de Marina (COMMARFORSO) y el SOCSOUTH, que representa su elemento de comando de Fuerzas de Operaciones Especiales (SOF) para la planificación y conducción de operaciones especiales. Una de las diferencias entre SOCSOUTH y los subcomandos de servicio radica en que nosotros somos un comando conjunto subunificado, que cuenta con miembros de todos los servicios.

DIÁLOGO: ¿Cuáles son las tareas esenciales de SOCSOUTH?

Calmte. Brown: La misión del Comando en las Áreas de Operaciones Especiales es planificar y ejecutar operaciones especiales, en nuestro caso, en Latinoamérica y el Caribe. Esto incluye todas las áreas comprendidas entre la conducción de operaciones de Asuntos Civiles (CA) y la posibilidad de habilitar operaciones especiales para apoyar directamente a – o en alianza con – nuestras naciones amigas de la región, tal como hicimos en la Operación Willing Spirit, por medio de la cual se rescató a los rehenes estadounidenses que estaban en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio colombiano [2003-2008]. Lo que acarrean estas operaciones especiales suele ser una sorpresa para la gente, nuestras herramientas de persuasión, desde Operaciones de Información a Asuntos Civiles. El Comando de Operaciones Especiales de los EE. UU. (SOCOM) cuenta con una brigada de Asuntos Civiles que brinda elementos de apoyo cívico-militar que SOCSOUTH emplea para apoyar a nuestras naciones aliadas en la región.

Siempre empleamos a las Fuerzas Especiales, desde los 7.° y 20.° Grupos de Fuerzas Especiales, combatientes de operaciones especiales y los SEAL, principalmente del Equipo de Embarcaciones Especiales 22 y el Equipo SEAL 18, comandos de la Fuerza Aérea e instructores de las Fuerzas de Operaciones Especiales (SOF). Todas estas capacidades nos ayudan a construir la infraestructura necesaria para que nuestros aliados puedan combatir a peligrosos agentes no estatales o “redes oscuras”, término que acuñó John Arquilla [doctor en Relaciones Internacionales, graduado de la Universidad de Stanford, quien escribió diversos artículos y libros sobre las guerras del futuro].

DIÁLOGO: ¿Qué experiencias adquieren las tropas estadounidenses cuando participan en ejercicios multinacionales?

Calmte. Brown: Algo fundamentalmente valioso en las fuerzas de operaciones especiales es su sincronización cultural, el trabajo en grupos reducidos y los despliegues por extensos períodos fuera de bases fijas o tradicionales, lo cual nos permiten conocer y comprender el entorno y la gente con la cual trabajamos. Las relaciones son sumamente importantes en esta área. Conocer a la gente y su punto de vista y familiarizarnos con las fortalezas y debilidades de nuestros aliados nos permiten realzar sus puntos fuertes y, a su vez, ayudarlos en sus puntos débiles.

DIÁLOGO: ¿Cuán importante es comprender la cultura y el idioma de una región?

Calmte. Brown: A partir de mi experiencia de trabajo en varias partes del mundo, SOUTHCOM es un organismo único pues, como trabaja con Latinoamérica, la gente espera que hablemos su idioma. Para lograr los efectos deseados es importante aprender el idioma y comprender los matices culturales. Por lo tanto, creo que las aptitudes idiomáticas y la conciencia cultural son factores esenciales en la misión. Los dirigentes del Comando de Operaciones Especiales han sido perseverantes en destacar la importancia de la competencia lingüística, así como también de los conocimientos expertos regionales y culturas en su estrategia de inversión y SOUTHCOM se beneficia de ello a partir de las habilidades que traen al escenario nuestras Fuerzas de Operaciones Especiales.

DIÁLOGO: ¿Cómo afecta a su misión la tecnología que implementan los narcotraficantes, como por ejemplo los semisumergibles?

Calmte. Brown:: Trabajamos con ahínco para estar a la altura de nuevas tecnologías o técnicas que emplean narcotraficantes y organizaciones delictivas transnacionales, además de narcoterroristas como las FARC, para transportar drogas y otras mercancías ilícitas. Tenemos en cuenta este factor al entrenar y construir las capacidades de alianza. Nuestros ojos están puestos aquí, mientras trabajamos con equipos nacionales estadounidenses y en estrecha colaboración con los países con el objetivo de forjar nuestro entrenamiento y otros esfuerzos de formación de capacidades para enfrentar la amenaza, ya que estas “redes oscuras” adoptan nuevas comunicaciones, transporte y otra tecnología.

DIÁLOGO: ¿Puede hablarnos sobre las Fuerzas Especiales de SOCSOUTH?

Calmte. Brown: El término genérico para lo que se refiere es Fuerzas de Operaciones Especiales o SOF, que incluyen a las Fuerzas Especiales del Ejército, los Combatientes Especiales de la Armada (SWCC), los Equipos de Operaciones Especiales de la Armada de los EE. UU. y los pelotones SEAL, así como también las operaciones especiales de la Fuerza Aérea con su 6.a Escuela de Operaciones Especiales (SOS) para construir capacidades alianza en aviación, Equipo de Control de Combate y personal de paracaidistas de rescate.

Sin embargo, tenemos una gama de capacidades mucho más amplia, distinta de las que he mencionado anteriormente y más allá de lo que tradicionalmente la gente conoce SOF a través de las películas. Tanto o más importante aún es que SOCSOUTH es una de las ramas líderes en aplicación de recursos intelectuales, de asuntos civiles y operaciones de información para ayudar a solucionar problemas de guerra irregular. Nuestra cultura esencial se forja alrededor del comando y del impulso de acción que proviene de ese territorio. No obstante, es importante mencionar que contamos con Asuntos Civiles y Operaciones de Información para complementar el poder coercitivo de acción directa o enfrentamientos tradicionales del comando y los combatientes, oficiales y efectivos de sexo masculino y femenino pertenecientes a SOCOM tienen que ser quienes comprendan cómo emplear todas estas armas para solucionar problemas complejos. Es la tarea número uno en la guerra irregular, con la cual tenemos una ventaja competitiva sobre fuerzas y capacidades militares de índole tradicional.

DIÁLOGO: ¿Qué clase de participación tiene SOCSOUTH en la asistencia humanitaria/ayuda en casos de desastres?

Calmte. Brown: Después del terremoto de Haití, las fuerzas de operaciones especiales fueron una de las primeras en llegar al lugar. Aunque no se trata de una misión primaria de las operaciones especiales, y aunque mi personal no trabaja en esto todos los días, podemos movernos con rapidez para operar en número reducido, en entornos de austeridad, particularmente con nuestras Operaciones de Información y fuerzas de Asuntos Civiles para contribuir significativamente con operaciones de asistencia humanitaria/ayuda en casos de desastre.

DIÁLOGO: ¿Cree que sería buena idea establecer una organización transnacional para despliegue de tropas de asistencia humanitaria/ayuda en casos de desastre?

Calmte. Brown: Es buena idea y, según como he visto al Gral. Fraser [comandante de SOUTHCOM] encarar este problema, creo que es consistente con su enfoque regional de colaboración y trabajo en equipo. Lo mejor es brindar una solución regional, un espacio donde podamos reunirnos a pensar en la forma más eficiente de ayudar en determinada situación.



Buen artículo
Share