• Home »
  • Uncategory »
  • Interview with Lieutenant General Guy Thibault, Chair of the Inter-American Defense Board

Entrevista con el Teniente General Guy Thibault, presidente de la Junta Interamericana de Defensa

Interview with Lieutenant General Guy Thibault, Chair of the Inter-American Defense Board

Por Dialogo
febrero 10, 2012


En diciembre de 2011, el Teniente General Guy Thibault, presidente de la organización de cooperación de defensa y seguridad más antigua del mundo, conversó con Diálogo durante la Conferencia de Seguridad de las Naciones del Caribe (CANSEC 2012), en San Cristóbal y Nieves.

Fundada en tiempos de la II Guerra Mundial, la Junta Interamericana de Defensa ha evolucionado para adaptarse a los desafíos en materia de seguridad que azotan al hemisferio occidental.

Diálogo: ¿Qué es la Junta Interamericana de Defensa?

Teniente General Guy Thibault: La JID es un organismo hemisférico único creado en 1942, cuyo enfoque se concentra en la cooperación de defensa desde la II Guerra Mundial. Se trata del mecanismo de cooperación en materia de seguridad y defensa más antiguo del mundo y trabaja con organizaciones multilaterales. En consecuencia, se concentra principalmente en cuestiones militares y de defensa y cuenta con representantes de la mayoría de las naciones miembro de la Organización de Estados Americanos (OEA). Es verdaderamente un organismo hemisférico con representantes de Canadá, Estados Unidos, Sudamérica, el Caribe y Centroamérica. La JID cuenta hoy con 27 países.

Diálogo: ¿Qué relación existe entre la JID y la Organizaci y la OEA?

Tte. Gral. Thibault: En 2006 hubo un cambio en las relaciones institucionales dentro de la OEA. La JID se creó como entidad de la OEA, que constituye nuestro cuerpo político en el hemisferio. Estos cambios se generaron al reconocer que necesitábamos evolucionar el modo en que las Fuerzas Armadas y de Defensa se integraban en el sistema político que tenemos en el hemisferio. Esta junta, creada en 1942 por las Fuerzas Armadas, por Ministerios de Defensa para atender la cooperación en materia de defensa, no había avanzado según los cambios de nuestra situación de seguridad. A diferencia de 1942, actualmente no vemos las amenazas de defensa típicas que veíamos en tiempos de la II Guerra Mundial; son lo que caracterizamos como amenazas multidimensionales de seguridad. En 2003, hubo una conferencia especial celebrada en México, la Conferencia Especial sobre la Seguridad en las Américas, y esta conferencia trajo una serie de desafíos nuevos a nuestros países: delitos transnacionales, drogas ilícitas, proliferación de armas de bajo calibre, migración irregular, catástrofes naturales que la región sufre con frecuencia. Por ende, la inclusión de la JID en la OEA fue con la intención de asegurar que las cuestiones de defensa y de las Fuerzas Armadas se integraran mejor con todos los organismos políticos responsables de las decisiones políticas del hemisferio que confrontan las amenazas multidimensionales de seguridad.

Diálogo: Lo que acaba de decir explica, en cierto modo, por qué la palabra “defensa” forma parte del nombre Junta Interamericana de Defensa, cuando en realidad no existe un problema real de defensa en nuestro hemisferio…

Tte. Gral. Thibault: Reconocemos que las Fuerzas Armadas o los servicios armados en cada uno de nuestros países cumplen diversas funciones en la actualidad. En un país como Canadá, tenemos a nuestras fuerzas desplegadas en misiones por el mundo, como observadores en misiones de paz de Naciones Unidas. Actualmente, también tenemos una importante operación que se desempeña desde hace años en Afganistán… Cuando vemos lo que hacen las Fuerzas Armadas, hay diversos papeles que emplean las capacidades únicas de las Fuerzas Armadas en cuanto a equipamiento, entrenamiento, organización, capacidad para realizar tareas complejas. Justamente, ese mismo uso múltiple de las Fuerzas Armadas canadienses se cumple verazmente en todas nuestras Fuerzas Armadas. Hoy en día, vemos ejemplos que demuestran que las Fuerzas Armadas, creadas para proteger al estado, los intereses del estado, necesitan actuar sobre todos los aspectos de las amenazas que acechan a nuestras sociedades. En Brasil, el Ejército de ese país trabaja en operaciones en las favelas; en Centroamérica, en Colombia, vemos operaciones que son verdaderamente importantes para proteger a los estados contra el delito transnacional y las actividades del narcotráfico. Entonces, puede que no tengamos amenazas de defensa tradicionales en cuanto a estado sobre estado externo, pero la utilidad de las Fuerzas Armadas es esencial para que los estados puedan confrontar los desafíos que nos aquejan. A nivel hemisferio, gracias a una junta como la JID podemos compartir información, experiencias, y podemos considerar como tomar las lecciones de asistencia humanitaria y ante catástrofes en Haití, y en Chile y prepararnos para el próximo desastre importante: para todo esto es que existe la JID. Aunque efectivamente la palabra “defensa” está en el título, formamos parte de una arquitectura de seguridad aún mayor.

Diálogo: ¿Dónde visualiza la mayor contribución de la JID en el hemisferio occidental?

Tte. Gral. Thibault: En un hemisferio tan diverso como el continente Americano, con Estados Unidos por un lado y el Caribe por otro, es cierto que las problemáticas son muy diferentes, al igual que los desafíos de cada región. Por lo tanto, pienso que el sector en que la JID puede hacer su aporte certero es en asegurar que todos los países compartamos información, que aprendamos efectivamente unos de otros. Allí veremos la mayor contribución. En este momento, el intercambio de información en el hemisferio es muy distinto. ¿Por qué es distinto? En algunos casos, por su naturaleza compleja. Existen tantas organizaciones involucradas en este asunto que es muy difícil compartir. Gracias a la red que componen nuestros 27 países, tenemos un papel que cumplir en trabajar para mejorar el intercambio de información. La segunda área en la cual creo que podemos bridar un aporte valioso es en caso de catástrofes, ya sean naturales o causadas por los seres humanos… necesitamos actuar. Y para actuar tenemos que asegurarnos de que los encargados de tomar las decisiones políticas en las altas esferas del hemisferio cuenten con información certera. En consecuencia, como jefe de la JID tengo una obligación que cumplir como asesor del Secretario General, de la OEA como organismo. Sostengo que podemos, en nombre de los estados miembros, ayudar a contribuir y asegurar de que quienes toman las decisiones estén adecuadamente informados por asesores militares eficientes. En resumen, para responder a su pregunta, creo que nuestra mayor contribución es en el ámbito del intercambio de información y asesoramiento militar.

Diálogo: En su disertación durante CANSEC 2012, mencionó que a usted, como presidente de la JID, se le asignó la tarea de mejorar el intercambio de información. ¿Cómo tiene pensado lograrlo?

Tte. Gral. Thibault: La tarea que tenemos es más compleja que trabajar en el intercambio de información. La tarea que me asignaron proviene de la Asamblea General de la OEA, que incluye facilitar un plan para mejorar nuestra capacidad de respuesta. Por ello, el intercambio de información es solo una parte. Hay varios aspectos a considerar para mejorar nuestra capacidad de respuesta. Uno de ellos es identificar las falencias en ciertas capacidades. Otro aspecto se vincula a identificar dónde ocurrirá la próxima crisis más factible y luego concentrarse sobre ello, trabajando con mecanismos regionales para visualizar realmente lo que necesitan en cuanto a programas para apoyar y construir capacidades: si se trata de un asunto de falta de equipamiento o de capacidades…Tenemos un rol que cumplir en cuanto a la evaluación de las carencias en los problemas más apremiantes, según las regiones, según los detalles específicos de esas regiones. Es cierto que, en algunos lugares del hemisferio, no tenemos problemas de capacidades, ya que tenemos un importante abanico de capacidades en servicio. Creo que es primordial que nos concentremos en las falencias y asesoramiento de las necesidades, y ese intercambio de información va a ser una parte importante para mejorar nuestra capacidad de respuesta. Es así que el intercambio de información significa poseer medios para efectuar dicho intercambio. Dado el creciente número de sistemas de información abierta en la actualidad, es nuestra responsabilidad analizar el Internet como mecanismo para crear una comunidad que nos permita compartir información de forma eficiente. En este caso, en campañas de ayuda humanitaria y de catástrofes, exploramos un sistema como APAN (Red de Acceso a Todos los Socios); estamos al tanto de que presenta diversas ventajas significativas para nosotros. El sistema funciona en base a Internet, es de acceso abierto y eficacia comprobada… Por lo tanto, creo que un sistema como APAN es una excelente elección para nosotros. Hay otras alternativas, aunque ahora mismo nos enfocamos en explotar el potencial de APAN como mecanismo de intercambio de información para los países del hemisferio.

Diálogo: Coméntenos un poco sobre el Colegio Interamericano de Defensa, que forma parte de la JID.

Tte. Gral. Thibault: El Colegio Interamericano de Defensa también es una institución antigua. Para países que no conocen mucho al respecto, les aconsejo que consideren enviar a sus estudiantes para que participen en estos programas, preparados para oficiales militares y funcionarios civiles, y que fueran concebidos como estudios avanzados sobre defensa hemisférica y cooperación de seguridad. Actualmente, contamos con un programa de un año de duración, con más de 60 estudiantes que representan a 16 países que, a su vez, simbolizan todos los idiomas de la OEA. Francés, inglés, portugués y español. También tenemos un estudiante de China. La experiencia que estos alumnos obtendrán es única y formará una parte importante de su comprensión sobre el sistema interamericano.



Si una de las funciones del Presidente de la JID es prever donde sucederá la próxima crisis, habría entonces que definir que entendemos por crisis y a que tamaño de crisis nos referimos, es decir, su magnitud.
Mi País, Guatemala, con casi 1 millar de kilómetros de frontera con México es demasiado vulnerable a grupos de interés que aprovechan gustamente esa vulnerabilidad, esa ausencia de Estado. Y asi, en la parte Naval en el Pacífico y Atlántico nuestras deficiencias saltan a la vista, no solo a lo interno del Estado, sino a los organismos Multilaterales.-
Share