Destacados: Una conversación con nuestros líderes

La interoperabilidad es fundamental para trabajar en un entorno multinacional

Marcos Ommati/Diálogo | 18 noviembre 2018

El Teniente General del Cuerpo de Infantería de Marina de Brasil Paulo Martino Zuccaro, comandante de la Fuerza de Infantes de Marina, dijo que es un placer para Brasil ser sede de la Operación UNITAS Amphibious 2019. (Foto: Marina de Brasil)

La Fuerza de Infantes de Marina (FFE en portugués), forma parte del Cuerpo de Infantería de Marina de la Marina de Brasil (MB). La fuerza se creó después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la MB consideró necesario consolidarse como una fuerza moderna con capacidades anfibias. La FFE participó en actividades relacionadas con la seguridad de la Copa del Mundo 2014 y de los Juegos Olímpicos 2016, además de otros eventos importantes realizados en Brasil en los últimos años. En estos eventos se emplearon sobre todo capacidades del Batallón Tonelero, la unidad de fuerzas especiales de la Infantería de Marina. Para conversar sobre este y otros temas, Diálogo habló con el Teniente General del Cuerpo de Infantería de Marina de Brasil Paulo Martino Zuccaro, comandante de la FFE.

Diálogo: Es innegable que los grandes acontecimientos, como la Copa del Mundo 2014 y los Juegos Olímpicos 2016, entre otros, dejaron un legado importante para las Fuerzas Armadas brasileñas, en general. ¿Se planifica la continuidad de la inversión en capacitación de las fuerzas especiales de la Marina de Brasil?

 Teniente General del Cuerpo de Infantería de Marina de Brasil Paulo Martino Zuccaro, comandante de la Fuerza de Infantes de Marina: Los grandes eventos que se realizaron en Brasil en los últimos años generaron una gran inversión en equipamiento y personal para la lucha contra las amenazas terroristas. Esto benefició en forma directa a todas las tropas brasileñas de operaciones especiales, así como también de defensa nuclear, biológica, química y radiológica. Su importancia creció en todo el sistema de seguridad que Brasil configuró para esos grandes eventos. Como era de esperarse, todas las demás aplicaciones del poder militar brasileño, todos los demás sectores, también se reforzaron y potenciaron de acuerdo con sus recursos y prioridades. Pero creo que estas dos fueron las más beneficiadas y las que recibieron más atención. Así pues, pese a las dificultades presupuestarias que hemos tenido, haremos todo lo que esté a nuestro alcance para conservar lo que hemos ganado y de ser posible incrementarlo.

 Diálogo: Brasil fue sede de UNITAS Amphibious 2018. ¿Podría hacer un balance sobre el ejercicio y explicarnos un poco de qué se trató?

Tte. Gral. Zuccaro: Fue un gran honor para nosotros. Pero quiero recordar que este año [2018] nosotros organizamos el ejercicio teórico, y el año que viene, con mucha alegría, mucho orgullo, realizaremos la fase práctica del ejercicio. Aunque todavía no acordamos la fecha, creemos que en agosto o septiembre de 2019, a más tardar, tendrá lugar la operación.

Fue un placer recibir a los representantes de las naciones participantes provenientes de todos los niveles. Ellos hicieron su planificación y tuvieron la oportunidad de realizar el ejercicio de mesa. La operación se realiza en el contexto de una fuerza multinacional que responde ante una situación de catástrofe climatológica, como en el caso de un huracán de gran magnitud. Todas las consecuencias negativas del huracán serán mitigadas por la fuerza multinacional, que prestará respuesta rápida de emergencia hasta que otras organizaciones y otros recursos puedan movilizarse para continuar esa respuesta a una gran crisis humanitaria.

Es algo que tiene probabilidades de  ocurrir. Cabe recordar que la región del Caribe y Centroamérica es propensa a los huracanes, y todo nuestro continente también puede sufrir otros tipos de catástrofes naturales. En efecto, la velocidad de respuesta es decisiva en estos casos, porque cuando se ponen a disposición recursos logísticos, de apoyo médico, de mando y de control, se reduce el factor letal del evento, no solo porque se proporciona apoyo inmediato, sino también porque se ordena el espacio que recibirá la ayuda. De no haber controles, el área afectada tiende a convertirse en un espacio caótico.

Por lo tanto, la presencia de esas estructuras de mando y control, de abastecimiento de materiales y elementos de primera necesidad y de apoyo médico indispensable configuran una adecuada primera respuesta a la situación. En estos casos, también suele aplicarse el uso de la fuerza en entornos caóticos, en caso de haber saqueos o agresiones. Recordemos que se trata de una población en un ambiente de descontrol absoluto, carente de parámetros de convivencia social normales. En una situación como esta pueden surgir grupos armados y amenazas a todo ese apoyo. De esta forma, además de la asistencia debe haber un nivel de fuerza apto para contrarrestar esas amenazas. En esto consistirá la Operación UNITAS Amphibious 2019, en donde una vez más tendremos el placer de recibir a las naciones hermanas para ese gran ejercicio.

Diálogo: ¿Puede mencionar otros ejercicios conjuntos entre Brasil y otros países de la región, como los Estados Unidos?

Tte. Gral. Zuccaro: La Marina de Brasil tiene una relación fuerte y de larga data con los Estados Unidos. Voy a mencionar un caso reciente: la Operación Formosa, que terminó hace poco [la primera semana de octubre de 2018]. Este es un gran ejercicio del Cuerpo de Infantería de Marina que realiza la Fuerza de Infantes de Marina en Planalto Central, en la localidad de Formosa, cercana a Brasília, la capital del país. En ese lugar, gracias a que el Ejército Brasileño cedió un hermoso campo de instrucción, realizamos una operación de gran magnitud en donde simulamos el empleo de una brigada anfibia con todos sus elementos de combate, apoyo de combate y apoyo de servicios de combate. En el ejercicio participaron algunos infantes de marina del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU., tanto oficiales como suboficiales, que convivieron con nosotros durante el ejercicio y fueron asignados a distintos batallones y compañías, donde pudieron poner en práctica su desempeño profesional. Por ejemplo, el personal de salud fue destinado a la Unidad Médica Expedicionaria de la Marina, el personal logístico fue asignado al Batallón Logístico de Infantería de Marina, el personal de las unidades de combate del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos fue destinado al Batallón de Infantería, y así sucesivamente.

El Batallón Tonelero, bajo el mando del Coronel de la Infantería de Marina de Brasil Stewart da Paixão Gomes, que participó en el ejercicio con un gran número de efectivos de operaciones especiales, recibió a dos militares de Paraguay. Pero ese es solo un ejemplo entre muchos otros, como los casos de militares de naciones amigas de todo el continente que trabajan codo a codo con nosotros en nuestras misiones. Es siempre una alegría, es siempre un honor y una oportunidad de crecimiento para nosotros y para las naciones participantes.

Quiero destacar que la interoperabilidad siempre es un requisito importante si se desea trabajar en un entorno multinacional, y no hay nada como participar en un ejercicio práctico con representantes de todos los países amigos, para que los militares puedan practicar e incrementar ese requisito, que yo considero uno de los más importantes para lograr el éxito de una operación de carácter multinacional.

Recordemos que Brasil siempre emplea sus Fuerzas Armadas de forma legal y legítima. Esto prevalecerá en cualquier situación, no solo en la defensa de la soberanía, sino en donde sea necesario, en otro tipo de operaciones. Lo priorizaremos en entornos multinacionales, según los lineamientos de organizaciones internacionales. Por eso, valoramos y damos gran importancia a esas oportunidades de entrenamiento con fuerzas de las naciones amigas.

Diálogo: Usted mencionó el Batallón Tonelero. ¿Cuál es la importancia de tener una unidad de operaciones especiales como el Batallón Tonelero, subordinado a la Fuerza de Infantes de Marina?

Tte. Gral. Zuccaro: En un principio, el Batallón Tonelero estaba subordinado a la Fuerza de Infantes de Marina. Creo que el cambio no solo ocurrió aquí, sino que la valoración de operaciones especiales se convirtió en una tendencia mundial. En las últimas décadas, se comprobó la importancia, la versatilidad y el enorme potencial que posee una tropa especializada, capaz de realizar tareas en condiciones difíciles. En consecuencia, identificamos que ese potencial estaba más vinculado al mando de las grandes fuerzas que al apoyo de combate, como se consideraba antes.

Con la vinculación más directa entre los elementos de operaciones especiales al mando de las fuerzas dentro de la Marina de Brasil, el Batallón de Operaciones Especiales de Infantería de Marina pasó a estar subordinado en forma directa a la Fuerza de Infantes de Marina. Este fue el proceso y, de hecho, ese enorme potencial operacional podría explotarse con mayor intensidad en objetivos más ambiciosos, como en el mando de la fuerza más que en apoyo a las unidades de maniobra.

Esta versatilidad permite la aplicación de los elementos de operaciones especiales en todo el rango de operaciones y maniobras previstas en nuestra doctrina. Recuerdo que en Brasil, en especial en la Doctrina Militar Naval, se prevén operaciones de guerra naval, operaciones de empleo limitado de fuerza y actividades pacíficas. El Cuerpo de Infantería de Marina participa en la mayoría de esas operaciones y actividades; yo diría que en casi todas se puede emplear personal y recursos de operaciones especiales.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 47
Cargando las Conversaciones