Misión humanitaria internacional auxilia a Dominica tras huracanes

Países del Caribe y organismos internacionales responden con militares, alimentos, agua, medicinas, aviones y barcos para socorrer a la golpeada isla.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 13 octubre 2017

República Dominicana presta ayuda a pacientes quirúrgicos procedentes de la devastada Dominica en coordinación con la Organización Panamericana de la Salud. (Foto: Ministerio de Salud de República Dominicana)

A raíz de la destrucción causada por los huracanes María e Irma, que atravesaron las islas caribeñas de las Antillas Menores en menos de 15 días, la comunidad internacional desplegó rápidamente contingentes de ayuda humanitaria a los países afectados. La respuesta internacional fue dirigida primordialmente a Dominica, donde el ojo del huracán María, de categoría 4, afectó al 80 por ciento de la población de ese país.

“Lo hemos perdido todo”, dijo el primer ministro de Dominica Roosevelt Skerrit, al solicitar asistencia humanitaria internacional el 19 de septiembre. “Necesitaremos ayuda de todo tipo”.

Una semana antes la zona caribeña fue golpeada por el huracán Irma, de categoría 5. María fue el segundo gran huracán de septiembre, y provocó la muerte de más de 30 personas: 15 en Dominica, 13 en Puerto Rico, tres en Haití y dos en Guadalupe.

Un equipo de evaluación de desastres de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimó que unas 65.000 personas de Dominica se vieron afectadas por María. Además, según un informe de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, el 100 por ciento de la agricultura quedó destruida. El país necesita agua, alimentos, refugios de emergencia, caminos, puentes y nueva infraestructura, precisó la ONU.

Ayuda expedita

Ante la devastación, países amigos vecinos así como los Estados Unidos y organismos internacionales respondieron con rapidez con alimentos, agua, medicinas, aviones y barcos. La Fuerza Aérea de República Dominicana apoyó el traslado de heridos a hospitales dominicanos. La cooperación se dio en coordinación con la Organización Panamericana de la Salud. En la labor de asistencia también participó la Armada de la República Dominicana (ARD) con unidades navales. “Las operaciones de ayuda humanitaria se consolidaron gracias a la logística dispuesta por el gobierno para poder realizar despliegues en todo el Caribe, en este caso, las islas de sotavento y barlovento”, dijo a Diálogo el Vicealmirante Miguel Enrique Peña Acosta, comandante general de la ARD.

Otros países miembros de la Comunidad del Caribe (CARICOM) prestaron auxilio sólidamente a las islas. La vecina Antigua y Barbuda a través de sus medios de comunicación estatales y privados proporcionó una conexión crítica entre los residentes de Dominica y el resto del mundo, informó CARICOM.

Barbados respondió rápidamente con dos barcos de la Guardia Costera para transportar personal técnico y suministros. Las embarcaciones salieron cargadas de agua y ayuda humanitaria de emergencia, así como con personal médico en apoyo a los servicios de salud.

El Gobierno de Trinidad y Tobago auxilió con helicópteros para transportar personal de emergencia y equipos a las zonas remotas para la evaluación de daños de la isla, rescatar heridos y suministrar servicios de emergencia. El Estado trinitario cesó los requisitos de inmigración para los residentes de Dominica por un período de seis meses.

Granada, Santa Lucía, Jamaica y Trinidad y Tobago desplazaron a la isla contingentes de oficiales de policía para fortalecer la seguridad durante el período de recuperación de Dominica. Por su parte Guyana cooperó con suministros médicos y sanitarios enviados en un avión militar británico C-130. También transportó diez contenedores con material de construcción para las islas afectadas.

Asistencia internacional

Barbados brinda ayuda humanitaria a la población afectada por los huracanes Irma y María en Dominica. (Foto: Agencia de Gestión de Emergencias de Desastres del Caribe)

La ayuda se fortaleció con la asistencia de organismos internacionales como la Agencia de Gestión de Emergencias de Desastres del Caribe (CDEMA, por sus siglas en inglés) y la Agencia de los EE. UU. para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), que adelantó la ayuda estadounidense a través de la Oficina de Asistencia para Desastres en el Extranjero (OFDA, por sus siglas en inglés) con el apoyo de la Fuerza de Tarea Conjunta-Islas de Sotavento (FTC-LI). CDEMA desplegó a más de 360 unidades especializadas en búsqueda y salvamento, evaluación de daños, coordinación de respuestas y análisis de necesidades a Dominica para fortalecer los esfuerzos de socorro, informó su sitio web (www.cdema.org).

Por su parte, el Departamento de la Defensa de los Estados Unidos unió esfuerzos para activar la FTC-LI con aproximadamente 300 elementos de las fuerzas militares asignadas al Comando Sur de los EE. UU., además de ocho helicópteros, cuatro aeronaves C-130 Hércules y el buque naval USNS Spearhead, en apoyo a los esfuerzos de respuesta adelantados por USAID/OFDA. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU transportó por barco a la isla caribeña oriental aproximadamente 10 toneladas métricas de comida de alta energía para asistir a unas 25.000 personas durante tres meses. El PMA habilitó unidades de almacenamiento móviles ante la falta de instalaciones de almacenamiento para la ayuda humanitaria entrante y asiste con servicios de logística y servicios aéreos. El equipo de telecomunicaciones de emergencia conectó a unos 400 usuarios como el Centro de Operaciones de Emergencia de Dominica, aeropuertos y hospitales.

El Servicio Aéreo Humanitario de la ONU prestó apoyo a socios trabajadores humanitarios y funcionarios gubernamentales en Dominica y la región. El Depósito de Respuesta Humanitaria de la ONU en Panamá transportó barcos y generadores eléctricos.

Naciones como los EE. UU., Canadá, Reino Unido, Francia y la Unión Europea distribuyeron ayuda a los países caribeños afectados para apoyar a las autoridades nacionales en la prestación de socorro a la población. Los Estados Unidos transportaron vía aérea más de 45 toneladas métricas de abastecimientos críticos hacia Dominica, San Cristóbal y Nieves, y San Martín.

“La ayuda internacional siempre ha tenido un papel fundamental en las crisis de gran escala provocadas por los desastres naturales como este. No debemos perder de vista que Dominica enfrenta una situación apremiante”, comentó a Diálogo Daniel Pou, analista de seguridad y defensa en República Dominicana. “Pasará mucho tiempo para que esta isla vuelva a resurgir”.

Reconstruir un país

El Gobierno de Dominica agradeció la ayuda internacional recibida. “Tenemos muchos aliados”, dijo el primer ministro Skerrit. “Gracias por ayudar a mi pueblo, sin ustedes, países amigos, no hubiese sido posible salir de la primera fase de emergencia”.

Dominica exhortó a aquellos países con capacidades militares para que les presten equipo de rescate y reconstrucción. “Necesitamos reconstruir un país, y no podemos hacerlo solos”, dijo el primer ministro Skerrit en la Asamblea General de la ONU.

Según Pou las grandes naciones tienen un papel clave en este tipo de contingencias. A través de sus fuerzas armadas tienen la organización, el entrenamiento y los recursos logísticos para apoyar a países amigos necesitados.

El 20 de septiembre la ONU solicitó US$ 31 millones de manera urgente a la comunidad internacional, para contribuir con las tareas de recuperación temprana de la isla durante los próximos tres meses. “Las afectaciones son terribles. Esto implica inversiones descomunales”, agregó Pou.

“Las fuerzas armadas amigas de Dominica apoyan enviando mano de obra calificada utilizando la capacidad de las diferentes fuerzas, que puedan realizar ayuda humanitaria y ayudar con la reconstrucción y logística”, agregó el Valmte. Peña. “Debemos enfocar como primer esfuerzo el restablecimiento de los sistemas de comunicación terrestre, aéreo y marítimo”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 18
Cargando las Conversaciones