Cooperación internacional permite la captura del prófugo peruano ‘El Gordo’

Por Dialogo
noviembre 19, 2014



Gracias al trabajo de las fuerzas de seguridad colombianas y la cooperación internacional, los días de Rodolfo Orellana como prófugo de la justicia han llegado a su fin.

Efectivos de la Dirección de Investigación Judicial e Investigación (DIJIN), con la ayuda de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU., capturaron el 13 de noviembre a Orellana, uno de los los fugitivos peruanos más buscados, en Cali.

Orellana, también conocido como “El Gordo”, era buscado por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) por lavado de dinero y asociación ilícita. Se estima que al momento de su detención estaba fabricando documentos falsos para poder escapar a Suecia. El Gordo había estado en Colombia durante dos meses, donde lo protegían “amigos y contactos”, incluyendo “familiares de un narcotraficante del Valle del Cauca ya asesinado”, según el sitio web de la Presidencia de Colombia. Las autoridades de seguridad colombianas lo enviaron de regreso a Perú.

Allí, las autoridades de seguridad acusan a El Gordo de ser el autor intelectual de una gran red delictiva que obtuvo aproximadamente US$100 millones por la confiscación ilegal y posterior venta de bienes que eran propiedad legal de particulares y del gobierno. Presuntamente habría creado cerca de 50 empresas pantalla para lavar el dinero generado a partir de transacciones fraudulentas. Las autoridads del orden público también investigan a El Gordo por presuntos vínculos con el narcotráfico.

La red ilícita de El Gordo comenzó a quedar al descubierto en abril, cuando más de 25 periodistas peruanos realizaron una conferencia de prensa para anunciar que Orellana los había amenazado porque estaban investigando sus negocios. Dos meses más tarde, la oficina anticorrupción de Perú comenzó a investigar su red en el Departamento de Ancash.

En julio, la fiscalía obtuvo una orden de arresto para El Gordo, quien escapó a Colombia para evitar ser detenido.

Las fuerzas de seguridad capturaron a la hermana de El Gordo, Ludith, una presunta integrante de alto rango dentro de la red, en la ciudad peruana de Huaral el mismo día en que se produjo la detención de su hermano.

Carteles de droga mexicanos suministran armamento a pandillas costarricenses


Organizaciones delictivas transnacionales mexicanas están suministrando armas, entre ellas fusiles AK-47 y granadas, a pandillas costarricenses, informó el Fiscal General de Costa Rica, Jorge Chavarría
el 13 de noviembre. Las pandillas costarricenses utilizan las armas para enfrentarse entre sí.

Chavarría
no especificó qué carteles de droga mexicanos están proporcionando las armas a las pandillas de Costa Rica, pero tanto el cartel de Sinaloa como Los Caballeros Templarios operan en la región.

Casi el 90% de la cocaína que llega a Estados Unidos es transportada a través de Centroamérica y México, según la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de las Naciones Unidas. El gobierno de Costa Rica incautó casi 23 toneladas métricas de cocaína este año, según informó el Ministro de Seguridad Pública, Celso Gamboa, quien anunció el total luego de que fuerzas de seguridad confiscaran dos cargamentos de drogas a principios de noviembre en Peñas Blancas, el cruce oficial de frontera del país con Nicaragua.

En una de las incautaciones, las fuerzas de seguridad decomisaron 580 kg de cocaína y US$3.600 ocultos en las paredes de un camión contenedor costarricense que transportaba refrigeradores. La policía, alertada de la presencia de cocaína por perros entrenados para detectar droga, detuvo al conductor del camión, quien fue identificado como un nicaragüense de 34 años.

En otro incidente, las fuerzas de seguridad hallaron cerca de 68 kg de cocaína escondida en el piso de un camión conducido por un ciudadano guatemalteco. La policía incautó la droga y detuvo al chofer, un hombre de 35 años.

Ambos sospechosos se encuentran en manos de la Fiscalía en Liberia, capital de la provincia de Guanacaste.


Gracias al trabajo de las fuerzas de seguridad colombianas y la cooperación internacional, los días de Rodolfo Orellana como prófugo de la justicia han llegado a su fin.

Efectivos de la Dirección de Investigación Judicial e Investigación (DIJIN), con la ayuda de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU., capturaron el 13 de noviembre a Orellana, uno de los los fugitivos peruanos más buscados, en Cali.

Orellana, también conocido como “El Gordo”, era buscado por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) por lavado de dinero y asociación ilícita. Se estima que al momento de su detención estaba fabricando documentos falsos para poder escapar a Suecia. El Gordo había estado en Colombia durante dos meses, donde lo protegían “amigos y contactos”, incluyendo “familiares de un narcotraficante del Valle del Cauca ya asesinado”, según el sitio web de la Presidencia de Colombia. Las autoridades de seguridad colombianas lo enviaron de regreso a Perú.

Allí, las autoridades de seguridad acusan a El Gordo de ser el autor intelectual de una gran red delictiva que obtuvo aproximadamente US$100 millones por la confiscación ilegal y posterior venta de bienes que eran propiedad legal de particulares y del gobierno. Presuntamente habría creado cerca de 50 empresas pantalla para lavar el dinero generado a partir de transacciones fraudulentas. Las autoridads del orden público también investigan a El Gordo por presuntos vínculos con el narcotráfico.

La red ilícita de El Gordo comenzó a quedar al descubierto en abril, cuando más de 25 periodistas peruanos realizaron una conferencia de prensa para anunciar que Orellana los había amenazado porque estaban investigando sus negocios. Dos meses más tarde, la oficina anticorrupción de Perú comenzó a investigar su red en el Departamento de Ancash.

En julio, la fiscalía obtuvo una orden de arresto para El Gordo, quien escapó a Colombia para evitar ser detenido.

Las fuerzas de seguridad capturaron a la hermana de El Gordo, Ludith, una presunta integrante de alto rango dentro de la red, en la ciudad peruana de Huaral el mismo día en que se produjo la detención de su hermano.

Carteles de droga mexicanos suministran armamento a pandillas costarricenses


Organizaciones delictivas transnacionales mexicanas están suministrando armas, entre ellas fusiles AK-47 y granadas, a pandillas costarricenses, informó el Fiscal General de Costa Rica, Jorge Chavarría
el 13 de noviembre. Las pandillas costarricenses utilizan las armas para enfrentarse entre sí.

Chavarría
no especificó qué carteles de droga mexicanos están proporcionando las armas a las pandillas de Costa Rica, pero tanto el cartel de Sinaloa como Los Caballeros Templarios operan en la región.

Casi el 90% de la cocaína que llega a Estados Unidos es transportada a través de Centroamérica y México, según la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de las Naciones Unidas. El gobierno de Costa Rica incautó casi 23 toneladas métricas de cocaína este año, según informó el Ministro de Seguridad Pública, Celso Gamboa, quien anunció el total luego de que fuerzas de seguridad confiscaran dos cargamentos de drogas a principios de noviembre en Peñas Blancas, el cruce oficial de frontera del país con Nicaragua.

En una de las incautaciones, las fuerzas de seguridad decomisaron 580 kg de cocaína y US$3.600 ocultos en las paredes de un camión contenedor costarricense que transportaba refrigeradores. La policía, alertada de la presencia de cocaína por perros entrenados para detectar droga, detuvo al conductor del camión, quien fue identificado como un nicaragüense de 34 años.

En otro incidente, las fuerzas de seguridad hallaron cerca de 68 kg de cocaína escondida en el piso de un camión conducido por un ciudadano guatemalteco. La policía incautó la droga y detuvo al chofer, un hombre de 35 años.

Ambos sospechosos se encuentran en manos de la Fiscalía en Liberia, capital de la provincia de Guanacaste.
Share