Comunidad internacional muestra fraternidad a México

Un total de 23 países amigos ayudaron en las acciones de respuesta inmediata a México tras los terremotos.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 18 octubre 2017

Personal especializado del Equipo de Búsqueda y Rescate Urbano del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles evalúa estructuras dañadas en la Ciudad de México. (Foto: Secretaría de Relaciones Exteriores)

En septiembre 2017, México enfrentó dos terremotos mayores en menos de quince días. El primero, de 8,3 grados en la escala Richter el 7 de septiembre, dejó un centenar de muertos en el sureste mexicano. El segundo, de magnitud 7,1 el 19 de septiembre, provocó más de 320 víctimas fatales y cuantiosos daños materiales en el centro del país.

Los Estados Unidos entregaron paquetes con ayuda humanitaria a México para la población afectada del terremoto del 19 de septiembre. (Foto: Secretaría de la Marina)

Ante este escenario, la comunidad internacional mostró de inmediato su respaldo a México. El Gobierno aceptó la ayuda de diversos países y de todas las regiones del mundo para asistir a la población afectada por el segundo sismo que sacudió los estados de Guerrero, México, Morelos, Puebla, y la Ciudad de México.

“A los mexicanos nos conmueven las innumerables muestras inmediatas de solidaridad de la comunidad internacional”, dijo el secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray. La ayuda altamente especializada y la maquinaria pesada para actuar con prontitud fue transportada en aviones militares y comerciales de 23 países de todo el mundo.

Desde el inicio de las operaciones de búsqueda y rescate, la nación contó con la ayuda técnica de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. Los equipos forman parte del Programa de Coordinación y Evaluación de Desastres de la ONU, para identificar la ayuda específica que precisaba México para apoyar las labores de rescate.

Las muestras de apoyo llegaron a México en coordinación con el Sistema Nacional de Protección Civil y el gobierno de la Ciudad de México. La ayuda incluyó 500 personas y más de 400 toneladas de ayuda humanitaria consistente en maquinaria, equipo de trabajo, herramientas, agua, alimentos enlatados, artículos de primera necesidad, suministros médicos, tiendas de campaña y plantas eléctricas.

Amigos presentes

“Los amigos se hacen presentes en los momentos duros y hemos comprobado, con emoción que México tiene amigos sinceros en todo el mundo”, agregó Videgaray. “Su ayuda oportuna puede significar la diferencia entre la vida y la muerte de muchas personas”.

El Salvador fue uno de los primeros países en llegar a la nación mexicana. Un equipo multidisciplinario altamente entrenado del Grupo de Búsqueda y Rescate Urbano, también conocido por su sigla en inglés USAR [Urban Search and Rescue], llegó en un avión Douglas C-47 Turbo de la Fuerza Aérea de El Salvador.

“Debido a que también vivimos en una región bastante sísmica, la Fuerza Armada de El Salvador tiene unidades terrestres, aéreas y medios navales siempre listos para apoyar a nivel nacional e internacional”, dijo a Diálogo el General de Aviación Carlos Jaime Mena Torres, viceministro de Defensa de El Salvador. “Con mucho orgullo fuimos el primer país que llegó a México en apoyo a esa contingencia”.

En coordinación con las Fuerzas Armadas de México, la delegación de Japón ayudó en acciones de búsqueda y rescate en estructuras colapsadas en la Ciudad de México. (Foto: Secretaría de la Marina)

A esta causa se sumaron varios países para brindar el apoyo necesario. Los Estados Unidos con su equipo USAR del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles, y Japón con una brigada conformada por distintas corporaciones, apoyaron con equipos especializados para derrumbes, maquinaria como sierras circulares, gatos hidráulicos de alta capacidad, aparatos inflables para levantar escombros y geófonos para rastreo de grandes zonas de terreno.

España se solidarizó con el envío de un contingente de la Unidad Militar de Emergencias. Militares de la Unidad de Rescate del Frente de Defensa Civil de Israel ayudaron en el proceso de revisión de edificios dañados. Las manifestaciones de respaldo fueron apoyadas con equipos de rescatistas de Colombia, Panamá, Honduras, Ecuador, Chile y Costa Rica para localizar personas atrapadas debajo de los escombros en los inmuebles colapsados.

Canadá envío personal de rescate y 1.500 tiendas de campaña. Además, varias empresas y asociaciones civiles donaron recursos económicos para apoyar las labores de asistencia a los estados más dañados por el terremoto. “Ante este invaluable gesto de solidaridad, México agradece a sus hermanos de todo el mundo y reafirma su convicción de que sólo de forma conjunta pueden superarse retos como el que hoy enfrenta nuestro país”, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Reconocimiento a México

“Este apoyo internacional es un reconocimiento a la forma en que México ha tendido la mano a los países que lo necesitan en caso de desastres naturales”, comentó a Diálogo Yadira Gálvez Salvador, analista en temas de seguridad y defensa, de la Universidad Nacional Autónoma de México. “Es una muestra de reciprocidad”.

Recientemente México apoyó a los Estados Unidos con un grupo de voluntarios de la Cruz Roja para trabajar en los refugios después del paso del huracán Harvey. De igual forma envío 130 rescatistas y más de cuatro toneladas de equipo y ayuda humanitaria a Ecuador, en abril de 2016, donde el terremoto de magnitud 7,8 azotó la zona central del país sudamericano.

Retos y fortalecimiento

“Esta ayuda nos permite ver y medir el nivel de listeza operacional de nuestro personal”, comentó el Gral. Mena. “También [nos permite poner a prueba] la capacidad de nuestras aeronaves para detectar vulnerabilidad e ir solventando, ya sea en equipo o en entrenamiento”.

“Este tipo de ayuda humanitaria muestra los retos que hay para la coordinación internacional-interagencial frente a desastres naturales; los países buscan cómo generar capacidades de coordinación y de respuesta más efectiva frente a una emergencia o desastre natural y cómo generar más eficiencia”, agregó Gálvez. “La ayuda a México se manejó de una manera por demás eficiente”.

“Las Fuerzas Armadas deben estar mejor preparadas, adiestradas y equipadas para poder reaccionar de una forma positiva y contribuir a salvar vidas”, finalizó el Gral. Mena. “Las fuerzas armadas deben fortalecerse porque los desastres naturales son una constante en toda América y en todo el mundo”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 12
Cargando las Conversaciones