Suboficiales estadounidenses entrenan a fuerzas de seguridad panameñas para emergencias médicas

In Panama, NCO Trains Security Forces on Medical Response

Por Clifford Kyle Jones/NCO Journal
noviembre 29, 2016

“¡Fuego! ¡Fuego! ¡Fuego!”, grita el Sargento de Primera Clase Russell Planer por un megáfono, y un equipo de cuatro miembros de las fuerzas de seguridad panameñas corre con las camillas para ubicar al compañero “herido”. Los equipos participan de un ejercicio como parte del entrenamiento médico que lleva a cabo el Sgto. Planer para mejorar el tiempo de respuesta de los agentes y prepararlos para los tiroteos con los narcotraficantes. El país no cuenta con fuerzas armadas, pero sí con el conjunto de las fuerzas de seguridad del ministerio de Seguridad Pública de Panamá, que protege a la nación de las actividades ilegales en las fronteras, los puertos marítimos y el famoso canal, y puede enfrentar conflictos armados con miembros de algún cartel en situaciones que evoquen una zona de combate. Y una de las misiones del Equipo de Campo de Asistencia Técnica (TAFT por sus siglas en inglés) del Ejército de los Estados Unidos en Panamá es ayudar a protegerlos. “Entran en acción cuando hay un herido, y deben sacarlo de la zona del enfrentamiento y llevarlo a un lugar semi seguro”, dijo el Sgto. Planer al describir el ejercicio en el lugar del entrenamiento en la Ciudad de Panamá, Panamá. “Luego deben evaluar rápido al paciente. Si presenta una hemorragia importante, colocan un torniquete en esa extremidad y controlan la hemorragia. Luego revisan rápidamente al herido para asegurarse de que no hayan pasado por alto ningún otro problema. En ese momento, ya están preparados para colocar a los heridos en una camilla y sacarlos de la zona de combate”, agregó el Sgto. Planer. Trasladan al paciente a un lugar más seguro a un kilómetro de distancia aproximadamente y comienzan la atención táctica en el campo. Verifican todos los sistemas de órganos importantes y revisan los ojos, oídos, nariz y boca. Toman el pulso y revisan el sistema motriz del paciente. Examinan el cuerpo en busca de fracturas o algún otro tipo de lesión, incluidas la columna y la espalda. Tratan al paciente durante su traslado y vuelven a evaluarlo con frecuencia para asegurarse de que los tratamientos realmente funcionan”, dijo el Sgto. Planer. Luego de determinar las estadísticas de los signos vitales y los mecanismos de las lesiones, el equipo puede evaluar la hemorragia y los médicos sabrán si deberán administrar líquidos y en qué cantidad. Los equipos consisten en agentes que tienen el papel de médicos, asistentes médicos, oficiales de seguridad y camilleros. Un quinto integrante tiene el papel de paciente. El Sgto. Planer dirige el ejercicio varias veces para que cada oficial tenga la posibilidad de participar en cada papel. Cada uno debe colocar torniquetes, trasladar al paciente, controlar al equipo y administrar líquidos por vía endovenosa. Corre sangre por los brazos de varios de los pacientes, mientras el Sgto. Planer y un asistente —miembro de las fuerzas de seguridad panameñas convocado para ayudar luego de una versión previa del curso— se desplazan de un equipo al otro para evaluar el desempeño de los médicos. “La aplicación por vía endovenosa en realidad [se enseña] mucho más adelante [en el curso], pero estamos realizándola ahora por el nivel y la práctica de estrés, ya que deben colocar una vía endovenosa para terminar el curso”, dijo el Sgto. Planer. En la última etapa, los médicos deben completar el tratamiento en 25 minutos. “Los presiono para que estén en el lugar del enfrentamiento menos de tres minutos”, dijo el Sgto. Planer. “Tienen un máximo de seis minutos, pero recuerde que son 25 minutos, entonces si están allí durante seis minutos, solo les quedan 19 minutos para todos los tratamientos, tales como colocar tablillas, tratar las heridas, entubar y demás.” “Esta [actividad] es solo una parte, ya que les muestra una pequeña porción de lo que van a tener que hacer al finalizar la actividad completa”, continuó el Sgto. Planer. “Esto es solo la primera parte”. Yadiza Pérez, la agente que ayuda a dar el curso, es una de las estudiantes de las clases anteriores del Sgto. Planer. “Era una de las estudiantes más destacadas”, dijo el Sgto. Planer. “Era muy buena, tenía mucha motivación. Ayudaba a sus compañeros”. Una de las estrategias del TAFT es utilizar a los alumnos más destacados para que ayuden en cursos posteriores y desarrollen la estrategia de capacitador de entrenadores a la hora de asistir a las naciones amigas. También le permite al Sgto. Planer incrementar la capacidad de los estudiantes del curso, dijo. Los TAFT son desplegados por la Organización para la Administración de Entrenamiento de Asistencia en Seguridad (USASATMO, por sus siglas en inglés) del Ejército de los Estados Unidos, una organización que es parte del Comando de Asistencia en Seguridad del Ejército de los Estados Unidos. En la actualidad, la USASATMO tiene 38 TAFT y 43 equipos en más de 20 países en todo el mundo. El Sgto. Planer desarrolló un papel importante a la hora de desarrollar el programa de formación (POI, por sus siglas en inglés) para el curso médico, dijo el Mayor Bernard Gardner, quien dirige el TAFT en Panamá. “Hay mucha confianza en juego”, dijo el Mayor Gardner. “Los suboficiales deben realizar mucho trabajo de comunicación para asegurarse de que hemos alcanzado la competencia adecuada que los panameños necesitan. Y al hacerlo, identifican esa competencia y desarrollan los POI”. Los suboficiales del TAFT no solo deben hablar español con fluidez, sino que también deben escribirlo bien. El Sgto. Planer creó la versión escrita del POI en inglés y en español, y además explicó en español términos y conceptos complejos de medicina. “Otra cuestión que la gente ignora son las aptitudes de comunicación por escrito que estas personas aportan”, dijo el Mayor Gardner. “Para cada actividad que realizamos aquí, tenemos una correspondencia por escrito, básicamente es el equivalente a los memorandos del Ejército”. “Existe una correspondencia oficial que se envía al ministerio de Defensa a lo largo de todo este entrenamiento para responder a sus necesidades y asegurarnos de que todos tengan visibilidad y de que este entrenamiento cumpla con el propósito y la competencia que ellos requieren.” “El Sgto. Planer trabajó durante casi dos semanas enteras en el desarrollo del POI con gran detalle para que este expresara el propósito correcto”, dijo el Mayor Gardner. Y como todos los miembros de las fuerzas de seguridad de Panamá ya saben, el propósito del Sgto. Planer es mantenerlos seguros durante el combate.
Share