Esfuerzos de socorro de SOUTHCOM en Haití tras Huracán Matthew

Un día después de que pasara la tormenta, el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés) y el Guarda Costas de los EE. UU. (USCG, por sus siglas en inglés) fueron llamados para ayudar a la población de Haití, y formaron la Fuerza de Tarea Conjunta– Matthew (JTF-M, por sus siglas en inglés).
Capitán de Fragata Ted Kim, y el Capitán de Corbeta Jeremy Greenwood de la Marina de los EE. UU. | 6 enero 2017

Respuesta Rápida

Reunión entre el comandante de la JTF-M, Contraalmirante Pringle, y el director general de la Policía Nacional de Haití, Gedeon en el Centro de Mando.

En la mañana del 4 de octubre de 2016, el huracán Matthew tocó tierra en la punta sur de Haití. Fue el primer huracán de Categoría 4 que tocara tierra desde 1964, con vientos máximos sostenidos de 233 km por hora, y 3,7 a 6 metros de marejada ciclónica en ciertas áreas. El personal de la embajada y del gobierno de los EE. UU. se refugió en su edificio a medida que las zonas externas del huracán Matthew llegaron a Puerto Príncipe y sembraron el caos con lluvias copiosas y fuertes vientos. Un día después de que pasara la tormenta, el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés) y el Guarda Costas de los EE. UU. (USCG, por sus siglas en inglés) fueron llamados para ayudar a la población de Haití, y formaron la Fuerza de Tarea Conjunta– Matthew (JTF-M, por sus siglas en inglés).

Informes iniciales indicaron que el huracán causó daños catastróficos, incluyendo daños ocasionados por vientos fuertes e inundaciones extensas en las áreas del sur de Haití. Los fuertes vientos derribaron árboles y líneas de cableado eléctrico, a la vez que destruyeron grandes áreas de campos de agricultura. Los informes indicaron que las carreteras a lo largo del litoral fueron destruidas por el agua y se hicieron intransitables. En ciudades importantes como Ile-a-Vache, Les Cayes, y Jeremie se produjeron inundaciones graves. La mitad de todos los hogares fueron destruidos. Con el tiempo se determinó que el huracán acabó con las vidas de más de 1.000 personas y dejó a decenas de miles sin hogar. El número de muertes siguió aumentando a medida que poco a poco llegaba información de áreas remotas aisladas previamente por el huracán.

Inmediatamente, el Capitán de Fragata de la Marina de los EE. UU. Ted Kim, oficial de defensa superior/agregado de defensa (SDO/DATT, por sus siglas en inglés), llegó a un acuerdo con la autoridad de la aviación haitiana para aprovechar el aeropuerto haitiano con el fin de llevar a cabo operaciones de socorro militar de los EE. UU. Miembros de la Oficina de Cooperación de Seguridad - Haití (SCO-HA, por sus siglas en inglés) y de la Oficina de Enlace del Guarda Costas (CGLO, por sus siglas en inglés) fueron enviados para inspeccionar y ocupar la terminal y la pista nacionales. A la 1 de la tarde llegó de Puerto Rico el primer avión militar de los EE. UU., un avión de ala fija de patrulla HC-144 del Guarda Costas de los EE. UU. Este avión fue el primero que sobrevoló la zona dañada y transportó al presidente provisional de Haití, Jocelerme Privert, al embajador de los EE. UU., así como a personal de la Agencia de Desarrollo Internacional de los EE. UU. (USAID, por sus siglas en inglés) y de socorro en casos de desastre de las Naciones Unidas. Más adelante, esa misma tarde, el comandante de la JTF y su personal llegaron en un avión C-130. Después de descargar sus herramientas y equipo del avión, el personal del SCO les ayudó a instalarse en la terminal del aeropuerto y a establecer el Centro de Mando de la JTF.

El 6 de octubre, dos días después de que pasara el huracán, el resto de los pertrechos de la JTF llegaron en nueve helicópteros transportando a 250 personas. Los pertrechos aéreos consistían en dos CH-47 y tres CH-53 para transporte aéreo de carga pesada, dos HH60 para evacuación médica, y dos UH60 con desplazamiento de personal y transporte aéreo de carga intermedia. Al mismo tiempo, las Fuerzas Aéreas Sur de los EE. UU. empezó a suministrar los equipos, las herramientas, las provisiones y el personal auxiliar necesarios para aumentar la JTF-M al aterrizar dos aviones C-17 en el aeropuerto. En un plazo de 24 horas, la JTF-M se amplió a 426 efectivos en Puerto Príncipe. El personal de SCO y CGLO lideró un grupo de logística de la JTF de protección de fuerzas y personal de contrato, para encontrar alojamiento y provisiones adicionales en la ciudad. Durante la misión, SCO-HA asistió a la JTF-M a comprar localmente las provisiones esenciales: equipos de limpieza, artículos de aseo personal, máquinas para hacer hielo, agua potable, etc.

Tripulación del THETIS del CGC ayudando a marineros de los Países Bajos a entregar artículos de socorro, mientras ayuda al Guarda Costas de Haití con una evaluación de daños en Les Cayes, Haití.

Con las carreteras aún cortadas, 72 horas después de que hubiera pasado el huracán, la JTF-M transportó a 48 oficiales especializados de la Policía Nacional de Haití (PHN) para reforzar y evacuar a oficiales heridos de esta organización de las áreas siniestradas. La JTF-M suministró los víveres y el agua tan necesarios a los oficiales de policía atrapados al otro lado de las carreteras cerradas. Durante el suministro de artículos, las personas desesperadas tienden a apresurarse hacia las zonas de aterrizaje de helicópteros, poniéndose en gran peligro. A petición del Comandante de la JTF, se asignó a oficiales de la PNH para proteger las zonas de aterrizaje de helicópteros a fin de impedir lesiones debidas a turbulencias de los rotores. Al menos un oficial de la PNH voló en cada viaje de socorro para dar seguridad, y coordinar con los oficiales de la PNH en tierra, lo que resultó en que no se produjera ninguna lesión o muerte después de más de 90 operaciones de vuelo de socorro.

También se proporcionaron numerosos pertrechos flotantes para apoyar a la JTF-M, tanto de la Marina de los EE. UU. como del Guarda Costas de los EE. UU. El 7 de octubre, el barco de los EE. UU. USS Mesa Verde (LPD-19), un barco de transporte anfibio de la Marina de los EE. UU., recibió órdenes de SOUTHCOM. El barco llegó a Haití el 9 de octubre, e inmediatamente respaldó los esfuerzos de socorro con tres helicópteros CH-53 adicionales. El 8 de octubre, el barco de los EE. UU. USS Iwo Jima (LHD-7), otro barco de asalto anfibio de la Marina de los EE. UU., zarpó de la Estación Naval Norfolk para relevar al barco de los EE. UU. USS Mesa Verde, en apoyo de los esfuerzos de socorro de SOUTHCOM en Haití. El barco de los EE. UU. USS Iwo Jima llegó el 13 de octubre con 11 helicópteros, incluido un V-22 Osprey, y más de 1.100 marineros e infantes de marina a bordo. Las capacidades de transporte aéreo y transporte rápido de estos barcos fueron adecuadas exclusivamente para apoyar el suministro de artículos de socorro de emergencia, y transporte de personal de socorro después del huracán Matthew.

El buque USCGC Hamilton (WMSL-752) desempeñó una función vital al permitir al presidente provisional de Haití y al embajador de los EE. UU. llegar a Jeremie, una ciudad seriamente dañada. Con sus exclusivas capacidades como cúter de seguridad nacional, se proporcionó un transporte seguro y crucial por mar a una ciudad que estaba aislada de otras instituciones del gobierno.

Durante la misión de dos semanas, la SCO-HA y la CGLO se convirtieron en enlaces cruciales entre la embajada de los EE UU., las agencias de las Naciones Unidas, el gobierno de Haití y la JTF-M. El SDO/DATT coordinó reuniones diarias con el embajador, el comandante de la JTF y el líder del equipo de USAID. El comandante de la JTF y su personal recibieron distintivos de acceso a la embajada, y se permitió que tuvieran un acceso completo a la embajada para trabajar con el personal de USAID. La SCO-HA coordinó con la JTF-M la organización de la visita del Almirante Kurt W. Tidd, comandante de SOUTHCOM, a Haití en dos ocasiones en una misma semana, asegurándose de que el embajador de los EE. UU. y el director visitante de USAID de Washington D.C. participaran en las reuniones críticas con el Almirante Tidd.

El 19 de octubre, la JTF-M completó oficialmente su misión de dos semanas para respaldar las etapas iniciales de la misión de socorro en casos de desastre del huracán Matthew en Haití. La JTF-M aportó una capacidad exclusiva que solamente los militares de los EE.UU. podrían ofrecer, y proporcionó apoyo crítico a la respuesta de USAID. Durante toda la misión, la JFT-M completó 98 vuelos humanitarios a las áreas difíciles de llegar, suministró 275 toneladas métricas de provisiones de alimentos y socorro, y transportó a 170 personas de respuesta crítica. Este es un gran ejemplo de misiones de respuesta rápida de SOUTHCOM, en el que se apoyan los esfuerzos del gobierno de los EE. UU. para reducir el sufrimiento humano inmediatamente después de un desastre natural, y establecer una base para una recuperación a largo plazo.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 22
Cargando las Conversaciones