Trata de personas desde China enciende alertas en Latinoamérica

Delincuentes en Costa Rica y Panamá transportan a ciudadanos chinos a Centroamérica para explotación laboral o para llevarlos en forma clandestina hacia los EE. UU.
Gustavo Arias Retana/Diálogo | 15 noviembre 2018

Amenazas Transnacionales

Las autoridades de Costa Rica visitaron varios supermercados donde personas de Asia eran obligadas a trabajos forzados para pagar su viaje. (Foto: Ministerio de Seguridad Costa Rica)

Las autoridades costarricenses y panameñas desarticularon en septiembre de 2018 a una banda que se dedicaba al tráfico de personas desde China a Latinoamérica. Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica, dijo a la prensa que la investigación tomó dos años y que la banda tenía vínculos con criminales de otros países latinoamericanos como Perú, Colombia y Ecuador.

“Había un grupo de personas de nacionalidad china que tenían vínculos en Asia, Europa y Sudamérica. Los delincuentes tenían contactos que les permitían hacer llegar a nuestro país una importante cantidad de personas”, explicó Espinoza. “Las víctimas tenían dos destinos: algunos se quedaban en Costa Rica y otros eran enviados a terceros lugares, sobre todo a los Estados Unidos y Canadá. Quienes permanecían en nuestro país eran distribuidos en negocios comerciales, sobre todo abastecedores [supermercados] y restaurantes”.

Según las autoridades, los ciudadanos chinos eran trasladados desde su país vía aérea a Europa. De ahí eran llevados a Ecuador, Perú o Colombia, para ser desplazados hasta Costa Rica, donde pagaban entre USD 22 000 a USD 45 000. La mayoría ingresaba por el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, en San José, Costa Rica, gracias a la complicidad de algunos funcionarios que fueron arrestados. Los asiáticos que permanecían en Costa Rica eran explotados en distintas labores por comerciantes que los “compraban”, mientras que los que eran trasladados a Panamá pagaban para ser llevados a los Estados Unidos o Canadá. En la mayoría de los casos, las personas quedaban endeudadas con la organización criminal y debían pagar su deuda con trabajo.

En Costa Rica se realizaron 29 detenciones relacionadas al caso. Entre los detenidos figuran tres personas de nacionalidad china que dirigían la banda, 10 funcionarios de migración, un abogado que falsificaba documentos y 15 personas que realizaban labores logísticas. También se rescató a dos víctimas.

En Panamá, David Mendoza, titular de la Fiscalía Primera Contra la Delincuencia Organizada, informó a los medios de comunicación que detuvieron a 10 integrantes de la banda de traficantes de personas y rescataron a seis víctimas. “Estábamos ante un grupo organizado que se dedicaba al tráfico de migrantes donde las víctimas en su totalidad son de origen asiático. La red de traficantes en Panamá eran nacionales y extranjeros”, afirmó Mendoza a la prensa.

No son casos aislados

Las autoridades costarricense realizaron allanamientos en septiembre de 2018 para desarticular la banda de traficantes de personas de origen asiático. (Foto: Ministerio de Seguridad Costa Rica)

La desarticulación de la banda se une a otros casos que dejan claro que existe una ruta de trata de personas desde China a Latinoamérica. Colombia detuvo a finales de septiembre de 2018 a un ciudadano de Nepal que lideraba una banda que transportaba en forma ilegal a personas de Asia, entre ellos chinos.

Los traficantes cobraban unos USD 10 000 por ser transportados desde la frontera entre Colombia y Ecuador hasta Panamá, donde seguían por su cuenta hacia los Estados Unidos. En un comunicado, la dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía Nacional de Colombia aseguró que la banda movía unos ocho migrantes al día. En ese caso fueron detenidas 32 personas. 

Poco control chino

El Departamento de Estado de los EE. UU. ha denunciado los problemas que presenta China sobre este tema en su reporte de junio de 2018 Trafficking in Persons 2018 Report: Country Narratives. “El Gobierno de la República Popular China no cumple por completo con los estándares mínimos para la eliminación del tráfico [de personas] y no está haciendo esfuerzos significativos para hacerlo”, asegura.

Según el reporte, es urgente que China actualice el marco legal para criminalizar por completo todas las formas de tráfico y establezca procedimientos formales para identificar y proteger a las víctimas de trata de personas. Además, debe mejorar el manejo estadístico de estos casos porque las cifras actuales dificultan dimensionar el impacto del problema.

El reporte estima que hombres, mujeres y niños chinos son sometidos a trabajos forzados y tráfico laboral y sexual en al menos 57 países. “Hombres, mujeres y niñas se ven obligados a trabajar en restaurantes, tiendas, agricultura y fábricas. Hombres chinos experimentan abuso en la construcción, minas y otras industrias extractivas en condiciones de trabajos forzados. Las mujeres y las niñas chinas son sometidas a esclavitud sexual y explotación laboral en todo el mundo”, concluye el reporte del Departamento de Estado de los EE. UU.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 1
Cargando las Conversaciones