Los Derechos Humanos en las Américas: un proyecto de capacitación regional

Human Rights In The Americas: A Regional Training Initiative

Por Dialogo
julio 01, 2011



"Hoy en día las Fuerzas Armadas de El Salvador tienen la consciencia
moral de que la guerra debe de tener límites y los límites precisamente nos los dan
este respeto a los derechos humanos y a los derechos que imponen las leyes de la
guerra”, dijo el ministro de la Defensa de El Salvador, General David Munguía Payés
al inaugurar un seminario de capacitación en derechos humanos y Derecho
internacional humanitario (DIH) auspiciado conjuntamente por el comando Sur de los
EE. UU. y el ministerio de la Defensa salvadoreño en la capital de ese país del
17-19 de mayo de 2011.
El Gral. Munguía Payés hacía referencia a la Guerra civil interna que sufrió
el país centroamericano entre 1980-1992, y en la que se enfrentaron las Fuerzas
Armadas con insurgentes del Frente Farabundo Martí para la liberación nacional,
dejando un saldo estimado de 70.000 muertos, de acuerdo con BBc Mundo. “De 1980 a
1983, el tema de los derechos humanos no era importante para nosotros, [pero] en
1984 se comienza a humanizar la guerra”, agregó. Sus palabras dieron pie a una
convergencia de ideas, experiencias pasadas y lecciones aprendidas en el tema de los
derechos humanos por parte de panelistas de al menos 12 países. la conferencia,
titulada “los Derechos humanos en las Américas: los retos que enfrentamos” fue parte
del programa regional iniciativa de Derechos humanos instaurado por el comando Sur
en 1997, con el propósito de capacitar y servir de apoyo a los impulsos de las
fuerzas militares de países amigos para operar de acuerdo con los estándares
establecidos por el Derecho internacional humanitario (DIH).
El DIH, según la página Web del comité internacional de la cruz roja, es un
conjunto de normas diseñadas para proteger a las personas que no participan en las
hostilidades o que han dejado de hacerlo durante tiempos de guerra. Sus principales
objetivos son mitigar los efectos de los conflictos armados por razones humanitarias
y limitar el sufrimiento humano durante conflictos armados. El DIH es regido por los
Cuatro Convenios de Ginebra de 1949 y los dos Protocolos de 1977
adicionales.
“Me parece positivo que tantos países de la región se junten a convergir
ideas que podamos utilizar como marco de referencia para llevar de vuelta y adaptar
a las particularidades de cada uno de nuestros países y fuerzas”, comentó a Diálogo
el Mayor Kirk P. Johnson de la Fuerza de Defensa de Jamaica. “El intercambio de
ideas es positivo”, aclaró. “Cada país tiene sus propias experiencias, logros y
desafíos, que son lecciones para los demás.”
Los tres días de conferencia se dividieron entre presentaciones individuales
y paneles conjuntos conformados por integrantes de diferentes países que presentaron
el mismo tema desde diferentes perspectivas.

En ambos casos se discutieron temas desde las políticas actuales en derechos
humanos, las relaciones entre la sociedad civil (incluidos los medios de
comunicación) y las fuerzas del orden –tanto militares como públicas–, el
fortalecimiento de los mecanismos de seguridad regional en las Américas, los efectos
de la corrupción en la protección de derechos humanos, la protección de los DDHH en
zonas fronterizas durante operaciones de mantenimiento de paz, los retos enfrentados
en la actualidad, entre otros.
Con toda la información compartida y lecciones aprendidas, la conclusión fue
la misma: el problema es de todos; tanto las sociedades civiles, como las militares,
los gobiernos, las ONG, las instituciones académicas y las agencias humanitarias
regionales tienen la responsabilidad de educar a sus ciudadanos para instaurar el
concepto de derechos humanos en la sociedad desde la escuela primaria.
Cuando se trata de derechos humanos en el hemisferio occidental, “no todo
[se] vale”, dijo el Coronel Juan Carlos Gómez Ramírez de la Fuerza Aérea colombiana
al discutir las relaciones cívico-militares en una sociedad democrática.
Durante su presentación, el Cnel. Gómez Ramírez enfatizó que la capacitación
es necesaria para un accionar legal: las fuerzas armadas de nuestros países deben
cumplir sus funciones de proteger la sociedad civil bajo un marco de legalidad
absoluto para lograr el apoyo de la misma.
“La victoria está de la mano de quien obtiene el apoyo de la sociedad civil”,
dijo el Coronel Juan Angel Bejarano, director de la Oficina de DIH y DDHH de las
Fuerzas Armadas de Honduras, en referencia a los retos enfrentados durante la
protección de los derechos humanos en derrotar el crimen transnacional.
“No se puede llegar a una solución integral sin capacitación”, agregó Elena
Ambrosi, directora de la oficina de derechos humanos y DIH del ministerio de Defensa
colombiano durante su intervención en un panel sobre los retos en el combate del
terrorismo y grupos armados ilegales.
“No basta con proteger al Estado si no se protege al individuo”, apuntó
Abraham Stein, director del departamento de Defensa y Seguridad Hemisférica de la
secretaría de Seguridad Multidimensional de la Organización de Estados Americanos.
Mario López-Garelli, del Comité Internacional de la Cruz Roja, lo resumió
propiamente: “la capacitación es el enfoque principal en la implementación de los
derechos humanos”.

Los Convenios de Ginebra de 1949 y los Protocolos adicionales de 1977: La Base
Del Derecho Internacional Humanitario
El derecho internacional humano tiene como base cuatro tratados
internacionales que fueron ampliados de sus versiones originales en 1949, tras los
desastres que dejó la segunda guerra Mundial. Las principales protecciones de los
cuatro Convenios de ginebra incluyen:

El I Convenio de ginebra protege, durante la guerra, a los heridos y
enfermos de las fuerzas armadas en campaña, y reconoce los emblemas distintivos
del Comité internacional de la Cruz roja: la cruz roja, la media luna roja y el
cristal rojo (adoptado en 2005).
El II Convenio de ginebra protege, durante la guerra, a los heridos,
enfermos y náufragos de las fuerzas armadas en el mar.
El III Convenio de ginebra se refiere a los prisioneros de guerra, y
define las categorías de personas que tienen derecho a recibir el estatuto de
prisionero de guerra.
El IV Convenio de ginebra protege a las personas civiles, incluso en los
territorios ocupados.

En los 20 años posteriores a la adopción de los convenios, se dio lugar una
evolución de lo que hasta entonces se conocía como guerra, razón por la que se
adoptaron dos protocolos adicionales relacionados con los conflictos armados
internos y los conflictos de liberación nacional de los países.
Iniciativa en derechos humanos del Comando Sur de EE. UU.
La Oficina de Derechos Humanos del Comando Sur de EE. UU. fundó la Iniciativa
de Derechos Humanos en 1997.
Desde entonces, ha servido como ente facilitador y ha patrocinado más de 130
seminarios, conferencias y otros eventos para apoyar los esfuerzos de capacitación
de países occidentales amigos en el establecimiento de derechos humanos y derecho
internacional humanitario en sus sociedades democráticas.
Además de servir de facilitador y apoyo, la iniciativa fomenta el desarrollo
de una cultura institucional apreciable de respeto por los derechos humanos entre
los líderes occidentales de sociedades democráticas y sus fuerzas.
La actividad entró en una etapa de implementación en el año 2003, cuando la
Oficina de Derechos Humanos del Comando Sur se asoció con la organización no
gubernamental costarricense Centro de Estudios, Capacitación y Análisis en Derechos
Humanos, y la designó Secretaría Ejecutiva de Seguimiento.
A la fecha, la Secretaría ha firmado memorandos de cooperación con los
ministerios de defensa de Bolivia, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala,
Honduras, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay, cuando estos comprometieron
a sus fuerzas públicas o de seguridad a las normas de la Iniciativa de Derechos
Humanos.

Share