Honduras entrena especialistas en ayuda humanitaria

Honduras Trains Humanitarian Aid Specialists

Por Iris Amador/Diálogo
octubre 19, 2017

Al menos dos veces al año, el Centro de Adiestramiento Regional de Ayuda Humanitaria (CARAH) de las Fuerzas Armadas de Honduras invita a rescatistas civiles y militares de Centro América y el Caribe, a participar en entrenamientos para mejorar la capacidad de respuesta y ayuda a la población en la eventualidad de una catástrofe. En el curso más reciente, que concluyó a mediados de agosto, graduó a 32 nuevos especialistas de El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. Los países miembros de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC), han suscrito acuerdos para apoyarse profesionalmente, y a la vez fortalecer vínculos de cordialidad. Desde enero Honduras está a cargo de la secretaría general pro tempore de la CFAC por dos años, pero cada país miembro tiene la responsabilidad de ofrecer distintas unidades académicas. De esa manera, cada nación brinda una oferta educativa a los demás. Honduras se especializa en ayuda humanitaria, mientras la República Dominicana se enfoca en derechos humanos, Guatemala en el mantenimiento de paz, El Salvador en el crimen transnacional y Nicaragua en desminado. “CARAH es el centro más nuevo de la CFAC”, explicó a Diálogo el Coronel de Ingeniería D.E.M. del Ejército de Honduras José Luis Mendieta, director del centro y comandante de la Unidad Humanitaria y de Rescate (UHR) de las Fuerzas Armadas de Honduras. “Los entrenamientos son constantes y los soldados están listos para unirse a los esfuerzos de auxilio en toda emergencia”, puntualizó. El centro se creó en enero de 2014 y en tres años ha capacitado a alrededor de 250 personas en prácticas de búsqueda y rescate de víctimas en todo tipo de desastres naturales, así como en contingencias provocadas por el hombre, como incendios o ataques terroristas. “Cuando los oficiales regresan a sus países, se vuelve cada uno en un agente multiplicador porque ellos transmiten lo aprendido a sus compañeros en sus respectivas unidades humanitarias y de rescate”, expresó el Cnel. Mendieta. Cursos integrados Aunque la mayoría de los participantes son oficiales de las fuerzas armadas regionales, el centro de adiestramiento designa ocho de las 32 vacantes en cada curso para miembros del Cuerpo de Bomberos y del Comité Permanente de Contingencias Nacionales (COPECO), a fin de colaborar con las entidades de primera respuesta del país. Tal es el caso de la unidad hondureña de rescate Katrachos USAR (por las siglas en inglés de Search and Rescue, o Búsqueda y Salvamento), compuesta de miembros de COPECO, el Cuerpo de Bomberos y la Policía Militar de Honduras. Horas después de que México fuera sacudido por un terremoto de 7.1 en la escala de Richter, el 19 de septiembre, los Katrachos USAR se movilizaron hacia el país para “prestar asistencia a los hermanos mexicanos”, según anunció el presidente Juan Orlando Hernández. El centro ha separado el entrenamiento en dos cursos integrados de ayuda humanitaria. Ambos son teórico-prácticos e intensivos, y duran cuatro semanas. “Como país anfitrión, Honduras proporciona el alojamiento y alimentación de los invitados” , explicó el Cnel. Mendieta. En el primer curso los oficiales son instruidos en primeros auxilios, evaluación de daños y necesidades y en métodos para el suministro de materiales: agua, medicinas, enseres, productos de higiene básica, así como en ejercicios de rescate acuático en aguas estancadas y abiertas. En el Curso Integrado de Ayuda Humanitaria 2, los participantes reciben instrucción para rescates en espacios confinados así como en estructuras colapsadas, tanto livianas, como de mayor magnitud, con simulacros en construcciones que se levantan para que los militares puedan destruirlas, entrar y salir de ellas con todo su equipo de rescatistas, observando todas las medidas de seguridad. Las pruebas de resistencia en aguas abiertas y rápidas se realizan en La Ceiba, en la costa norte del país, para medir las capacidades de los rescatistas en el río Cangrejal, que tiene rápidos de categoría tres, cuatro y cinco, en el que hasta equipos olímpicos internacionales han entrenado. “Es el río que tiene el mejor caudal en Honduras para estos efectos”, aseguró el Cnel. Mendieta. Preservar vidas Entre los oficiales que tomaron los cursos este año, el Teniente de Ingeniería del Ejército Juan Carlos Reyes Hernández, elemento de la UHR-Honduras desde el 2011, es uno de los mejores. Él ganó el primer lugar en el primer adiestramiento que concluyó en mayo. “Cada curso es complejo y todos son de mucho provecho. No estamos jugando, de eso dependen la vida de las personas. Entrenamos para salvar víctimas. Lo primordial para nosotros es preservar sus vidas”, dijo a Diálogo el Tte. Reyes. “Todas las pruebas son lo más real posible. Se mide nuestro conocimiento, nuestra resistencia y la precisión en los procesos”. El Tte. Reyes fue parte del contingente que hace unos años rescató a unos mineros en el departamento de Choluteca, al sur de Honduras, después de un derrumbe. En 2016, durante una fuerte tormenta, se movilizó con sus compañeros para proteger a la población en peligro en un área de deslizamientos. “No dejaba de llover, pero logramos sacar a los residentes y estabilizar la zona con sacos de arena, colocando lonas en la colina y creando un nuevo desagüe para las corrientes” recordó. Trabajo conjunto El CARAH se prepara para ofrecer un próximo curso de procedimientos estandarizados que ofrecerá a los soldados de las unidades de rescate de la CFAC en octubre. “Tendrá una duración de 45 días y se incorporarán competencias a manera de incentivo”, explicó el Cnel. Mendieta. “Vendrán seis soldados de cada país y en las competencias se medirán capacidades de respuesta”. “Nos actualizamos constantemente”, agregó el Tte. Reyes. “Estamos listos para operar en cualquier desastre natural, en cualquier ambiente, en tierra, en mar, en ríos”. “Los cinco países estamos a la orden. El problema de uno, es el problema de los cinco”, finalizó el Cnel. Mendieta. “Todos estamos dispuestos a servir a uno, y cada uno está dispuesto a servirlos a todos”.
Share