Honduras crea fuerza de policía élite para combatir el crimen organizado

Por Dialogo
febrero 20, 2012



El Gobierno hondureño planea formar una fuerza élite de la policía para luchar contra el crimen organizado e investigar delitos graves que van desde narcotráfico hasta corrupción y asesinato.
Juan Orlando Hernández, presidente del Congreso del país, dio a conocer la nueva agencia el 20 de enero. Informó que los reclutas deberán someterse a un estricto entrenamiento en métodos de investigación y se espera que los miembros de la nueva fuerza observen la disciplina militar y respeten los derechos humanos.
"La policía nacional seguirá existiendo. Sólo habrá una rama independiente con agentes nuevos que lucharán contra ciertos tipos de delitos con énfasis en la investigación criminal", informó Hernández al Congreso. Agregó que mientras se desarrolla la nueva agencia, miembros de la policía nacional serán sometidos a un proceso de selección, nuevamente con la asistencia y asesoramiento de "sectores extranjeros que están dispuestos a apoyarnos".
Hernández señaló que el modelo chileno ha sido altamente elogiado internacionalmente y ha sido un "éxito en varios países".
Las autoridades hondureñas han recurrido a Chile, cuya policía nacional ha incorporado el derecho internacional sobre derechos humanos en el entrenamiento y doctrina policial en virtud de un acuerdo firmado en enero con el Comité Internacional de la Cruz Roja. El acuerdo "demuestra el compromiso de la policía chilena con los derechos humanos", sostuvo Felipe Donoso, jefe de la delegación regional del CICR.

Intensa ola de delincuencia alarma a autoridades hondureñas

El movimiento por parte de las autoridades hondureñas de establecer una fuerza élite de investigación se da en el momento en que el país está siendo golpeado por un alarmante incremento en la actividad de pandillas y narcotráfico y un correspondiente aumento en el número de homicidios. Los narcotraficantes de estados vecinos han ingresado en grandes números al país, alimentando la violencia y la corrupción. La DEA estima que 25 toneladas de cocaína son enviadas a través de Honduras cada mes hacia el norte para los lucrativos mercados de drogas de América del Norte.
Chile no es el único país que se ha comprometido a ayudar a Honduras a combatir la creciente delincuencia. España y Colombia también están asesorando al país, así lo señaló el presidente hondureño Porfirio Lobo en una entrevista con Radio HRN. Estados Unidos está enviando técnicos analistas en seguridad para estudiar los problemas de delincuencia y asesorar sobre estrategias.
Autoridades hondureñas expresaron que Hugo Acero Velásquez, un analista de seguridad colombiano ya está en Tegucigalpa para asesorar al Gobierno en estrategias de lucha contra la delincuencia.
El presidente hondureño se reunió en Miami el 18 de enero con funcionarios de Estados Unidos que aceptaron enviar dos técnicos analistas en seguridad, afirmó el ministro de seguridad hondureño Pompeyo Bonilla.
"Evaluaremos cómo coordinar las acciones entre varios países, como Colombia y Chile, para resolver este problema de seguridad", sostuvo Bonilla en una conferencia de prensa. Y agregó: "Debemos reconocer que tenemos un gran problema, pero también que existe la voluntad para encontrar una solución". El Ministro de Seguridad reconoció que el reto de la delincuencia se ha agravado por la corrupción que carcome las instituciones del Estado.

UNODC: San Pedro Sula es la ciudad más peligrosa de América Latina

Honduras no está sola entre los llamados países del triángulo norte de Centroamérica en ser afectados por la violencia de pandillas y drogas. Guatemala y El Salvador han sufrido olas de delincuencia, gran parte de ellas tras la migración de algunas operaciones de drogas a sus países por cárteles mexicanos.
La tasa de asesinatos de Honduras es ahora de 82,1 por 100 mil habitantes, la más alta del mundo, de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Casi 7 mil homicidios se registraron en 2011, un aumento del 250% en seis años.
San Pedro Sula, la segunda ciudad más grande del país, es más peligrosa que Ciudad Juárez, sostiene un informe emitido por la organización mexicana sin fines de lucro, Consejo de ciudadanos para la seguridad pública y la Justicia penal. Los 1.143 homicidios que San Pedro Sula sufrió el año pasado equivalen a una tasa de 158 asesinatos por cada 100 mil residentes, indicó la organización.
La nueva fuerza de policía propuesta sigue una serie de otras medidas recientes de lucha contra la delincuencia presentadas por el Gobierno de Honduras, incluyendo el permitir la extradición de traficantes acusados y el establecimiento de un programa de protección de testigos para aquellos que suministran información sobre tráfico de drogas y delitos relacionados con la corrupción.
El verano pasado, Lobo desplegó cientos de soldados en las principales ciudades, incluyendo San Pedro Sula y Tegucigalpa, para combatir la violencia criminal y patrullar conjuntamente con la policía en áreas dominadas por las bandas. Lobo indicó que el objetivo era "garantizar la presencia de las autoridades en las áreas más conflictivas".
Se comprometió a "hacer todo lo posible dentro de la ley para reducir la impunidad que nos indigna a todos". El despliegue militar siguió al despido de cuatro comandantes de policía, después de que cuatro policías acusados de asesinato fueron liberados. El Congreso hondureño aprobó una legislación para desplegar el ejército por un plazo más largo.
"Esta legislación permitirá a las fuerzas armadas asumir funciones de policía a fin de hacer frente a la delincuencia organizada y a los traficantes de drogas que operan en todo el país", sostuvo el congresista Oswaldo Ramos, miembro del partido conservador gobernante de Honduras. Autoridades de Honduras afirmaron que el despliegue temporal anterior de los militares para apoyar a la policía dio lugar a una caída del 36 por ciento en homicidios.
La pestilencia de la corrupcion en colombia,siempre afecta a los inocentes y mas serios...
Atte: silvio figueroa lopez,social-comunista cristiano,cartagena,colombia.
Share