Honduras inicia 2017 con destrucción de tres pistas clandestinas

Desde su creación, FUSINA ha desmantelado 143 áreas clandestinas de aterrizaje.
Kay Valle/Diálogo | 21 febrero 2017

Amenazas Transnacionales

En 2017, autoridades de FUSINA desmantelaron tres ACA utilizadas para el trasiego de drogas. De 2014 a 2016, fueron deshabilitadas 140 zonas más. (Foto: FUSINA)

La lucha que Honduras mantiene contra el crimen organizado tiene el firme propósito de reducir el trasiego de estupefacientes. El comienzo de un nuevo año da continuidad a ese propósito. Sólo en enero, la Fuerza de Seguridad Interinstitucional (FUSINA) inhabilitó tres pistas para aeronaves utilizadas por estructuras criminales.

Las Áreas Clandestinas de Aterrizaje (ACA) son espacios en zonas remotas y de poca infraestructura acondicionados por el crimen organizado para ingresar droga por vía aérea, informó el Teniente Coronel Santos Nolasco, portavoz de FUSINA. “En los primeros días de operaciones del 2017 la fuerza inhabilitó tres ACA, una ubicada en la aldea del Tapón de Oro, otra ubicada en el municipio de Baracoa y la tercera en el municipio de Brus Laguna, todos estos lugares en la zona atlántica del país”, agregó.

Edgardo Mejía, analista de seguridad y catedrático de la Universidad Nacional de la Policía de Honduras, consideró que la destrucción de este tipo de pistas representa la voluntad de FUSINA para enfrentar a colaboradores del crimen organizado.

“La destrucción de estas zonas es una clara demostración de la preparación operacional de los ejecutores de justicia en Honduras y evidencia la voluntad del gobierno para hacer frente a las acciones del crimen organizado y al narcotráfico internacional”, dijo. “Los resultados a la vista pueden medirse por las incautaciones de droga, bienes expropiados, personas procesadas por actividades ilícitas y otras acciones de impacto contra estas actividades”.

Durante los tres años de funcionamiento de FUSINA las autoridades deshabilitaron 54 ACA en 2014; 60 en 2015; 26 en 2016 y tres en lo que lleva 2017. Además, los militares decomisaron más de 15.000 kilos de cocaína; casi 132.000 libras de marihuana y más de US$15 millones en efectivo.

Tecnología y estrategias

Para FUSINA, según el Tte. Cnel. Nolasco, destruir las ACA representa la disminución de la posibilidad del ingreso de droga por vía aérea al territorio hondureño.

“La mayor parte de las pistas están construidas en sectores de topografía plana y aislados de los centros poblacionales. Estas varían en tamaños desde 15 metros de ancho por 1.000 metros de largo, hasta 20 metros de ancho por dos kilómetros de largo. Para destruir una zona de aterrizaje hacemos hasta seis detonaciones, que producen cráteres de unos cinco metros de profundidad”, explicó el Tte. Cnel. Nolasco.

Por las características geográficas de las ACA, los grupos criminales que transportan la droga utilizan de preferencia aviones monoplazas. Este tipo de aeronaves pueden adquirirse con facilidad, son de materiales ultraligeros y económicos y tienen una capacidad de carga de hasta 250 kilos.

La mayoría de las pistas clandestinas son detectadas en la zona de la Mosquitia hondureña, un lugar vulnerable por su topografía y aislamiento de los centros poblacionales. (Foto: FUSINA)

El Tte. Cnel. Nolasco aclaró que una vez que los agentes de la fuerza inhabilitan una pista, sus equipos de vigilancia supervisan el área de manera permanente para que los criminales no la reconstruyan. “Cuando son áreas lejanas, la vigilancia es por medio de tecnología”, dijo.

Para el analista Mejía, el combate del gobierno es contra una plataforma criminal que cuenta con enormes recursos económicos y logísticos, con un claro enfoque para saturar al país con droga.

“Al enfrentar ese problema, con esa disparidad de recursos, el Estado refleja una gran voluntad política e institucional de dar resultados positivos en el combate contra el narcotráfico”.

Acciones preventivas

El Tte. Cnel. Nolasco comentó a Diálogo que el trasiego disminuyó de forma notable en los países del Triángulo Norte después que Honduras estableciera escudos terrestres, aéreos y marítimos en el marco de la Operación Morazán.

Además de localizar aeronaves pequeñas, la fuerza también bloqueó otros transportes. “Encontramos droga en mini submarinos, oculta en cargamentos de embarcaciones de gran calado, transportada en pequeñas cantidades por personas y en el interior de animales vivos como ganado vacuno, en automóviles, y la más inusual, en botes de miel, que tenían un fondo falso lleno de cocaína. Este decomiso tuvo lugar en la frontera con Guatemala”, dijo el Tte. Cnel. Nolasco.

En la opinión de Mejía, las autoridades aplicarán medidas extraordinarias para reforzar la prevención. “Como primer paso, debemos implementar una estrategia a nivel judicial, que permitirá al Estado expropiar esas zonas utilizadas como pistas clandestinas. El segundo paso es la construcción de cuarteles militares y policiales en esos terrenos recuperados. Como tercer paso, la realización de operaciones permanentes para crear una zona de exclusión en Gracias a Dios, Guanaja y Trujillo”, recomendó.

La destrucción de las ACA es una misión permanente, ya que la criminalidad es una amenaza constante para Honduras, según declaró el Tte. Cnel. Nolasco. “El éxito radica en el trabajo conjunto entre instituciones y países amigos”.

La política de Estado que refleja FUSINA permite optimizar los recursos y recibir el apoyo de las naciones amigas. “El Comando Sur de los EE. UU. es uno de nuestros principales aliados en el combate al narcotráfico”, concluyó el Tte. Cnel. Nolasco.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 46
Cargando las Conversaciones