La policía hondureña y las Fuerzas Armadas cooperan en la lucha contra el crimen organizado

Por Dialogo
marzo 28, 2014



La policía de Honduras y las fuerzas militares están cooperando para capturar a 150 líderes de pandillas criminales y mejorar la seguridad pública, informaron las autoridades.
Las fuerzas de seguridad están trabajando en conjunto para cumplir el compromiso del Presidente Juan Orlando Hernández de "tolerancia cero" para la delincuencia.
Las Fuerzas Armadas y la policía comparten información acerca de las pandillas criminales, como por ejemplo, las actividades ilegales a las que se dedican, en qué regiones operan, y quiénes son sus líderes, dijeron las autoridades. Entre las pandillas que las fuerzas de seguridad siguen, están la Mara Salvatrucha, también conocida como MS-13, Barrio 18, y Los Cachiros.
Estas pandillas están involucradas en el narcotráfico doméstico, homicidio, tráfico de personas, extorsión, secuestro y otras empresas criminales. También forman alianzas con organizaciones criminales transnacionales, como el Cártel de Sinaloa y Los Zetas. Las pandillas locales ayudan a transportar drogas para grupos más grandes del crimen organizado.
La policía de Honduras y las fuerzas militares trabajan en conjunto para acabar con grupos del crimen organizado, principalmente mediante la información compartida.

Una estrategia coordinada

“Tanto el ejército como la policía trabajan de la mano como parte de una estrategia de inteligencia compartida para acabar con los líderes de los Maras, Barrio 18 y Los Cachiros,” informó el Coronel Germán Alfaro Escalante, sub-comandante de la Policía Militar del Orden Público (PMOP).
El gobierno ha proporcionado recursos adicionales a la PMOP y a un grupo de agentes de la policía militar conocido como los “Tigres”. Se lanzaron ambos grupos en el otoño del 2013. Juntos, el PMOP y los Tigres tienen cerca 10.000 agentes de la policía militar y soldados. Muchos de estos agentes patrullan las calles de Tegucigalpa y San Pedro Sula.

Luchando contra una ‘cultura de impunidad’

Las fuerzas hondureñas de seguridad luchan contra una “cultura de impunidad” que se ha desarrollado entre las pandillas, dijo Raúl Pineda Alvarado, analista de seguridad establecido en Tegucigalpa.
“En la actualidad tenemos más de 33.000 miembros de pandillas que trafican droga y personas hacia dentro y fuera del país,” afirmó Alvarado. “Esto es más que en Guatemala y Nicaragua y de muchas maneras se están fortaleciendo con ganancias anuales por más de $15 mil millones de dólares.”
Las organizaciones delictivas transnacionales que operan en Honduras transportan cerca del 80 por ciento de sus drogas por mar, y el resto por aire y rutas terrestres, dijeron las autoridades. Los operarios de tráfico de drogas y miembros de pandillas que trabajan con ellos son responsables de la mayor parte de la violencia en el país.
Desde el 2010, el Cártel de Sinaloa, Los Zetas y otras organizaciones delictivas transnacionales han utilizado los puertos de la zona norte de Honduras para transportar drogas. Con la ayuda de las pandillas locales, operarios del crimen organizado cargan las drogas en los barcos, que luego las llevan a México, Estados Unidos y Europa.

Líderes de pandillas como objetivos

Las fuerzas hondureñas de seguridad han capturado a varios líderes y operarios de pandillas en meses recientes.
Por ejemplo, el 15 de junio del 2014, la policía en Tegucigalpa capturó a seis miembros de Los Talibanes, una pandilla local. El 20 de febrero, la policía en San Luis, Comayagua, dio muerte a José Jerónimo Espinoza Zúñiga, presunto líder de El Talibán. Era conocido como “El Chombo".
Las capturas y muertes de líderes de las pandillas están teniendo un impacto positivo, dijeron las autoridades.
“Desde el lanzamiento del PMOP en octubre del año pasado, hemos reducido los niveles de homicidios de tres a uno por día, y desde principios de febrero hemos desmantelado 18 pandillas criminales,” dijo Escalante.
Las fuerzas de seguridad ponen especial énfasis en la identificación y captura o muerte de los líderes de las pandillas.
Existen 4.000 tropas del PMOP y 5.300 Tigres que están listos para acabar con 150 líderes de pandillas en todo el país. “Se ha reclutado y seleccionado estrictamente a policías para apoyar a los Tigres, quienes han sido especialmente entrenados en recabar inteligencia,” indicó Escalante.
Las fuerzas de seguridad solicitan la ayuda del público.
En febrero del 2014, el gobierno ofreció una recompensa de 250.000 Lempiras ($13.000 USD) a quien proporcionara información que condujera al paradero de varios miembros de la pandilla criminal Espinoza. Se sospecha que los miembros de la pandilla han asesinado a más de 30 personas, incluyendo seis agentes de la policía en la parte central de Honduras.

Uso de tecnología para luchar contra el crimen organizado

Además de obtener información de personas que cumplen con la ley para rastrear a miembros de las pandillas, las fuerzas de seguridad deben utilizar la tecnología para luchar contra pandillas y organizaciones delictivas transnacionales, según Alvarado, el analista de seguridad.
Las autoridades están haciendo exactamente eso. A finales del 2013, el expresidente Porfirio Lobo anunció la compra de $30 millones en radares para detectar aviones que ingresan trayendo cargas de drogas.
“Necesitamos infundir una sensación de miedo en (los narcotraficantes) de manera que cada vez les sea más difícil traficar armas y drogas a México y a EE.UU.” sostuvo Alvarado.
En comentarios a la prensa local, Presidente Hernández dijo: “Aquí nadie puede entrar al país como si fuera tierra de nadie… ésta no es tierra de narcotraficantes y este no es un país para aquellos que buscan impunidad… aquí hay hombres y mujeres decentes que desean vivir en paz y tranquilidad".
El presidente hondureño busca una mayor cooperación con México y EE.UU. para luchar contra la violencia en Centroamérica. Parte de ese esfuerzo implica extraditar a personajes del crimen organizado que son buscados en México y en EE.UU.
El 14 de enero del 2014, la Suprema Corte de Honduras anunció que estaba procesando solicitudes para extraditar a cinco presuntos miembros del crimen organizado a México y a EE.UU.


Share