Fuerzas Armadas hondureñas abren el camino para un aumento del turismo

Honduran Armed Forces Pave the Way for a Boost in Tourism

Por Dialogo
abril 30, 2015





Honduras se enorgullece de tener la escritura más extensa de la civilización Maya: 1.800 jeroglíficos individuales en la Escalinata de los Jeroglíficos en Copán, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1980. Esta obra de arte en alto relieve que los antiguos mayas crearon en Copán es insuperable en el mundo Maya.

Lo que Honduras no tenía hasta marzo era un aeropuerto donde los turistas interesados en visitar las ruinas pudieran aterrizar. Ahora lo tienen, gracias al arduo trabajo de las Fuerzas Armadas de Honduras.

El nuevo Aeropuerto Río Amarillo ya abrió sus puertas. Construido por el Primer Batallón de Ingenieros, bajo la dirección del Coronel José Hilario Leiva, este aeropuerto está ubicado a 20 minutos del Parque Arqueológico de las Ruinas de Copán, en el departamento de Yoro. Su construcción comenzó en el 2014, requirió una inversión de US$4 millones y fue finalizado tras ocho meses de trabajo.

La pista de aterrizaje de concreto hidráulico del aeropuerto mide 1.400 metros de largo y además cuenta con amortiguadores adicionales de 150 metros a cada lado. “La pista de aterrizaje tiene una capacidad para recibir aviones de 40 a 50 pasajeros”, explicó el Mayor de Ingeniería Óscar Soler Soto, encargado de la obra.

Conectando diferentes regiones gracias a mejoras en la infraestructura


“Este es solamente el primero de varios sitios en los cuales estaremos mejorando la infraestructura”, manifestó el presidente Hernández en su discurso inaugural del aeropuerto el 10 de marzo. “Estas obras irán de la mano de la construcción y reparación de carreteras”.

Hernández ha abogado por la construcción del aeropuerto al menos desde el 2007, cuando era diputado y presentó un proyecto de ley para declarar la “Ruta Lenca” una prioridad nacional. Esta ruta tiene una extensión de 123 km y conecta a Santa Rosa de Copán con La Esperanza, en el departamento de Intibucá, y por ella llegan los turistas para disfrutar de pintorescas aldeas, arquitectura colonial del siglo XVII y coloridos mercados repletos de cerámicas de barro y artesanías textiles realizadas por miembros de uno de los grupos indígenas más grandes de Honduras, los Lencas.

El aeropuerto conectará tanto la Ruta Lenca y la Ruta Maya con Roatán, la más grande de las Islas de la Bahía, un archipiélago hondureño en el mar Caribe, para incrementar el turismo entre el departamento insular y el resto del país. Las islas han sido desde hace mucho tiempo destinos populares para turistas de todas partes del mundo, especialmente aquellos interesados en realizar buceo de primera calidad, pero no existía acceso directo a las ruinas mayas desde las islas.

“El aeropuerto conecta el triángulo”, afirmó el analista y columnista Juan Ramón Martínez en referencia a la Ruta Lenca, la Ruta Maya y Roatán. “Los ingenieros militares realizaron un gran trabajo, trabajaron sin cesar para que el aeropuerto estuviera terminado y funcionando lo antes posible. Facilitará el movimiento de gente. Mientras que un turista antes elegía un solo destino, para evitar cambiar la comodidad por preparativos de viaje más engorrosos, ahora pueden visitar dos o tres lugares en un día, si así lo desean. Esto fue posible gracias a la colaboración entre el gobierno y las Fuerzas Armadas”.

“El trabajo de los integrantes del Batallón de Ingenieros fue fundamental. Como el Batallón de Ingenieros realizó el proyecto, le ahorró al país más del 35% de lo que hubiera costado construirlo con una empresa privada externa”, añadió Emilio Silvestri, director del Instituto Hondureño de Turismo. Silvestri realizó un vuelo de prueba de 50 minutos entre Tegucigalpa, la capital del país, y Río Amarillo.

La comunidad aguarda con ansias los beneficios del aeropuerto


Ahora que el aeropuerto abrió sus puertas, mucha más gente podrá volar entre varias ciudades y otros destinos. Los residentes locales están entusiasmados por el impacto social positivo que el aeropuerto generará.

“Para nosotros, esta pista representa el despegue que hemos estado esperando, en términos económicos, comerciales y sociales, dado que ahora podremos establecer vínculos con personas de países amigos que vengan a visitarnos”, manifestó el alcalde de Santa Rita, Sergio Portillo.

CM Airlines y Transportes Aéreos de Guatemala fueron las dos primeras empresas de transporte de pasajeros en solicitar permiso para operar desde el aeropuerto y para volar desde y hacia Tegucigalpa, así como también desde San Pedro Sula y Roatán, con una frecuencia de tres veces a la semana.

La misma semana que se finalizó la construcción de Río Amarillo, las Fuerzas Armadas recogieron sus maquinarias de Copán y se dirigieron a Tela para reconstruir esa pista. Tela es un puerto en el Caribe a donde la gente acude en masa todo el año por sus interminables playas de arena blanca y palmeras. En Tela, ingenieros militares están ampliando la deteriorada pista aérea en 500 metros para que la misma tenga un total de 1.600 metros. Al igual que lo hicieron en Copán, construirán un terminal, hangares y una zona de estacionamiento, además de la pista de aterrizaje.

Se construirán más aeropuertos


El trabajo del Primer Batallón de Ingenieros va más allá del aeropuerto. Los ingenieros tienen contingentes trabajando en proyectos en cada parte de Honduras. Estos esfuerzos incluyen la construcción de un aeropuerto en Choluteca, en la región sur del país; un aeropuerto en Catacamas, ubicado al este del país; y otro en Trujillo, en la costa norte. En abril, las Fuerzas Armadas finalizaron un aeropuerto en Celaque, en el departamento de Lempira.

Los ingenieros militares están trabajando duro para cumplir con la visión del presidente Hernández de mejorar la infraestructura de transporte del país.

“Alcanzaremos nuestro sueño de estar al frente en toda la región”, manifestó el presidente Hernández antes de la ceremonia inaugural en Copán.

Ya se pueden apreciar los beneficios que implican estos proyectos. Por ejemplo, la pista de aterrizaje en Copán incrementará drásticamente el flujo de visitantes en lo que queda del 2015.

“Esperamos un influjo de 180.000 turistas desde Europa, Estados Unidos, México y Centroamérica”, comentó Silvestri a los periodistas. Eso será “casi el doble de los que recibimos anualmente en Copán”.




Honduras se enorgullece de tener la escritura más extensa de la civilización Maya: 1.800 jeroglíficos individuales en la Escalinata de los Jeroglíficos en Copán, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1980. Esta obra de arte en alto relieve que los antiguos mayas crearon en Copán es insuperable en el mundo Maya.

Lo que Honduras no tenía hasta marzo era un aeropuerto donde los turistas interesados en visitar las ruinas pudieran aterrizar. Ahora lo tienen, gracias al arduo trabajo de las Fuerzas Armadas de Honduras.

El nuevo Aeropuerto Río Amarillo ya abrió sus puertas. Construido por el Primer Batallón de Ingenieros, bajo la dirección del Coronel José Hilario Leiva, este aeropuerto está ubicado a 20 minutos del Parque Arqueológico de las Ruinas de Copán, en el departamento de Yoro. Su construcción comenzó en el 2014, requirió una inversión de US$4 millones y fue finalizado tras ocho meses de trabajo.

La pista de aterrizaje de concreto hidráulico del aeropuerto mide 1.400 metros de largo y además cuenta con amortiguadores adicionales de 150 metros a cada lado. “La pista de aterrizaje tiene una capacidad para recibir aviones de 40 a 50 pasajeros”, explicó el Mayor de Ingeniería Óscar Soler Soto, encargado de la obra.

Conectando diferentes regiones gracias a mejoras en la infraestructura


“Este es solamente el primero de varios sitios en los cuales estaremos mejorando la infraestructura”, manifestó el presidente Hernández en su discurso inaugural del aeropuerto el 10 de marzo. “Estas obras irán de la mano de la construcción y reparación de carreteras”.

Hernández ha abogado por la construcción del aeropuerto al menos desde el 2007, cuando era diputado y presentó un proyecto de ley para declarar la “Ruta Lenca” una prioridad nacional. Esta ruta tiene una extensión de 123 km y conecta a Santa Rosa de Copán con La Esperanza, en el departamento de Intibucá, y por ella llegan los turistas para disfrutar de pintorescas aldeas, arquitectura colonial del siglo XVII y coloridos mercados repletos de cerámicas de barro y artesanías textiles realizadas por miembros de uno de los grupos indígenas más grandes de Honduras, los Lencas.

El aeropuerto conectará tanto la Ruta Lenca y la Ruta Maya con Roatán, la más grande de las Islas de la Bahía, un archipiélago hondureño en el mar Caribe, para incrementar el turismo entre el departamento insular y el resto del país. Las islas han sido desde hace mucho tiempo destinos populares para turistas de todas partes del mundo, especialmente aquellos interesados en realizar buceo de primera calidad, pero no existía acceso directo a las ruinas mayas desde las islas.

“El aeropuerto conecta el triángulo”, afirmó el analista y columnista Juan Ramón Martínez en referencia a la Ruta Lenca, la Ruta Maya y Roatán. “Los ingenieros militares realizaron un gran trabajo, trabajaron sin cesar para que el aeropuerto estuviera terminado y funcionando lo antes posible. Facilitará el movimiento de gente. Mientras que un turista antes elegía un solo destino, para evitar cambiar la comodidad por preparativos de viaje más engorrosos, ahora pueden visitar dos o tres lugares en un día, si así lo desean. Esto fue posible gracias a la colaboración entre el gobierno y las Fuerzas Armadas”.

“El trabajo de los integrantes del Batallón de Ingenieros fue fundamental. Como el Batallón de Ingenieros realizó el proyecto, le ahorró al país más del 35% de lo que hubiera costado construirlo con una empresa privada externa”, añadió Emilio Silvestri, director del Instituto Hondureño de Turismo. Silvestri realizó un vuelo de prueba de 50 minutos entre Tegucigalpa, la capital del país, y Río Amarillo.

La comunidad aguarda con ansias los beneficios del aeropuerto


Ahora que el aeropuerto abrió sus puertas, mucha más gente podrá volar entre varias ciudades y otros destinos. Los residentes locales están entusiasmados por el impacto social positivo que el aeropuerto generará.

“Para nosotros, esta pista representa el despegue que hemos estado esperando, en términos económicos, comerciales y sociales, dado que ahora podremos establecer vínculos con personas de países amigos que vengan a visitarnos”, manifestó el alcalde de Santa Rita, Sergio Portillo.

CM Airlines y Transportes Aéreos de Guatemala fueron las dos primeras empresas de transporte de pasajeros en solicitar permiso para operar desde el aeropuerto y para volar desde y hacia Tegucigalpa, así como también desde San Pedro Sula y Roatán, con una frecuencia de tres veces a la semana.

La misma semana que se finalizó la construcción de Río Amarillo, las Fuerzas Armadas recogieron sus maquinarias de Copán y se dirigieron a Tela para reconstruir esa pista. Tela es un puerto en el Caribe a donde la gente acude en masa todo el año por sus interminables playas de arena blanca y palmeras. En Tela, ingenieros militares están ampliando la deteriorada pista aérea en 500 metros para que la misma tenga un total de 1.600 metros. Al igual que lo hicieron en Copán, construirán un terminal, hangares y una zona de estacionamiento, además de la pista de aterrizaje.

Se construirán más aeropuertos


El trabajo del Primer Batallón de Ingenieros va más allá del aeropuerto. Los ingenieros tienen contingentes trabajando en proyectos en cada parte de Honduras. Estos esfuerzos incluyen la construcción de un aeropuerto en Choluteca, en la región sur del país; un aeropuerto en Catacamas, ubicado al este del país; y otro en Trujillo, en la costa norte. En abril, las Fuerzas Armadas finalizaron un aeropuerto en Celaque, en el departamento de Lempira.

Los ingenieros militares están trabajando duro para cumplir con la visión del presidente Hernández de mejorar la infraestructura de transporte del país.

“Alcanzaremos nuestro sueño de estar al frente en toda la región”, manifestó el presidente Hernández antes de la ceremonia inaugural en Copán.

Ya se pueden apreciar los beneficios que implican estos proyectos. Por ejemplo, la pista de aterrizaje en Copán incrementará drásticamente el flujo de visitantes en lo que queda del 2015.

“Esperamos un influjo de 180.000 turistas desde Europa, Estados Unidos, México y Centroamérica”, comentó Silvestri a los periodistas. Eso será “casi el doble de los que recibimos anualmente en Copán”.
Me gusta esta noticia sobre mi pais Honduras.
pero tenemos una denuncia de corrupción en nuestro pais como hace mucho tiempo no se tenia, y no veo noticias relacionadas con el escandolo del IHSS.
espero brinden cobertura.
gracias
Share