Fuerza Aérea de Honduras, 86 años de servicio

Veterana de la Segunda Guerra Mundial, la Fuerza Aérea de Honduras continúa fiel a su misión de salvaguardar el espacio aéreo hondureño.
Kay Valle/Diálogo | 14 junio 2017

Capacitación y Desarrollo

Para transportar pacientes por vía aérea, la FAH cuenta con dos aviones Cessna 208 Grand Caravan, donados por el Gobierno de los Estados Unidos. (Foto: Fuerza Aérea de Honduras)

El despegue de la aviación en Honduras comenzó en 1921 con la adquisición del primer avión de guerra. La era como escuela de aviación militar inició en 1931, cuando fue creada como ministerio de Marina y Aviación.

“La historia de la institución es gloriosa y la aviación de combate de la Fuerza Aérea de Honduras (FAH), comenzó en 1936. El conflicto de la Segunda Guerra Mundial, impulsó la compra de más aviones que servirían para sobrevolar las costas del Pacífico y del Atlántico”, dijo a Diálogo el Coronel (DEM) de la Fuerza Aérea de Honduras José Luis Sauceda Sierra, comandante general de la FAH.

Los aeródromos eran más comunes, porque la infraestructura de carreteras era poca. Por eso las funciones de la FAH se diversificaron y aumentó el reconocimiento de las fronteras por medio de los patrullajes, ya que Honduras se integró a la guerra contra el eje alemán. “Desde 1942 hasta 1944, los patrullajes aéreos realizados con los Stinson F2 se incrementaron a tres veces al día. El 24 de julio de 1942 se detectó un submarino que los elementos de la FAH atacaron con bombas”, dijo a Diálogo el Capitán retirado de la Fuerza Aérea de Honduras Jurgen Hesse Joya, historiador del Museo del Aire de Honduras. “Este enfrentamiento convirtió a Honduras en el único país centroamericano que participó en un combate de la Segunda Guerra Mundial”, aseguró.

Desarrollo sostenido

Edgardo Mejía, analista de seguridad y catedrático de la Universidad de la Policía Nacional, dijo a Diálogo que si bien la FAH es la rama más pequeña de las Fuerzas Armadas, desde su fundación ha tenido un desarrollo sostenido y constante. “La formación de su personal y en las especialidades de manejo de naves de ala rotatoria, ala fija, pilotos de combate, mantenimiento de aviones, de radares, inteligencia aérea, además de otras acciones, han mejorado el apresto operacional de la institución”, expresó.

Para él, la FAH tuvo épocas de oro todas dignas de resaltar. La primera ocurrió en 1977 cuando tuvo un avance; del turbo hélice pasó a la era del jet con la adquisición de los F86 y luego de los A37B Dragonfly, aún activos. Luego, en 1983, fue creado el Escuadrón de Defensa Aérea, lo que permite que exista un escudo aéreo que es parte del combate al crimen organizado internacional.

“La última [etapa] surge de la necesidad de sentar las bases de lo que es hoy la Escuela de Capacitación de Mandos Intermedios. Y por supuesto, el logro más significativo ha sido la adquisición de los F5”, puntualizó Mejía.

Igualdad de género

Para ingresar a la FAH los jóvenes deben ser mayores de 18 años y no hay diferencia de género. Esto significa que las ramas de estudio para cadete de vuelo, oficial técnico o seguridad aérea, están abiertas a elección. “Desde 1996 se comenzó a recibir estudiantes mujeres y la FAH se convirtió en la primera academia aérea de Centroamérica en abrirles el ingreso. Actualmente hay un total de 198 estudiantes. De ellos, 23 son mujeres”, dijo el Cnel. Sauceda.

Un T27 Tucano sobrevuela las regiones montañosas de Honduras. Este avión sirve como entrenador de los cadetes de la academia de aviación con sede en la Base Aérea “José Enrique Soto Cano”. (Foto: Fuerza Aérea de Honduras)

Los jóvenes que ingresan obtendrán al final de cuatro años la licenciatura en Ciencias Aeronáuticas, y el grado militar de subteniente con la especialidad elegida. “Los que eligen cadete de vuelo al final serán pilotos de la FAH”, afirmó. Estos jóvenes podrán ejercer su profesión en cualquiera de las cuatro bases de FAH.

En la Base “Hernán Acosta Mejía”, en Tegucigalpa, están asignados el escuadrón de transporte, Helicópteros y VIP y el escuadrón presidencial. En la Base “Enrique Soto Cano”, en Comayagua, se ubican la Escuela Militar de Aviación y el Escuadrón de Oficiales. En la ciudad de la Lima está la Base “Armando Escalón Espinal”, fundada en 1969 como Comando Norte. La Base “Héctor Caraccioli Moncada” ubicada en La Ceiba Atlántida, es sede de los aviones supersónicos F5E y F5F.

Trabajos de rescate y apoyo

La adquisición de helicópteros es también de los logros importantes a destacar, ya que con ellos se apoya a la ciudadanía e instituciones que envían ayuda, sobre todo a zonas afectadas por desastres naturales. La entrega de víveres en zonas aisladas por inundaciones, el rescate de personas extraviadas, además de los patrullajes, localización de zonas dañadas por tala ilegal, la extracción de objetos que son patrimonio cultural y la ubicación de áreas clandestinas de aterrizaje son tareas cotidianas para la FAH.

Otro de los trabajos que resaltó el Cnel. Sauceda es el combate a incendios forestales. El más reciente ocurrió en Tegucigalpa en marzo de 2017. El incendio consumió más de 200 hectáreas de bosque de pinos. La FAH desplazó varios helicópteros para combatirlo. Durante tres días mantuvieron el apoyo a los bomberos, hasta extinguirlo.

El rescate aéreo es otra labor que realiza la FAH. Mientras se realizaba esta entrevista, el Cnel. Sauceda recibió una solicitud urgente para iniciar la búsqueda de dos ciudadanos hondureños y uno italiano que fueron reportados desaparecidos en el mar Caribe. La FAH inició de inmediato la búsqueda, localizó a los náufragos a pocas horas de iniciado el rastreo, y procedió con las labores de rescate.

Alas para la Salud

En 1962 FAH inició “Alas para la salud”, un programa que fue creado para el traslado de pacientes, civiles y militares con emergencias médicas. El traslado hacia los centros hospitalarios lo hacen los directores de los mismos y no es sólo para las zonas donde no hay acceso, sino para todo el país.

“Para realizar esta misión, la FAH cuenta con dos aviones Cessna 208 Grand Caravan, donados por el Gobierno de los Estados Unidos, con un valor de US$ 4 millones. Los médicos y enfermeros pertenecen a la FAH. Están especializados en transportar pacientes por vía aérea, donde las condiciones son diferentes a las terrestres”, expresó el Cnel. Sauceda.

“Década a década, la FAH va renovándose como institución. Las alianzas con las fuerzas aéreas de América son productivas; además ofrece a los jóvenes un lugar donde profesionalizarse, demostrar el amor a la patria y servir a la ciudadanía”, concluyó el comandante de la Fuerza Aérea de Honduras.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 11
Cargando las Conversaciones