Guyana registra aumento en tráfico de drogas tras medidas severas en Colombia

Guyana cuenta con la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (CBSI, por sus siglas en inglés), financiada por los Estados Unidos, para aliviar el impacto de las severas medidas impulsadas por Colombia contra las drogas, que han empujado a los traficantes a explotar nuevas rutas y mercados de altos márgenes para la cocaína.
Denis Chabrol | 25 marzo 2013

Georgetown es la capital de Guyana, un país escasamente poblado que abarca 83,000 millas cuadradas y es la única república angloparlante en Sudamérica. [Larry Luxner]

GEORGETOWN, Guyana — Guyana cuenta con la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (CBSI, por sus siglas en inglés), financiada por los Estados Unidos, para aliviar el impacto de las severas medidas impulsadas por Colombia contra las drogas, que han empujado a los traficantes a explotar nuevas rutas y mercados de altos márgenes para la cocaína.

James Singh, director de la Unidad Antinarcóticos de Aduanas de Guyana (CANU, por sus siglas en inglés), dijo que las lanchas rápidas y la moderna tecnología que ofrece ese programa ayudarán a detener a los traficantes.

“Guyana se ha venido beneficiando del entrenamiento por medio de la CBSI para fortalecer sus unidades policíacas y enfrentar el tráfico de drogas y otras amenazas”, dijo Singh, y agregó que los narcotraficantes están dirigiéndose a destinos lucrativos y menos riesgosos en África y Asia, dejando los países más vigilados, como el Reino Unido, Canadá y Estados Unidos.

En noviembre pasado, autoridades malayas interceptaron cocaína por un valor de 7.1 millones de dólares en latas cerradas de leche de coco que habían sido enviadas desde Guyana. Ese mismo mes, agentes de la CANU descubrieron 233 kilos de cocaína oculta en un cargamento de detergente en polvo destinado a Nigeria, en la parte occidental de África. El mes siguiente, un guyanés que intentó enviar a China 327 kilos de cocaína en comida para pescados se declaró culpable de contrabando y fue sentenciado a cuatro años de prisión.

Autoridades confiscan cocaína por 21 millones de dólares en 2012

Singh dijo que los traficantes eligen estos destinos emergentes porque prefieren perder las pequeñas cantidades de drogas que se confiscan allí en lugar de las grandes cantidades que se confiscan en Norteamérica o Gran Bretaña.

“Se trata de mercados nuevos y emergentes y de quién ofrece el mejor precio. Los cargamentos de muchas toneladas son los que Estados Unidos suele interceptar, pero en otras áreas se ven cargamentos más pequeños, porque se puede ganar más dinero y se reduce el riesgo al mandar cargamentos más pequeños”, explicó el funcionario. “Es fácil perder 50 kilos en comparación con, por ejemplo, 500 o 5,000 kilos, y la ganancia es mucho mayor”.

En 2012, de acuerdo con estadísticas del gobierno, las autoridades guyanesas incautaron cocaína por un valor de 21 millones de dólares en aeropuertos y puertos marítimos. En Guyana, un kilo de cocaína cuesta sólo 5,000 dólares, mientras que ese mismo kilo puede valer 30,000 dólares en Nueva York, 120,000 dólares en China y 200,000 dólares en Australia.

El Informe sobre la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos 2013 del Departamento de Estado de Estados Unidos ofrece una imagen desoladora del gran reto que enfrenta Guyana.

“Los traficantes son atraídos por los puertos poco vigilados del país, pistas aéreas remotas, intrincada red fluvial, fronteras terrestres porosas y poca capacidad en el sector de seguridad”, indica el informe. “Los contrabandistas también atraviesan las fronteras terrestres con Brasil, Venezuela y Surinam. La cocaína a menudo se oculta en productos legítimos y se contrabandea por medio de barcos comerciales, transporte aéreo, mensajeros o servicios postales”.

Barcos pesqueros maniobran entre los manglares en la costa norte de Guyana, una nación remota que es usada cada vez más como punto de tránsito por narcotraficantes colombianos. [Larry Luxner]

Pistas aéreas clandestinas y registros falsos

El comodoro Gary Best, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Guyana, dijo que las lanchas rápidas financiadas por la CBSI ayudarán a los Guardacostas de Guyana a interceptar drogas procedentes de Colombia a través de Venezuela.

Explicó además que las Fuerzas de Defensa han empezado a balancear su personal y recursos materiales para ofrecer mejor inteligencia y soporte operativo a la CANU y la policía. Las leyes guyanesas prohíben a los soldados realizar operaciones civiles por cuenta propia.

En octubre pasado, las autoridades descubrieron un avión con registro de Ecuador en una pista aérea clandestina cerca de la frontera de Guyana con Brasil. Cuando el Cessna 421 despegó, el piloto brasileño siguió un plan de vuelo que lo habría llevado a la cercana ciudad de Boa Vista.

Sin embargo, cuando los controladores de tráfico aéreo perdieron contacto con el avión, la policía y soldados guyaneses iniciaron una misión de búsqueda y rescate. Finalmente encontraron el avión recién pintado y con tanques y bombas de gasolina adicionales, además de un registro falso de Venezuela.

Funcionarios locales dicen que la decisión de Brasil y Venezuela de derribar aviones que acarrean droga de manera ilícita ha resultado en un menor ingreso de aviones cargados de cocaína en el espacio aéreo guyanés. En septiembre, funcionarios brasileños empezaron a enseñar a sus contrapartes guyaneses cómo usar el sistema Vigilancia Integrada del Amazonas SIVAM/SIPAM de Brasil para monitorear el área vía satélite en busca de actividades ilegales y deterioro ambiental.

Aplicar las leyes que ya existen

La Autoridad de Aviación Civil de Guyana (GCAA, por sus siglas en inglés) dice que será demasiado caro invertir en un sistema de radar primario que cubra un radio de sólo 70 millas, considerando que la poco poblada Guyana tiene una superficie de 83,000 millas cuadradas, aproximadamente el tamaño de Gran Bretaña. Actualmente, los datos de radar de países vecinos son compartidos.

“Nos enfrentaremos con eso cuando haya fondos disponibles y en cuanto aquellos que más se benefician de esta actividad puedan proporcionar financiamiento”, dijo el ministro de Aviación, Robert Benn.

El ministro de Seguridad Nacional de Guyana, Clement Rohee, agregó: “Lo que estamos haciendo es crear archivos de las personas, para que cuando decidamos movernos –con el permiso del tribunal y el Director de Acusaciones Públicas (DPP, por sus siglas en inglés)– creo que estaremos en una posición mucho mejor que la actual”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 52
Cargando las Conversaciones