La “Reina del Sur” guatemalteca estaría lista para testificar contra ‘El Gordo’

Guatemala’s ‘Queen of the South’ Reportedly Prepared to Testify Against ‘El Gordo’

Por Dialogo
noviembre 24, 2014




Una empresaria guatemalteca de alta sociedad, quien supuestamente dirigía una de las mayores redes de narcotráfico y lavado de dinero en Centroamérica, está detenida en una cárcel estadounidense.

Marllory Chacón Rossell, de 42 años y apodada la “Reina del Sur” por la prensa guatemalteca, se encuentra en el Centro Federal de Detención en Miami. Se espera que testifique contra un presunto exasociado, Hayron Borrayo Lasmibat, alias “El Gordo”.

En 2012 el Departamento del Tesoro de EE.UU. nombró a la anteriormente poco conocida Chacón Rossell como “Narcotraficante Especialmente Designada” y la describió como “una de las narcotraficantes más prolíficas en Centroamérica”. Con base en Guatemala, pero operando también en Honduras y Panamá, la organización de la Reina del Sur presuntamente suministraba cargamentos de cocaína a redes narcotraficantes mexicanas, incluyendo a Los Zetas y el Cartel de Sinaloa. El Gordo fue capturado en marzo por fuerzas de seguridad en Francia.

“Ella es responsable del envío de miles de kilogramos de cocaína por mes a través de Guatemala hacia México y los Estados Unidos”, informó el Departamento del Tesoro de los EE.UU. “También se cree que Chacón Rossell ha lavado decenas de millones de dólares estadounidenses en ganancias de narcóticos cada mes, lo cual la convertiría en la persona más activa en lavado de dinero en Guatemala”.

Una mujer "capo" del narcotráfico


Si bien muchas organizaciones narcotraficantes emplean a mujeres en casi todos los niveles de sus empresas criminales —desde “mulas” de transporte de bajo nivel hasta “jefas de plaza”, que controlan las ventas de narcóticos en regiones específicas—, no es usual que una mujer sea líder de una organización narcotraficante importante en Latinoamérica.

Sin embargo, la designación por parte del Departamento del Tesoro ubicó claramente a la Reina del Sur en la cúspide de la estructura de mando de su organización.

Las autoridades estadounidenses también nombraron como narcotraficantes importantes al esposo de la Reina del Sur, Jorge Andrés Fernández Carbajal, un hondureño responsable de proporcionar apoyo logístico para la organización de su esposa; a El Gordo; y a la esposa de El Gordo, Mirza Silvana Hernández De Borrayo. Asimismo, el Departamento del Tesoro impuso sanciones a cuatro compañías propiedad de o controladas por las dos parejas. Entre ellas: Bingotón Millonario, una lotería local que recaudaba fondos para la Fundación Pediátrica Guatemalteca, un proveedor durante mucho tiempo de servicios médicos para niños de escasos recursos. Los directivos de la fundación no sabían que la compañía de loterías formaba parte de una operación de lavado de dinero.

La hija de la Reina del Sur, Christina Stetanel Castellanos Chacón, también fue designada como participante importante en el lavado de dinero. El Departamento del Tesoro también impuso sanciones a dos docenas de compañías presuntamente utilizadas por la organización de la Reina del Sur para lavar dinero del narcotráfico, entre ellas una compañía de construcción, un hotel, una empresa de importación y exportación, y una tienda de ropa llamada Boutique Marllory.

La captura de ‘El Gordo’


En 2011, autoridades federales estadounidenses acusaron al presunto asociado de la Reina del Sur, El Gordo, de transportar drogas a EE.UU. desde Honduras, Guatemala, México y Venezuela. Luego de que las fuerzas de seguridad lo capturasen en Francia con una orden internacional de arresto, las autoridades policiales lo entregaron a Estados Unidos, donde irá a juicio en Miami por cargos federales relacionados con el narcotráfico.

Se espera que la Reina del Sur testifique contra El Gordo cuando éste vaya a juicio.

Algunas agencias de noticias latinoamericanas, tales como teleformula.com,
han informado que la Reina del Sur se entregó a las autoridades policiales estadounidenses. Su presencia como detenida en EE.UU. no se confirmó hasta octubre, cuando su nombre apareció en una base de datos de reclusos en el sitio web de la Agencia de Prisiones de EE.UU. La entrada no indicaba dónde se encontraba detenida.

Si la Reina del Sur está cooperando realmente con las autoridades estadounidenses, podría proporcionar amplia información no solamente sobre carteles del narcotráfico, sino también sobre operaciones de lavado de dinero en Guatemala y otros lugares. La interrupción del flujo de dinero de un grupo narcotraficante es una de las claves para desmantelarlo.

“La lucha contra el lavado de dinero es vital en la lucha contra el crimen organizado”, afirmó Oscar Vázquez, director de Acción Ciudadana, una organización civil en Guatemala.

Julieta Pelcastre contribuyó a este artículo.



Una empresaria guatemalteca de alta sociedad, quien supuestamente dirigía una de las mayores redes de narcotráfico y lavado de dinero en Centroamérica, está detenida en una cárcel estadounidense.

Marllory Chacón Rossell, de 42 años y apodada la “Reina del Sur” por la prensa guatemalteca, se encuentra en el Centro Federal de Detención en Miami. Se espera que testifique contra un presunto exasociado, Hayron Borrayo Lasmibat, alias “El Gordo”.

En 2012 el Departamento del Tesoro de EE.UU. nombró a la anteriormente poco conocida Chacón Rossell como “Narcotraficante Especialmente Designada” y la describió como “una de las narcotraficantes más prolíficas en Centroamérica”. Con base en Guatemala, pero operando también en Honduras y Panamá, la organización de la Reina del Sur presuntamente suministraba cargamentos de cocaína a redes narcotraficantes mexicanas, incluyendo a Los Zetas y el Cartel de Sinaloa. El Gordo fue capturado en marzo por fuerzas de seguridad en Francia.

“Ella es responsable del envío de miles de kilogramos de cocaína por mes a través de Guatemala hacia México y los Estados Unidos”, informó el Departamento del Tesoro de los EE.UU. “También se cree que Chacón Rossell ha lavado decenas de millones de dólares estadounidenses en ganancias de narcóticos cada mes, lo cual la convertiría en la persona más activa en lavado de dinero en Guatemala”.

Una mujer "capo" del narcotráfico


Si bien muchas organizaciones narcotraficantes emplean a mujeres en casi todos los niveles de sus empresas criminales —desde “mulas” de transporte de bajo nivel hasta “jefas de plaza”, que controlan las ventas de narcóticos en regiones específicas—, no es usual que una mujer sea líder de una organización narcotraficante importante en Latinoamérica.

Sin embargo, la designación por parte del Departamento del Tesoro ubicó claramente a la Reina del Sur en la cúspide de la estructura de mando de su organización.

Las autoridades estadounidenses también nombraron como narcotraficantes importantes al esposo de la Reina del Sur, Jorge Andrés Fernández Carbajal, un hondureño responsable de proporcionar apoyo logístico para la organización de su esposa; a El Gordo; y a la esposa de El Gordo, Mirza Silvana Hernández De Borrayo. Asimismo, el Departamento del Tesoro impuso sanciones a cuatro compañías propiedad de o controladas por las dos parejas. Entre ellas: Bingotón Millonario, una lotería local que recaudaba fondos para la Fundación Pediátrica Guatemalteca, un proveedor durante mucho tiempo de servicios médicos para niños de escasos recursos. Los directivos de la fundación no sabían que la compañía de loterías formaba parte de una operación de lavado de dinero.

La hija de la Reina del Sur, Christina Stetanel Castellanos Chacón, también fue designada como participante importante en el lavado de dinero. El Departamento del Tesoro también impuso sanciones a dos docenas de compañías presuntamente utilizadas por la organización de la Reina del Sur para lavar dinero del narcotráfico, entre ellas una compañía de construcción, un hotel, una empresa de importación y exportación, y una tienda de ropa llamada Boutique Marllory.

La captura de ‘El Gordo’


En 2011, autoridades federales estadounidenses acusaron al presunto asociado de la Reina del Sur, El Gordo, de transportar drogas a EE.UU. desde Honduras, Guatemala, México y Venezuela. Luego de que las fuerzas de seguridad lo capturasen en Francia con una orden internacional de arresto, las autoridades policiales lo entregaron a Estados Unidos, donde irá a juicio en Miami por cargos federales relacionados con el narcotráfico.

Se espera que la Reina del Sur testifique contra El Gordo cuando éste vaya a juicio.

Algunas agencias de noticias latinoamericanas, tales como teleformula.com,
han informado que la Reina del Sur se entregó a las autoridades policiales estadounidenses. Su presencia como detenida en EE.UU. no se confirmó hasta octubre, cuando su nombre apareció en una base de datos de reclusos en el sitio web de la Agencia de Prisiones de EE.UU. La entrada no indicaba dónde se encontraba detenida.

Si la Reina del Sur está cooperando realmente con las autoridades estadounidenses, podría proporcionar amplia información no solamente sobre carteles del narcotráfico, sino también sobre operaciones de lavado de dinero en Guatemala y otros lugares. La interrupción del flujo de dinero de un grupo narcotraficante es una de las claves para desmantelarlo.

“La lucha contra el lavado de dinero es vital en la lucha contra el crimen organizado”, afirmó Oscar Vázquez, director de Acción Ciudadana, una organización civil en Guatemala.

Julieta Pelcastre contribuyó a este artículo.
Share