Guatemala lentamente gana la guerra contra la corrupción y la impunidad — CICIG

Por Dialogo
septiembre 09, 2013



La primera vez en el 2005 y una vez más en el 2006, el jefe de investigación criminal de la Policía Civil Nacional de Guatemala tomó la justicia en sus propias manos. En las sobrepobladas cárceles de Pavón y El Infiernito, Víctor Hugo Soto Diéguez junto con tres subordinados ejecutaron a 10 prisioneros.
Pero en agosto, algo poco usual les sucedió a los responsables: los cuatro fueron a prisión.
Soto Diéguez y los otros tres recibieron condenas que van de los 17 a los 33 años por los homicidios — marcando así un importante éxito para la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y su líder saliente Francisco Dall’Anese de Costa Rica.
El 22 de agosto, Dall’Anese les dijo a los líderes guatemaltecos que la impunidad ha descendido de 93 a 70 por ciento desde la formación del CICIG en el 2007 bajo la invitación del entonces presidente Oscar Berger. La grupo de derechos humanos apoyado por las Naciones Unidas —consistente de procuradores internacionales y funcionarios oficiales— dijo que su meta era “ayudar a Guatemala a desbaratar grupos ilegales y estructuras clandestinas de seguridad”.
Dall’Anese, quien fue sustituido el 2 de septiembre como dirigente del CICIG por el ex magistrado colombiano de la suprema corte Iván Velásquez Gómez, desdeñó entonces a sus detractores.

Dall’Anese encomia la caída de 23% en impunidad

“Permítanme agradecer a todas aquellas personas que han criticado a la comisión y buscado dañar la imagen pública de la institución y el comisionado, ya que en cualquier oficina de procuradores en el mundo, se tomaría como una muestra de éxito”, indicó.
Dall’Anese reconoció que los números no son óptimos, pero dijo que una reducción del 23 por ciento en impunidad señala un paso importante hacia adelante. En una región con la carga de una de las más altas tasas de homicidios, Guatemala ha empezado a reducir el número de asesinatos y al mismo tiempo condenando a más sospechosos de delitos.
Desde 2007, CICIG ha retirado cerca de 2.500 agentes corruptos de la fuerza nacional de policía. La organización —que opera bajo el auspicio de las Naciones Unidas— ha sacado a los de más altos puestos incluyendo docenas de jefes de la policía y dos procuradores generales.
Durante su mandato, Dall’Anese también fue tras los jueces. En noviembre de 2012, el CICIG publicó “Jueces de Impunidad”, un reporte que acusa a 18 jueces en Guatemala de proteger criminales y funcionarios de gobierno corruptos. En el caso de los asesinatos fuera de la ley, los procuradores creen que algunos funcionarios de altos mandos estaban involucrados. Están buscando juicios contra el ex jefe del Ministerio del Interior, un ex jefe de policía y varios más.

La tasa de homicidios decae durante los últimos cuatro años consecutivos

La comisión ha estado en los encabezados al solucionar casos de alto perfil, los más prominentes de los cuales ocurrieron bajo el anterior director del CICIG Carlos Castresana de España. Dall’Anese y sus investigadores exploraron el misterioso asesinato en abril de 2009 del abogado Rodrigo Rosenberg — un asunto que casi terminó la presidencia de Álvaro Colom.
Dall’Anese dijo que los esfuerzos de la CICIG así como de la procuradora general de Guatemala, Claudia Paz y Paz, han llevado a resultados impresionantes. La tasa de homicidios todavía está entre los más altos del mundo — 35 por 100.000 habitantes, de acuerdo a la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y Delito. Sin embargo, ese número ha estado bajando durante los últimos cuatro años.
El Presidente Otto Pérez Molina elogió a la CICIG, diciendo a los reporteros que las críticas dirigidas a la comisión eran una señal de que las cosas se estaban haciendo correctamente. “No estamos condenados a vivir con la impunidad”, dijo. “Y por lo tanto, estamos llevando a cabo estos esfuerzos”.
La CICIG permanecerá en Guatemala otros dos años. Molina ha ampliado el mandato de la organización hasta septiembre de 2015, aunque cualquier extensión más allá de esa fecha no se ve muy probable.

Paz y Paz: ‘El sistema de justicia nos protege a todos’

En los dos años finales de la comisión, el Ministro del Interior Mauricio López Bonilla quiere que la organización empiece a entrenar a la fuerza policial de Guatemala sobre cómo manejar en forma más adecuada las investigaciones. Paz y Paz espera que el liderazgo de la CICIG seleccione a los candidatos para la recién formada Dirección General de Investigación Criminal (Digicri en español).
Desde el nombramiento de Paz y Paz como procuradora general en diciembre de 2010, “el número de casos resueltos se ha casi duplicado”, según un perfil de Reuters publicado en mayo de 2012.
Paz y Paz, elogiando la condena de los cuatro oficiales de la CICIG involucrados en las ejecuciones extrajudiciales como claves en demostrar respeto por los derechos humanos, dijo que “la sentencia envió un mensaje que ningún funcionario público o ciudadano puede violar el estado de derecho, porque el sistema de justicia nos protege a todos — aun personas que transgreden la ley".
La CICIG vino a ser un problema en lugar de una solución. Como decimos en Guatemala, salió mas caro el remedio que la enfermedad.
Las razones para su establecimiento fueron muchas, se tenían muchas expectativas, pero en el ambiente se respira un sentimiento de inconformidad, visto desde el trabajo del primero, Castresana; hasta la salida del segundo el 02 de septiembre de 2013.
Share