Guatemala reforzará sus fronteras para cortar rutas de narcotráfico

Los militares estarán en sus puestos fronterizos a partir de abril.
Lorena Baires/Diálogo | 4 abril 2017

Amenazas Transnacionales

Los objetivos de las nuevas estrategias de seguridad en Guatemala incluyen evitar el trabajo delincuencial en las fronteras, el tráfico de droga, así como dar mayor seguridad a la población guatemalteca. (Foto: Gloria Cañas)

Las Fuerzas Armadas de Guatemala crearán un cinturón de seguridad a lo largo de la frontera compartida con Belice, Honduras, El Salvador y México; a fin de bloquear más de diez rutas terrestres que las estructuras del narcotráfico utilizan para movilizar estupefacientes.

Las fronteras de Guatemala serán reforzadas por elementos del Ejército nacional, resguardando los cuatro puntos cardinales de las diferentes zonas limítrofes de la nación. (Foto: Gloria Cañas)

Para lograrlo, las autoridades de los ministerios de la Defensa y de Gobernación han diseñado un minucioso plan que facilitará el despliegue de 4.200 elementos hacia los departamentos fronterizos por donde pasan esas rutas: Izabal, Petén, Alta Verapaz, Zacapa, Escuintla, Suchitepéquez, Retalhuleu, Quetzaltenango y San Marcos.

Los elementos pertenecen al Cuerpo Especial de Reservas para la Seguridad Ciudadana (CERSC), un batallón élite creado en febrero de 2015 para apoyar a la Policía Nacional Civil (PNC) en “las tareas de restablecimiento o mantenimiento de la seguridad ciudadana, así como apoyo en labores humanitarias y en casos de calamidad pública o emergencia nacional”, según reza el acuerdo de creación publicado en el Diario de Centroamérica de Guatemala.

“La Policía nos indica que ya está preparada para hacerse cargo de la seguridad ciudadana y por ello vamos a reubicar a los elementos del CERSC de seis departamentos y 30 municipios. Iniciamos en abril con la reubicación de un primer grupo, conformado por 2.100 soldados”, detalló a Diálogo el Coronel William García, director general de Prensa del ministerio de la Defensa de Guatemala.

“La Academia de la PNC graduará este año a 4.000 policías que estarán listos para sumarse a los 37.000 que ya patrullan las calles para brindar seguridad a la población. Así supliremos la salida de los militares [del CERSC]”, explicó a Diálogo el ministro de Gobernación Francisco Rivas.

“Enfocamos la seguridad desde un concepto mucho más integral, en donde la PNC lidere un trabajo de prevención, paralelo al combate a la delincuencia que ya tenemos. Y para ello pronto vamos a tener más elementos”, agregó.

Guatemala combate una ola de violencia provocada principalmente por las disputas territoriales que existen entre diversos carteles de drogas y las actividades ilícitas de las pandillas que incluyen el sicariato, las extorsiones y el narcotráfico. El registro de homicidios en Guatemala promedia los 6.000 casos por año.

Narcotráfico y contrabando

El panorama llevó a la necesidad de desplegar el primer grupo de militares en la frontera guatemalteca con México, cuya distancia es de aproximadamente 962 kilómetros, donde las Fuerzas Armadas han identificado al menos 104 pasos ciegos.

“En los municipios fronterizos con México hay estructuras operativas de Los Zetas, por lo que tenemos problemas de tráfico ilícito de armas y movimientos de drogas cuyo destino no solo es México, sino también los Estados Unidos”, añadió el Cnel. García.

Escuadrones del CERSC fueron distribuidos en 16 municipios de Guatemala y en otros nueve departamentos de alta incidencia delictiva. (Foto: Gloria Cañas)

Guatemala y México están divididos naturalmente por el río más grande y caudaloso de Centroamérica, el Usumacinta, cuya longitud es de 1.113 kilómetros. De acuerdo a las Fuerzas Armadas, por ahí navegan otros problemas como el tráfico de cigarros, licores y trata de personas con fines de prostitución.

Entre Guatemala y Belice hay una frontera terrestre de 212 kilómetros y otra natural de 111 kilómetros, conformada por el río Sarstún. Las estructuras delincuenciales aprovechan la situación para realizar sus actividades ilícitas.

Narcotráfico y pandillas

El problema en las fronteras de Guatemala con Honduras y El Salvador reside en que los narcotraficantes utilizan las zonas costeras en el Pacífico salvadoreño y Atlántico hondureño para descargar droga proveniente de Sudamérica y, eventualmente, continuar su paso al norte. Además, las pandillas ejercen control territorial en ambos países para extorsionar y traficar con armas y drogas.

En la frontera con Honduras, las Fuerzas Armadas de Guatemala identificaron el contrabando de diversos artículos a través de los ríos, y muchos delincuentes hacen parte de la migración ilegal hacia México y los Estados Unidos.

Para evitarlo, las autoridades de seguridad de Guatemala y Honduras reforzaron la vigilancia de sus fronteras desde abril del año pasado, después que la Fuerza Armada de El Salvador anunciara la creación de las Fuerzas Especializadas de Reacción El Salvador, un grupo militar élite de apoyo a la PNC cuyo objetivo principal es la captura de los 100 cabecillas de pandillas más peligrosos del país.

Adicionalmente, la Asamblea Legislativa de Guatemala aprobó un paquete de reformas que endureció la legislación penal y declaró a las pandillas como “organizaciones terroristas”, en la misma sintonía en que lo hizo la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador ese mismo año.

“En la frontera con El Salvador, el problema más latente son las maras, porque siempre existe el riesgo de que pasen a Guatemala. De hecho, hemos capturado a varios cabecillas de pandillas salvadoreñas”, recordó el Cnel. García.

El Salvador capacita a sus fuerzas militares fronterizas gracias al Plan de Acción Conjunta en Seguridad Regional Colombia – Estados Unidos (USCAP, por sus siglas en inglés); un programa de cooperación en seguridad regional apoyado por el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM), y en donde Colombia comparte sus conocimientos a través de entrenamientos especializados que buscan forjar las capacidades de las naciones amigas.

“El Comando Sumpul, un grupo élite contra el contrabando y narcotráfico en las fronteras, pone en práctica los conocimientos adquiridos en USCAP. Así hemos logrado incrementar la vigilancia en los puntos ciegos y las capturas”, informó a Diálogo el Coronel Jorge Miranda, jefe del Conjunto 3 de Operaciones del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada de El Salvador. El Comando Sumpul vigila más de 130 pasos fronterizos de Guatemala.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 24
Cargando las Conversaciones