Guatemala incauta semisumergible

Unidades especiales de la Marina guatemalteca propinaron golpes certeros al narcotráfico.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 9 junio 2017

Amenazas Transnacionales

La Fuerza Especial Naval del Ejército de Guatemala desmantela los sistemas de transportación del narcotráfico. (Foto: Ejército de Guatemala)

Entre el 1.° de enero y el 10 de mayo, la Fuerza Especial Naval de Guatemala, en conjunto con el ministerio de Gobernación, llevó a cabo un conjunto de enérgicas medidas que resultaron en la incautación de dos embarcaciones, una avioneta, 2.000 kilogramos de cocaína y el arresto de 10 sospechosos, como parte de su estrategia contra el narcotráfico. Además, en los últimos 17 meses, la Marina decomisó al narcotráfico 27 embarcaciones.

“Actualmente, de la droga que ingresa a territorio nacional, 80 por ciento ingresa por el océano Pacífico y 20 por ciento por el mar Caribe, [solo] para cambiar de medio de transporte de marítimo a terrestre. Las mayores incautaciones de estupefacientes se han realizado en el [océano] Pacífico debido a la conexión que existe en las costas con Sudamérica”, dijo a Diálogo el Vicealmirante Boris Castillo Cermeño, comandante de la Marina de la Defensa Nacional de Guatemala.

“La posición geoestratégica de Guatemala lo ha convertido en un punto clave para las operaciones de tráfico de drogas [procedentes del sur ], con destino a México y los Estados Unidos. El paso de la droga ha incrementado por las costas del país”, comentó a Diálogo Lizandro Acuña, experto en seguridad y justicia del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos en Guatemala.

De acuerdo con la Marina de la Defensa Nacional, durante el 2016 los esfuerzos coordinados de la unidad élite naval detectaron e interrumpieron el tráfico marítimo ilícito hacia los EE. UU. y México de 25 embarcaciones y 7,5 toneladas de cocaína, un número relativamente alto para ese país. También arrestaron a 99 personas de diferentes nacionalidades vinculadas al narcotráfico. En este mismo lapso las autoridades decomisaron 12,8 toneladas de cocaína en el país centroamericano.

Las embarcaciones de bajo perfil

El Valmte. Castillo comentó que las organizaciones ilícitas utilizan semisumergibles o embarcaciones rápidas tipo “tiburoneras”, “Eduardoño” o “colombianas” de media eslora, propulsadas por motores fuera de borda de 200 caballos de fuerza, con capacidad de 5 a 10 toneladas en promedio por viaje. El 22 de abril, durante un patrullaje de control marítimo, el Comando Naval del Pacífico a bordo del Guarda Costas 652 “Kaibil Balam”, localizó un una embarcación de bajo perfil sin nombre. Era un semisumergible abandonado sin carga, sin tripulantes y sin motores de propulsión y parcialmente hundido a 42 kilómetros de la costa entre Sipacate y el río Nahualete, informó el Ejército de Guatemala por medio de un comunicado de prensa.

El semisumergible con capacidad para cinco toneladas había sido abandonado en aguas del Pacífico y al parecer fue utilizado para el transporte de estupefacientes. Durante la inspección encontraron el casco en buenas condiciones físicas. En el interior de la embarcación había mangueras para los compartimentos de combustible y filtros para el motor, así como víveres y bebidas con marcas de denominación colombiana.

“Gracias a las acciones de los comandos marítimos y de la Fuerza Especial Naval, Guatemala poco a poco reduce el paso de embarcaciones utilizadas para transportar estupefacientes. El esfuerzo operacional también ha logrado incrementar la incautación de droga y dinero en efectivo a los criminales”, resaltó el Valmte. Castillo.

El Comando Naval del Pacífico localizó un semisumergible parcialmente hundido cerca de la costa entre Sipacate y el río Nahualete, en aguas del océano Pacífico. (Foto: Ejército de Guatemala)

“No podemos negar los avances en la lucha contra el narcotráfico. Sin embargo, [esas] estructuras tienen capacidad transnacional y recursos económicos para utilizar cualquier tipo de embarcaciones, e incluso submarinos, para que la droga llegue a su principal mercado”, expresó Acuña.

Unidad élite al servicio de Guatemala

La mejor arma con la que cuenta Guatemala en el mar es la Fuerza Especial Naval, una unidad élite que opera tanto en el océano Pacifico como en el Atlántico. La unidad realiza labores de seguridad marítima, salvaguarda naval y patrullaje que antes desarrollaban los comandos navales. Su labor de vigilancia va más allá de los 22 kilómetros que abarcan las aguas guatemaltecas. La unidad élite realiza operativos junto con la Guardia Costera de los EE. UU. y otras agencias internacionales, a fin de desmantelar los sistemas de transporte de droga que navegan por la ruta marítima que aprovechan los narcotraficantes.

“El traslado de información, capacitación y entrenamiento otorgados por el Gobierno norteamericano contribuyen a reforzar la seguridad a las costas donde se ha visto más actividad de este tipo de ilícitos. También contribuimos con los países cooperantes vecinos como El Salvador, Honduras y México”, comentó el Valmte. Castillo.

La importancia de la cooperación internacional

La línea de acción guatemalteca contra el crimen transnacional es reforzada con la Operación Martillo, una fuerza militar multinacional encabezada por el Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM). El operativo involucra a Guatemala, Honduras, Belice, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Panamá entre otros, en el combate al narcotráfico y al crimen organizado en Centroamérica.

Datos oficiales de SOUTHCOM indican que, durante la vigencia de Operación Martillo, que lleva poco más de cinco años, ha dado como resultado la incautación de más de 693 toneladas métricas de cocaína, 581 embarcaciones y aeronaves y 1.863 personas detenidas, reporta el sitio web del Comando Sur (www.southcom.mil). SOUTHCOM capacita y actualiza de forma permanente a los elementos de la Fuerza Especial Naval en diferentes especialidades como interdicción marítima, abordaje de embarcaciones, registro de personas y de navíos, navegación electrónica y patrullajes en las costas, para tener un mayor control y así interceptar la droga que intenta ingresar al país centroamericano.

La falta de equipo tecnológico sofisticado es el principal desafío que enfrenta la Marina de la Defensa Nacional para tener una línea de acción más exitosa. “Tenemos algunas falencias y necesidades como todos los países. Es importante tener muy buena inteligencia e información, satélites de detección, plataformas aéreas y embarcaciones rápidas para ser más exitosos en la detección, monitoreo e interdicción a fin de negar a las organizaciones criminales transnacionales la capacidad de transportar estupefacientes u otras mercancías ilícitas vía marítima”, finalizó el Valmte. Castillo.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 12
Cargando las Conversaciones