Guardianes de la Patria

El programa de las Fuerzas Armadas de Honduras fomenta valores en la juventud.
Iris Amador/Diálogo | 10 abril 2017

Capacitación y Desarrollo

Los niños y jóvenes se congregan en las instalaciones de centros educativos para recibir charlas y refuerzo académico. (Foto: Guardianes de la Patria)

Las Fuerzas Armadas de Honduras inauguraron su programa anual “Guardianes de la Patria”, el pasado 18 de febrero. El mismo busca inculcar valores y principios en la población juvenil y prevenir su participación en organizaciones delincuenciales mediante actividades extra curriculares. “Les enseñamos el amor a la patria”, dijo el Capitán de Navío Mauricio Alemán, director de Políticas, Planes y Programas Civiles de las FF. AA. a Diálogo. “La proyección nuestra a los niños es bastante amplia. No les enseñamos nada militar. No es ese el objetivo”.

El programa está orientado a reforzar virtudes y a infundir valores morales y principios de liderazgo en los menores de los 18 departamentos del país. Los participantes, entre las edades de siete y 16 años, son expuestos a actividades educativas, deportivas y culturales, además de recibir orientación ética y espiritual. Alrededor de 136.000 niños y jóvenes han participado en el programa en los últimos cinco años.

Actividades del programa

Los menores acuden a las instalaciones escolares cada sábado. Además de charlas y talleres, se les brinda servicios médicos y atención psicológica durante tres meses. Miembros de las FF. AA. recogen a los niños y a sus acompañantes en sus casas para transportarlos a los centros educativos. Al terminar la jornada, los llevan de regreso a sus hogares. “Nos encargamos de su traslado, de su merienda y del almuerzo para ellos y los padres de familia”, explicó el Cap. Alemán. “Organizamos brigadas médicas para atenderlos; sus dientitos se los reparamos; reciben medicina gratuita y si es posible, la hospitalización cuando uno de ellos se enferma”, agregó.

Los niños y niñas tienen oportunidad de jugar, participar en campeonatos de fútbol y realizar paseos a museos, parques y zoológicos, a fin de aportar a su desarrollo físico, mental y emocional. En estas jornadas, los niños también reciben apoyo para mejorar su rendimiento escolar. “Queremos exponerlos a espacios y a experiencias saludables, queremos reforzar su sentido de autoestima y su capacidad de analizar y tomar buenas decisiones en el futuro, para que no sean presa de personas que quieran llevarlos a la violencia”, afirmó el Cap. Alemán.

Hijos de pandilleros

Los niños del programa reciben atención médica y servicios complementarios como cortes de pelo. (Foto: Guardianes de la Patria)

El programa tiene el respaldo de instituciones gubernamentales como el Instituto Nacional de Formación Profesional, en donde los jóvenes reciben formación técnica en las áreas de construcción, electricidad, carpintería, computación, turismo, mecánica, manejo de alimentos y repostería. Sectores de la sociedad civil también se involucran con el programa. Las universidades aportan psicólogos y sociólogos, mientras que asociaciones de médicos envían representantes para proveer cuidados de salud.

“Ya tenemos como 200 niños becados”, dijo el Cap. Alemán al mencionar que cuentan con la colaboración de empresas privadas que otorgan becas a los niños mayores. “Nos están apoyando porque ven el programa de manera positiva, ya que trabajamos con niños en riesgo social”, detalló.

“Recibimos la carta de un pandillero. En ella expresaba su agradecimiento a las FF.AA., porque a su hijo lo estamos preparando de otra manera. Él menciona que no quiere que su hijo sea igual a él, que no sea sicario, que sea un niño de bien”, relató el Cap. Alemán.

Cambiando vidas

Las FF.AA. de Honduras trabajan con instituciones del Estado diseñadas específicamente para velar por el bienestar de la población menor de edad del país. “Estamos también supervisados por la DINAF [Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia], para que la población civil tenga la certeza de que el programa solo busca el bienestar de los niños y jóvenes y ayudar a los padres de familia”, expresó el Cap. Alemán. Anualmente el programa atiende y orienta a aproximadamente 28.000 jóvenes.

Paola Ortíz, de 17 años, es una de las adolescentes beneficiadas por el programa. “Yo en ese entonces no estaba estudiando; mi mamá no podía ponerme en el colegio”, dijo a Diálogo. Ella vio en el programa una oportunidad provechosa para aprender. “Me sentía con la moral muy baja, la verdad, pero las charlas que nos daban me motivaron bastante. Me dijeron que si yo caía, que me volviera a levantar y pues aquí estoy, dándole gracias a Dios siempre”, agregó Ortíz, quien sueña con ser periodista.

Su sueño podrá ser realidad. Ortíz recibió una beca de Guardianes de la Patria, y hoy cursa el primer año de bachillerato en ciencias y humanidades en el Instituto Intur de Tegucigalpa. “Ser parte del programa me ha ayudado bastante en la vida”, concluyó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 34
Cargando las Conversaciones