La naturaleza global del terrorismo impulsa el biopatrullaje

Global Nature of Terrorism Drives Biosurveillance

Por Dialogo
noviembre 07, 2011


La naturaleza global del terrorismo y el creciente potencial de naciones e individuos para obtener armas de destrucción masiva han impulsado el esfuerzo del Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DoD) para hacer frente a estas amenazas, según manifestó el asistente de la secretaría de Defensa para programas de defensa nucleares, químicos y biológicos.

Andrew C. Weber expresó que los programas del DoD tienen como objetivo detener el avance nuclear, buscar alertas de enfermedades infecciosas y reforzar la capacidad de aliados mundiales de los EE. UU. para evitar, prepararse y responder a eventos que involucran armas de destrucción masiva.

“Nuestra estrategia de seguridad nacional pone en primer lugar la prevención y preparación ante la posibilidad de que grupos terroristas adquieran armas de destrucción masiva, ya sean de índole nuclear o biológica”, indicó Weber durante una entrevista con el Servicio de Prensa de las Fuerzas de los Estados Unidos y el Canal del Pentágono.

Los ataques terroristas de 2001 en Nueva York, Pensilvania y el Pentágono pusieron de relieve la naturaleza global del terrorismo, según el asistente de la secretaría.

El funcionario afirmó que más adelante ese mismo año una serie de ataques de ántrax en los EE. UU. provocaron que funcionarios de defensa “concentraran más su atención en la posibilidad de que grupos terroristas adquirieran armas biológicas o nucleares y las utilizaran contra ciudades aquí o en cualquier parte del mundo”.

Agregó que, desde el 11 de septiembre, el DoD ha mejorado ampliamente su capacidad de respuesta ante amenazas terroristas nucleares, químicas y especialmente biológicas, que pueden ser accesibles a pequeños grupos, células terroristas e incluso individuos.

Actualmente, las tropas estadounidenses están vacunadas contra el ántrax y la viruela. Además, el departamento tiene almacenados antibióticos contra posibles ataques biológicos.

“De cierto modo, hemos eliminado riesgos de la amenaza biológica”, manifestó Weber, “al mejorar nuestras capacidades de contramedidas médicas y alerta temprana y patrullaje”.

Aclaró que, para evitar que los grupos terroristas accedan a materiales necesarios para la construcción de armas biológicas, el DoD ha contribuido a reforzar la bioseguridad en laboratorios de los EE. UU.

“También hemos lanzado un programa para trabajar con aliados en el mundo, para asegurarnos que los laboratorios veterinarios y de salud pública que trabajan con agentes patógenos que causan enfermedades como el ántrax y el ébola estén debidamente resguardados”, concluyó Weber.



Share