Primer sumergible eléctrico incautado en Colombia

Las Fuerzas Militares de Colombia incautaron un sumergible eléctrico a las estructuras del narcotráfico.
Myriam Ortega/Diálogo | 26 septiembre 2017

El sumergible eléctrico incautado tenía desarrollo tecnológico para navegar en inmersión y transportar ocho toneladas de droga y cuatro tripulantes. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

A principios de abril, las agencias de inteligencia de Colombia recibieron información sobre un plan para construir un sumergible para transportar drogas ilícitas. Se sabía que lo fabricarían en algún lugar en el departamento del Chocó, en el Pacifico colombiano, lugar de influencia del grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN).

“Esta información fue utilizada para crear un sistema de inteligencia propio que articula las capacidades de las tres fuerzas”, dijo a Diálogo el Brigadier General Mauricio Moreno Rodríguez, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán (FTCT), que tiene responsabilidad sobre gran parte del departamento del Chocó. “Nos refuerzan los medios que tiene la Policía Nacional”.

Fue así como la Fuerza Naval del Pacífico, el Ejército Nacional y la Fuerza Aérea de Colombia (FAC), a través de la FTCT, diseñaron un plan dentro de la denominada Operación Barbudo para lograr la incautación del primer sumergible eléctrico. Su hallazgo, a finales de julio, fue posible tras un seguimiento de tres meses a los materiales que los delincuentes necesitaban para la fabricación del aparato. “En una operación silenciosa se pudo tener la ubicación tentativa de los puntos en donde lo podrían estar construyendo”, dijo a Diálogo el Vicealmirante Luis Hernán Espejo Segura, comandante de la Fuerza Naval del Pacífico.

La sorpresa nocturna

Un avión AC-47 “Fantasma” de la FAC realizó una misión de reconocimiento y logró la ubicación de un laboratorio de procesamiento de coca en un estero del río Cucurrupi, en Chocó. Posteriormente, un helicóptero Black Hawk del Comando Aéreo de Combate N.º 7 de la FAC escoltó a una embarcación patrulla de asalto fluvial de la Armada Nacional y a varias aeronaves del Ejército, que desarrollaron los asaltos aéreos de la operación,informó la FAC en un comunicado de prensa.

“Así hicimos la incursión simultánea tanto al [laboratorio] como al punto donde habían terminado de construir el artefacto”, dijo el Valmte. Espejo. “Lo hicimos en la noche, llegamos al sumergible y esperamos a que amaneciera para consolidar mejores resultados”.

Acceder al sitio no fue fácil. A las condiciones extremas de la selva se sumaron los hostigamientos de la guerrilla, que pretendían evitar la extracción del sumergible. Sin embargo, se logró el objetivo sin afectar a la población civil o a las tropas. En este sentido, fue muy útil contar con un buque blindado para repeler los ataques y brindar seguridad a los militares.

El sumergible fue sacado hacia el río San Juan por la grúa de un buque de desembarco anfibio. Luego, fue transportado a la Base Naval N.º 2 en Bahía Málaga, donde fue puesto a disposición del Cuerpo Técnico de Investigación.

Sumergible y laboratorio

El sumergible hallado tiene capacidad para transportar cuatro toneladas de droga. Su costo aproximado es de US$ 1,5 millones. Su construcción en láminas de acero naval pudo haber tardado seis meses.

El laboratorio hallado muy cerca del sumergible tenía capacidad para producir alrededor de dos toneladas de cocaína a la semana. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

Mide nueve metros de largo, y cuatro y medio de ancho; tiene cuatro aletas estabilizadoras, radares, cámara de navegación, ecosonda, y tanques de lastre y compresión. Su propulsión eléctrica alimentada por más de 100 baterías podía energizar dos motores sin producir gases ni ruido para navegar en inmersión y evadir el control de las autoridades, según informó la Armada en comunicado de prensa.

En el laboratorio encontraron 34 kilos de clorhidrato de cocaína listos para su venta. Además, el lugar contaba con suficientes insumos y equipo para la fabricación industrial de la droga. “Estaba en capacidad de producir alrededor de dos toneladas de cocaína a la semana”, dijo el Valmte. Espejo.

Operación Barbudo

“La Operación Barbudo inició por la solicitud del gobernador del departamento del Chocó ante el Ministerio de Defensa, en 2016, para ejercer un control efectivo sobre el río San Juan”, dijo el Brig. Gral. Moreno. “Es un río navegable parcialmente, pero no para unidades de gran calado”.

Las tropas terrestres entrenaron durante los primeros tres meses de 2017 para realizar combate en el agua. Tras hacer la armonización logística y el proceso para la toma de decisiones se concretó el plan.

“El 1.º de abril, lanzamos la operación con la Fuerza Naval del Pacífico”, señaló el Brig. Gral. Moreno. “Ocupamos poco a poco el río San Juan desde su desembocadura en el océano Pacífico”.

Desde entonces, sus ofensivas han logrado la captura de 125 personas, integrantes del ELN y otros grupos armados organizados vinculados con el narcotráfico, que delinquen en la zona de los ríos San Juan y Baudó. Lograron también la entrega voluntaria de 20 integrantes del ELN, entre ellos seis menores de edad, la incautación de más de nueve toneladas de clorhidrato de cocaína, y casi dos toneladas de marihuana. Entre otros logros, contabilizan la incautación de 22 depósitos ilegales, la destrucción de 17 campamentos de grupos armados organizados y el hallazgo de 559 kilos de explosivos y 207 artefactos explosivos, detalló en un comunicado la Armada Nacional de Colombia.

En una región selvática, inundable, inestable geológicamente, con más de 8.000 cuerpos de agua, es fundamental tener fortalezas en el agua para apoyar a las tropas en tierra. “Esa es la efectividad de la operación, una operación conjunta entre capacidades de Infantería de Marina y la Armada Nacional para estar sobre el río, más la maniobra terrestre; pero dentro del mismo concepto operacional, o sea articulado totalmente”, puntualizó el Valmte. Espejo.

“La conclusión más importante de todo esto es que el trabajo conjunto de las Fuerzas Militares se da a partir de un entendimiento y de un análisis claro del concepto en el cual se debe actuar”, concluyó el Brig. Gral. Moreno. “Colocamos a un lado todas las individualidades”.


Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 3
Cargando las Conversaciones