Lucha contra el narcotráfico será prioridad de Fuerzas Armadas en Colombia

Por Dialogo
mayo 26, 2011


La lucha contra el narcotráfico y las bandas criminales, integradas en parte por ex paramilitares ligados al narcotráfico, será la prioridad de las Fuerzas Armadas de Colombia, anunció el ministro de Defensa al presentar El 24 de mayo su nueva política de seguridad.



El objetivo será “reducir el narcotráfico a mínimos históricos”, dijo el ministro Rodrigo Rivera en un acto con altos mandos del Ejército, diplomáticos y agregados militares extranjeros.



Rivera señaló que la meta del gobierno es disminuir las áreas de cultivos de las 56.000 hectáreas actuales a 30.000 antes de 2014, cuando terminará el mandato del presidente Juan Manuel Santos.



El negocio de las drogas es “el combustible de mucha criminalidad”, explicó el ministro.



En un video difundido durante la presentación, el ministerio prometió también intensificar la erradicación manual de sembradíos e incautar hasta 70% de la producción, que según el más reciente informe de la ONU alcanzó 410 toneladas de cocaína en 2009, lo que ubica a Colombia todavía en el primer puesto mundial.



“Lo que tenemos que hacer en Colombia es que nuestro territorio sea invivible para los narcotraficantes. Que este país sea el que combata más reciamente todos los eslabones secuenciales de la cadena del narcotráfico”, dijo Rivera.



Esta política incluye la participación del sector de Defensa “en la lucha contra las bandas criminales”, como se conoce a las nuevas organizaciones delictivas integradas en parte por ex paramilitares, que dominan el negocio del narcotráfico en Colombia y siguen atemorizando a la población por sus enfrentamientos y masacres.



Las bandas criminales serían responsables de 47% de los homicidios cometidos en Colombia en 2010, por lo que combatirlas se ha vuelto una prioridad para

el gobierno.



Estas bandas tienen “un alto poder corruptor, intimidatorio y armado”, según el documento presentado el 24 de mayo por el ministerio de Defensa, que destaca cómo “han combinado la producción y comercialización de drogas con la afectación violenta de los derechos y las libertades de los ciudadanos en

ciertas zonas rurales y en la periferia de centros urbanos”.



La otra prioridad, indicó el ministerio de Defensa, sigue siendo la lucha contra las guerrillas izquierdistas FARC y ELN, activas desde hace más de 40 años y que contarían con unos 8.000 y 2.500 combatientes cada una de ellas, respectivamente.



“Este gobierno es el primero que en mucho tiempo se puede plantear (…) el propósito de acabar con estas estructuras”, aseguró Rivera.



El ministro explicó que Colombia sería dividida en zonas rojas, amarillas y verdes, dependiendo del nivel de peligrosidad para sus habitantes.



Las zonas rojas ocuparían un 6% del territorio, correspondiente a 68 municipios, frente a 14% del año 2004.






Share