Mujer de combate en el aire y en la vida

“La responsabilidad de ser pionera es también ser un ejemplo”
Claudia Sánchez-Bustamante/Diálogo | 7 marzo 2017

Capacitación y Desarrollo

La Mayor Piloto Maria Tejada Quintana, la primera piloto de combate de la República Dominicana, es un ejemplo para las mujeres de su país y del mundo. (Foto: Claudia Sánchez-Bustamante/Diálogo)

La Mayor Piloto María Tejada Quintana no es solo la primera mujer piloto de combate de la Fuerza Aérea dominicana (FAD) y de su país, sino que también se graduó en la primera promoción de mujeres cadetes en República Dominicana y es la primera instructora dominicana de aviación en la Academia Interamericana de las Fuerzas Aéreas (IAAFA, por sus siglas en inglés) en San Antonio, Texas. Sin embargo, la aviación no siempre fue su sueño – de niña ella soñaba con ser médico. “En ese entonces, no soñaba con ser militar porque aún no aceptaban mujeres en la academia”, dijo a Diálogo la May. Tejada.

La Mayor Tejada enseña el curso de Procedimientos de vuelo por instrumento en la Academia Interamericana de las Fuerzas Aéreas en la Base Aérea Lackland en San Antonio, Texas. (Foto: Claudia Sánchez-Bustamante/Diálogo)

Pero al ver a su hermano mayor durante su entrenamiento militar en la Fuerza Aérea, se fue enamorando de la aviación y surgió en ella un nuevo sueño profesional. “Mi inspiración para ser lo que soy es mi hermano, que también es piloto y militar de la Fuerza Aérea. Él fue quien me incentivó a llegar hasta acá”, dijo la May. Tejada. “Su ejemplo ha sido lo más valioso para mí. Veía lo que él hacía, veía la disciplina que conllevaba esa carrera, veía lo bonito de la aviación y me fui enamorando de eso, entonces una vez que ingresé a mi academia militar decidí ser piloto por eso”, explicó. “Cuando decidí entrar a la academia yo dije, ‘Wow, voy a la Fuerza Aérea y voy a ser piloto’”.

La May. Tejada inició su carrera militar como cadete en el 2002. Tras cuatro años de preparación en la Academia Militar Batalla de las Carreras, aun siendo cadete de cuarto año, asistió a la escuela de aviación de República Dominicana, donde estudió durante aproximadamente tres años más para graduarse como piloto. Cuando terminó su entrenamiento básico, optó por inscribirse en el escuadrón de combate, donde se convirtió en la primera mujer de combate del país. “Ha sido un reto muy grande para mí, muy fuerte, porque es una responsabilidad enorme ser la primera, ser pionera”, dijo, ya con más de 500 horas de vuelo en su haber. “Tienes que dar el ejemplo y tienes que hacer y dar lo mejor de ti para que otras jóvenes puedan inspirarse y puedan aprender de ti lo mejor”.

El ejemplo de la May. Tejada ha sido trascendental para la FAD, para el país como tal y para las mujeres de su país. “Cuando yo ingresé, no tenía ese ejemplo a seguir porque no había mujeres, entonces tuve que trazar mi propio camino como mujer,” explicó la May. Tejada desde el salón donde imparte su clase de aviación instrumental en la IAAFA. “Porque si bien es cierto que mi hermano me apoyó mucho en lo que fue mi carrera a nivel general, yo no tenía esa imagen de una mujer piloto de combate, un referente de qué es lo que tendría que hacer y cómo, cuán difícil sería… Entonces, el que yo hubiese elegido ese camino ha sido bueno para las otras porque ya ellas saben a lo que van”.

La May. Tejada explica que cuando está en su país, muchas aspirantes a piloto y jóvenes cadetes buscan su consejo y le hacen consultas sobre sus futuras carreras militares. “Cuando conversan conmigo yo les soy honesta, yo les digo las cosas buenas y las no tan buenas de esto,” dice con honestidad. “Ellas han visto hasta donde yo he llegado, por tanto no es imposible, porque yo estoy aquí”

Hoy en día, hay aproximadamente siete mujeres piloto en la FAD, sin embargo aún no ha llegado otra mujer al escuadrón de combate al que pertenece la May. Tejada. “Ahora entiendo que hay otra promoción en la escuela de aviación que aún no se ha graduado,” cuenta orgullosa. “Dentro de ellas hay una piloto que quiere ir al escuadrón, pero todavía no ha terminado su entrenamiento. Esperemos que sí, que le vaya bien y que siga mis pasos”.

Como es de esperar, la aspirante a piloto de combate confío a la May. Tejada que ella decidió entrar a la academia militar para seguir sus pasos. “Ella me contó en una ocasión que entró a la academia básicamente porque me había visto en algunas entrevistas, en algunos periódicos que me hicieron allá y, según lo que ella me contó, eso fue su inspiración. Vio mi historia y por eso decidió ir a la escuela de aviación”. Sin embargo la May. Tejada está consciente de que ser un referente conlleva una responsabilidad. “Es un reto enorme porque, como mujer y como pionera, e inclusive si no eres pionera en algo, como mujer sabes que siempre te están mirando a ver qué tan bien o qué tan mal haces las cosas. Entonces para mí es un gran reto y una gran responsabilidad haber elegido esto y lo he asumido como tal”.

Aunque la May. Tejada tuvo que adaptarse a la vida en un entorno casi por completo masculino, este también ha aprendido con ella a adaptarse a la nueva realidad de convivir en unas fuerzas armadas donde mujeres y hombres se desarrollan por igual, por sus capacidades profesionales. "Ellos también han tenido que aprender a convivir conmigo ahí porque todo ese tiempo estuvieron acostumbrados a estar entre hombres y de repente llego yo… También tuvieron que adaptarse al cambio, a cambiar muchas cosas”. Sin embargo dada la adaptabilidad que tenemos como seres humanos, el proceso tomó su curso y pronto sus compañeros la empezaron a ver como lo que es, una colega más del escuadrón. “Yo creo que para ellos también ha sido un gran reto pero, gracias a Dios, he tenido el apoyo de ellos,” asegura. “No he sentido discriminación porque sea mujer ni mucho menos. Mis compañeros siempre me han apoyado en lo que he necesitado, por tanto creo que hemos ido sobrellevando la situación de la mejor manera”.

En el intercambio con la IAAFA, la May. Tejada enseña a sus alumnos, todos de fuerzas aéreas de países amigos latinoamericanos, a pilotear aeronaves solo en base a sus instrumentos. (Foto: Claudia Sánchez-Bustamante/Diálogo)

Una vez graduada como oficial de la FAD, la May. Tejada siguió especializándose en su campo y creciendo su carrera por medio de cursos tanto en el ámbito nacional como internacional e impartiendo sus conocimientos como instructora. Por ejemplo, es instructora especializada de la aeronave de vuelo en la que se graduó, el T-35B Pillán. También es la primera dominicana en pilotear el A-29 Súper Tucano, una aeronave liviana de ataque con mucha demanda en los países Latinoamericanos y de otras regiones por su facilidad de uso en el patrullaje aéreo. En la República Dominicana, el Súper Tucano es instrumental en los programas de soberanía aérea e interdicción de la Fuerza Aérea.

Es así que, un día, la May. Tejada recibió la noticia de que tras un arduo proceso de selección y calificación en base a su experiencia, conocimientos y rango, había sido seleccionada entre tres finalistas para dirigirse al Escuadrón de Entrenamiento No. 318 de la IAAFA como instructora invitada durante dos años, de 2015 a 2017. “Me parece que esto ha sido realmente la experiencia más maravillosa que he tenido en mi carrera. Estoy aprendiendo muchísimo. Actualmente tengo siete meses acá y créeme que me siento una persona totalmente diferente de cuando vine a lo que soy hoy, tanto a nivel personal como profesional,” aseguró en mayo de 2016, durante una visita de Diálogo a la IAAFA. “He crecido personalmente porque he tenido que ser independiente y hacer mis propias cosas porque vivo sola. Venir a un país que no es el tuyo, la barrera del idioma, no ha sido fácil. Sin embargo, he encontrado apoyo de gente, de mis compañeros que también, gracias a Dios, me han apoyado mucho acá”.

Además de que su presencia en la academia sirva para promover la inclusión y el papel de las mujeres en las fuerzas militares americanas, la May. Tejada dicta el curso de procedimientos de vuelo por instrumento a alumnos de varios países de las Américas. “Cuando estamos en las aulas, vemos que en un país usan un procedimiento un poco diferente al que usan en el otro, entonces, todos esos conocimientos se mezclan y alcanzas la perfección en una determinada área. Es importante que conozcamos de los demás países”.

Bajo su mando, ellos aprenden, por ejemplo, a volar una aeronave solo con el uso de sus instrumentos en caso de que una tormenta no les permita realizar un vuelo regular, con una vista clara de sus alrededores – una práctica que requiere de un nivel de habilidades mucho más exigente que en el caso vuelos regulares.

Por su desarrollo en la IAAFA, la May. Tejada se ganó el reconocimiento de Instructor de Nación Amiga para el período entre agosto y diciembre de 2016. “El reconocimiento reconoce a los instructores de países amigos por sus habilidades estelares de enseñanza”, dijo a Diálogo la Coronel de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Monica Partridge, comandante de la IAAFA. “La May. Tejada ha sido un elemento vital a nuestro núcleo de instructores,” resaltó. “Ella nos ayuda a mejorar nuestro contenido de instrucción y el nivel de instrucción de vuelo que la academia ofrece a nuestros alumnos de naciones amigas”.

El intercambio cultural y entre diferentes países también es instrumental en el desarrollo del aprendizaje mutuo. “Cuando enseñas aprendes tú también en el intercambio de conocimientos de diferentes países. Yo tengo la dicha de enseñar a estudiantes de diferentes países de Latinoamérica y es un intercambio de conocimientos, tanto con los alumnos como con mis compañeros instructores, de mi entorno y de la cultura de Estados Unidos en sí. Por eso entiendo que esta, sin lugar a dudas, ha sido la experiencia más maravillosa que he tenido en mi carrera militar”.

La experiencia como instructora invitada en la IAAFA no solo significa un hito en la carrera militar de la May. Tejada, también sienta un precedente importante para las futuras pilotos dominicanas y del mundo entero. “Pienso que [esta experiencia] me va a cambiar de forma positiva por el crecimiento que siento a nivel profesional, a nivel personal. Sé que estos conocimientos que estoy aprendiendo aquí en IAAFA voy a transmitirlos a mi país, voy a poder ser comunicadora de lo que he aprendido y no solo va a servirme a mí, sino también a mis compañeros allá y a las generaciones que me toque seguir instruyendo cuando regrese a mi país”.

Hacia fines de 2017, una vez concluida su misión en la IAAFA, la May. Tejada regresará a República Dominicana llena de lecciones obtenidas por medio de esta oportunidad. Seguirá su vocación de instructora, a través de la cual podrá impartir nuevos conocimientos a las nuevas generaciones de pilotos dominicanos. “Antes de venir ya era instructora. Pero ahora voy con conocimientos nuevos. Tengo la expectativa de seguir aprendiendo, de seguir enseñando también”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 38
Cargando las Conversaciones