Encuentran explosivos en frontera Colombia-Ecuador

La importación ilegal de explosivos y municiones entre Colombia y Ecuador, uno de los principales temas de la agenda de defensa binacional.
Marian Romero/Dialogo | 20 abril 2017

Capacitación y Desarrollo

La Fuerza de Tarea Pegaso encontró varios kilos de nitrato de amonio y otros explosivos con los que la delincuencia fabrica armamento de manera artesanal. (Foto: Fuerza de Tarea Pegaso)

En un operativo contra el narcotráfico el 21 de marzo, la Fuerza de Tarea Pegaso del Ejército de Colombia encontró un depósito ilegal que contenía 600 municiones de fabricación artesanal calibre 81 mm en el municipio de Barbacoas, departamento de Nariño. En lo que va del 2017, las Fuerzas Militares colombianas han incautado más de 2.000 granadas de diferentes calibres en la región, mismas que serían utilizadas por organizaciones al margen de la ley para realizar acciones terroristas en infraestructura como carreteras, puentes, torres de energía y oleoductos, entre otros.

El Brigadier General Sergio Alberto Tafur García, comandante de la Fuerza de Tarea Pegaso del Ejército de Colombia, afirmó que el departamento de Nariño, donde opera esta fuerza de tarea, está ubicado en una posición estratégica que ha facilitado la permanencia de fenómenos criminales como la minería ilegal, y desde hace unos años el tráfico de explosivos, armas y municiones. “Históricamente [la zona] ha tenido influencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y recientemente otros grupos armados organizados (GAOs) que no son de origen guerrillero. En la zona fronteriza con Ecuador, Nariño presenta una geografía selvática que facilita el tráfico ilegal de armamento”, dijo.

En la zona el Ejército también incautó 653 granadas de diferentes calibres, 42 artefactos explosivos improvisados (AEI) y 1.801 kilos de explosivos. Todo esto gracias a un trabajo común entre las fuerzas militares de ambos países, que han realizado una serie de acciones binacionales para atacar la problemática de manera efectiva.

Injerencia de los GAOs

La frontera entre Colombia y Ecuador se caracteriza por tener una geografía compleja, con una llanura que presenta altas temperaturas, abundantes lluvias y exuberante vegetación. Esta topografía es utilizada por los grupos criminales para refugiarse en la región.

“Actualmente el sistema de amenaza persistente en Nariño está conformado por el Frente Comuneros del Sur del ELN y por el Clan del Golfo. Estos dos GAOs basan su estructura financiera en el narcotráfico y la minería criminal”, afirmó el Brig. Gral. Tafur. “Ahora que las FARC está en su proceso de transición a la legalidad con el proceso de paz, el ELN quiere retomar el poder criminal en estas zonas, pero como no tiene mayores recursos ni poder logístico, ejerce presión en la población civil y el gobierno a través del terrorismo”, aseguró.

Del lado ecuatoriano, la problemática de tráfico de explosivos en la frontera está ligada a la posición estratégica de este país en el continente y a las condiciones de pobreza. “Las redes de traficantes encuentran atractiva esta frontera debido a la permeabilidad con Colombia”, expresó el Coronel de Estado Mayor Conjunto Francisco Narváez Vaca, comandante de la Brigada de Infantería No. 31 Andes, del Ejército de Ecuador. “Hay ecuatorianos y colombianos con limitaciones laborales que se han acostumbrado a la cultura de la ilegalidad en la frontera. Alentados por la solución de las necesidades básicas para sus familias terminan en [colaboración con] las estructuras de la delincuencia común”, afirmó.

Las Fuerzas Armadas de Ecuador han intensificado los patrullajes en los últimos tres años, en un esfuerzo coordinado con sus pares de Colombia. (Foto: Fuerza de Tarea Pegaso)

Entre otras incautaciones durante 2017, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Ecuador el 15 de marzo encontró 18 bultos con aproximadamente 546 kilogramos de nitrato de amonio en la zona.

Estrategia binacional de vigilancia de frontera

El Brig. Gral. Tafur explicó que la importación ilegal de armas alcanzó su punto cumbre en el 2015, cuando fueron incautadas 1.267 granadas de diferentes calibres, 1.360 AEI y 6.916 kilos de explosivos. Estas cifras alarmaron a las autoridades militares de la frontera. Como resultado se estableció un plan binacional para superar la problemática de manera coordinada.

“El Comando del Ejército de Colombia incorporó 180 hombres para reforzar la seguridad en la frontera. Se trata de un grupo de soldados regulares que ejercen control en los pasos ilegales en los 243 km de frontera fluvial y terrestre”, dijo el Brig. Gral. Tafur. “Así, los soldados especializados en contraguerrilla pueden continuar haciendo frente a problemáticas específicas dentro del departamento”, remarcó.

La frontera entre Colombia y Ecuador cuenta hoy con un sistema de alertas tempranas para la realización de operaciones de incautación y decomiso de explosivos. Esto es posible gracias a las reuniones binacionales tácticas, la fusión de la inteligencia, la revisión y el patrullaje constante de los pasos fronterizos en tierra, río y mar, y en general la acción paralela para evitar el tráfico ilegal de explosivos entre las dos naciones. “Una amenaza contra la seguridad de Colombia o Ecuador en la frontera es una amenaza compartida, por eso los ejércitos de ambos países mantenemos una estrecha relación y hemos desplegado mecanismos para contrarrestar actos ilícitos, respetando los intereses del otro Estado y protegiendo a las personas que habitan en la frontera”, afirmó el Cnel. Narváez.

A partir del manejo de las problemáticas fronterizas, las capacidades de inteligencia, movilidad y comunicaciones de las Fuerzas Armadas y la Policía de Ecuador son más exactas y frecuentes cada vez. Todo esto con el fin de prevenir males asociados a la terminación del conflicto armado en Colombia y para proteger la seguridad ciudadana. “Mantener una comunicación permanente, con intercambio de comunicación entre los organismos de inteligencia para realizar operaciones militares combinadas, es crucial para mantener vigentes los convenios de cooperación y así combatir de manera efectiva el tráfico ilegal de armas, el narcotráfico, la guerrilla y el contrabando. Las problemáticas más pronunciadas en la frontera” dijo el Cnel. Narváez.

Adicionalmente, ambos países han organizado jornadas de acción integral en las que se ofrecen servicios de salud, esparcimiento y entrega de elementos de trabajo y provisiones a las comunidades de la frontera. Las jornadas se realizan en ambos países cada seis meses y favorecen a cerca de 5.000 residentes.

Para dar seguimiento a esta cooperación, el pasado 24 de marzo se reunieron en Bogotá Aníbal Fernández de Soto, viceministro de Defensa para las Políticas y Asuntos Internacionales de Colombia, y Andrés Fernando de la Vega Grunauer, viceministro Coordinador de Seguridad de Ecuador, con el fin de formalizar el Plan Operativo Anual Binacional, un mecanismo a través del cual se formularán los planes y estrategias conjuntas en materia de seguridad y defensa durante el 2017.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 5
Cargando las Conversaciones