Expertos en Colombia examinan su bola de cristal

Experts on Colombia Gaze into the Crystal Ball

Por Dialogo
noviembre 20, 2012


Colombia está comenzando a ver la luz al final del túnel y ese túnel podría ser la mesa de negociaciones, opinaron especialistas en el conflicto colombiano durante un encuentro en Miami, Florida, el 16 de noviembre, tres días antes de que las conversaciones entre las FARC y el gobierno colombiano comenzaran en La Habana.

La conferencia, organizada por el Centro para la Política Hemisférica, de la Universidad de Miami, se centró en el tema “Los retos de seguridad en Colombia: el proceso de paz y sus posibilidades de éxito”, en un intento por pronosticar cuál será el resultado de este nuevo esfuerzo por acabar con el conflicto interno que fustiga al país desde hace medio siglo.

De acuerdo con Román Ortiz, director de la compañía consultora Decisive Point, con sede en la capital colombiana, el balance estratégico de las negociaciones se inclina esta vez a favor del Estado. “No se me ocurre ninguna organización más impopular que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Su situación política hoy es la más difícil de toda su historia, completamente aislada políticamente dentro y fuera del país”, dijo.

Ortiz agregó que a esta ecuación se suma una fuerza militar y policial aplastante, que alcanza aproximadamente los 55 efectivos por cada guerrillero, así como que por primera vez el grupo admite que está dispuesto a desmovilizarse y desarmarse si se llega a un acuerdo.

En este mismo sentido, los panelistas coincidieron en que la decisión del gobierno de Juan Manuel Santos de no aceptar un cese al fuego resulta clave, pues podría contribuir a que las FARC continúen debilitándose en el terreno, mientras sus representantes conversan en la capital cubana. Esta, dijo, constituye una diferencia importante con las negociaciones pasadas, cuando el grupo aprovechó la tregua para resurgir con nuevos bríos.

“Si eliminas o limitas las operaciones militares lo único que logras es que se extienda el conflicto. Los militares de Colombia están completamente operacionales en estos momentos y están ejerciendo su presión mejor que nunca antes”, afirmó Jorge Mario Eastman, quien fue viceministro de Defensa de Colombia durante la presidencia de Álvaro Uribe.

Bruce Bagley, jefe del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad de Miami, reconoció también la capacidad profesional de los militares colombianos que han logrado replegar a las FARC hacia áreas remotas de la geografía colombiana. “Es un cambio de la noche al día”, comentó. “Los militares de hoy son una especie distinta, una generación diferente. Han sido entrenados por las mejores Fuerzas Armadas, no solo de los Estados Unidos, sino también por otras”.

Sin embargo, Bagley aclaró que sería aventurado pensar que el fortalecimiento de los militares y los golpes asestados contra importantes líderes de las FARC durante el último año significan que la organización está derrotada. Según el experto, dentro de las FARC existen elementos que generan alrededor de US$ 300 millones anualmente en actividades de narcotráfico y crimen organizado. A estos, según dijo, los motiva la ambición y, por consiguiente, podrían decidir no unirse al proceso de paz.

Tanto el catedrático de la Universidad de Miami como el resto de los panelistas coincidieron en que aunque no pueden adivinar cuándo y cómo concluirán las negociaciones, lo que sí vislumbran es que las FARC saldrán aún más divididas y debilitadas de La Habana. Además, concordaron, resulta claro que las circunstancias son ideales para la tan esperada transición hacia una sociedad posconflicto. “En términos de seguridad, de situación política interna y externa, de calendario electoral… las estrellas están alineadas para que se produzca esa transición”, concluyó Jorge A. Restrepo, del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, de Bogotá.



Share