La seguridad de los eventos: un asunto relevante y multi facético

Event Security: a Relevant and Multifaceted Matter

Por Dialogo
julio 17, 2013


Existen varios tipos de eventos, cada uno con sus características y necesidades, y la participación militar en el proceso consta de varias facetas.

He participado en la seguridad de grandes eventos de diversas formas y bajo distintos enfoques desde la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio ambiente y el Desarrollo en Rio de Janeiro, Brasil en 1992.

En aquel entonces yo era teniente comandante de una tropa de operaciones especiales. Nuestra tarea estaba más focalizada a la planificación y ejecución de actividades contra el terrorismo, con el énfasis en la protección de personalidades muy importantes (VIP), como el presidente dos Estados Unidos, el primer ministro del Reino Unido o Israel, por ejemplo.

Los estudios de situación y los análisis de los datos de inteligencia fueron profundos y generaron planificaciones extremadamente detalladas. Participamos en actividades que la gran mayoría de las personas ni siquiera imagina que se puedan realizar, como por ejemplo, buceo autónomo para verificar todos los pilares de los puentes que conectan la Isla del Gobernador, además del rastrillaje de los itinerarios y la inspección del mismísimo Riocentro, entre otras.

En el año 1993 fue el turno de la Conferencia Ibero-Americana en Salvador, Bahía. La mayor preocupación era Fidel Castro. Como integrantes del Destacamento Antiterrorista, realizamos rastrillajes en hoteles, reconocimiento de centros de convenciones, coordinación y reconocimiento de itinerarios. Los helicópteros transportaban a los equipos antiterroristas, y volaban sobre las aeronaves de los mandatarios.

Otros eventos se dieron lugar en Brasil incluyendo la visita del Papa Juan Pablo II, en 1997. En esa ocasión, coordiné la seguridad del papamóvil, entonces participaron aeronaves del Ejército, la Fuerza Aérea, la Policía Civil y la Policía Federal en los distintos traslados del pontífice por la ciudad. El enfoque y la participación ya tenían otra perspectiva.

Mi objetivo no es el de dar una lista de todas mis intervenciones, sino informar al lector que existen distintas formas de participar.

En 2011, como comandante del Regimiento Sampaio, fui incluido en la misión de garantizar la seguridad de las áreas adyacentes a todas las arenas deportivas de la Villa Militar y de la Villa de Atletas de los V Juegos Mundiales Militares.

Designado para integrar la Fuerza de Pacificación en la ocupación de los Complejos de Alemão y de Penha, el Regimiento Sampaio pasó a componer la Base de la Fuerza de Tareas Sampaio, que ocupó el Complejo Alemão en 2011 y el Complejo Penha en 2012.

En cada uno de los complejos había cerca de 200.000 personas, y los fines de semana teníamos que cuidar la seguridad, estabilidad y condición moral de los innumerables eventos que se sucedían, para poder garantizar con los medios disponibles el esparcimiento de esa área con una densa concentración poblacional. Bailes funk, fiestas religiosas, espectáculos de cantores, carnaval callejero, la visita del príncipe Harry, la visita de la presidente, entre otros eventos, eran las actividades que la Fuerza de Pacificación del Ejército brasileño tenía que administrar respecto a la seguridad.

En aquel universo, la prioridad era inhibir el tráfico y el consumo de drogas, el control de peleas o disturbios, con el fin de garantizar la ley y el orden. La tropa en el terreno y la Policía Militar bajo nuestro control operativo.

Recientemente fui invitado por el especialista en seguridad Igor Pípolo para participar en la coordinación y planificación de la seguridad de un evento local popular llamado Skol Sensation junto a la empresa de seguridad Núcleo. Quedé bastante impactado con la metodología utilizada y la capacidad de coordinación y control que exige un evento así (40.000 personas). Valiéndose de metodología militar (probablemente adquirida a lo largos de los siete años que fue teniente del ejército), Igor Pípolo organizó un equipo que actuaba como un Estado Mayor, gerenciando distintos sistemas operativos como inteligencia y comunicaciones, además de controlar el “accionar” de los agentes de seguridad especializados por intermedio de los jefes de las empresas de seguridad y de las brigadas de incendio.

Un hecho relevante fue la participación integrada que unió al Centro de Comando y el Control de Delegados de la Policía Civil, Federal, las Guardias Municipales, integrantes del Cuerpo de Bomberos y policías civiles y militares junto a su equipo.

Gracias a esa simbiosis se logró la captura de cuatro integrantes de una cuadrilla de colombianos que vino a la ciudad de Sao Paulo solo para hurtar teléfonos celulares, lo que resultó en la recuperación de 50 unidades, de las 200 que fueron hurtadas durante el evento.

Al presentarse el libro Segurança de Eventos – Novas Perspectivas e Desafios para Produção (Seguridad en eventos: nuevas perspectivas y desafíos para la producción), del propio Pípolo, constaté que él realmente hace lo que escribe en el libro y considero esa literatura obligatoria para todos los integrantes de la iniciativa privada que promueven los innumerables tipos de eventos, y clasifico como altamente recomendable para los militares y actores del poder público que participan directa o indirectamente en la actividad.

La planificación de las actividades que realicé en este asunto podría haberse perfeccionado mucho más si hubiera tenido acceso a este material en aquel entonces.

No es por pura casualidad que el autor fue invitado a dar charlas sobre el tema en Nueva Jersey.

Igor de Mesquita Pípolo es el fundador del Núcleo Inteligencia, de Núcleo Inc. y asesor de seguridad de la vicepresidencia de la Federación de las Industrias de San Pablo, la FIESP. Desarrolla proyectos de administración de riesgo y seguridad empresarial para grandes empresas e instituciones, además de ser profesor invitado de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, en España.



Share