Entrevista con Mario Zamora, ministro de Seguridad de Costa Rica

Convencido de que la lucha contra el narcotráfico es, sobre todo, una batalla por mantener el sistema democrático, el ministro de seguridad de Costa Rica Mario Zamora considera que esa cruzada hay que librarla con inteligencia, adaptabilidad y una mirada no convencional a temas como la soberanía nacional.
WRITER-ID | 23 noviembre 2011

Mario Zamora, ministro de Seguridad de Costa Rica. (Foto: Steven McLoud / Diálogo)

Convencido de que la lucha contra el narcotráfico es, sobre todo, una batalla por mantener el sistema democrático, el ministro de seguridad de Costa Rica Mario Zamora considera que esa cruzada hay que librarla con inteligencia, adaptabilidad y una mirada no convencional a temas como la soberanía nacional.

Durante su reciente visita al Comando Sur de los Estados Unidos, el ministro Zamora conversó con Diálogo sobre cómo este país de América Latina, que no cuenta con un ejército, está enfrentando una amenaza de alcance transnacional.

DIÁLOGO: ¿Cuáles son las metas y prioridades actuales para Costa Rica en temas de seguridad nacional?

Ministro Mario Zamora: Para el caso de Costa Rica, que es una democracia desarmada en términos militares, la lucha contra el narcotráfico se revela crucial no solo en razón de lo que, es una lucha contra la criminalidad, sino también en esencia es una lucha por preservar y mantener el sistema democrático. En nuestro caso este tipo de lucha reviste también un sentido de mantenimiento del orden sociopolítico con el cual ha venido operando la sociedad costarricense hasta el momento.

En el narcotráfico apreciamos una amenaza que pretende sustituir justamente la ausencia del Estado donde el Estado se ha debilitado o donde hay debilidades institucionales. Ahí el narcotráfico pretende erigirse a través de la imposición de un orden diferente al que establece una democracia mediante su estado de derecho. De ahí la amenaza que supone la criminalidad en términos de ser una fuerza que pretende sustituir al Estado, impone un orden nuevo bajo su código de poder, y es donde estos grupos empiezan a establecer esos órganos nuevos.

DIÁLOGO: ¿Qué está haciendo Costa Rica para contrarrestar esta amenaza?

Ministro Mario Zamora: Cuando usted analiza la estadística criminal de Costa Rica y la compara en términos regionales, observará que casualmente somos el país en donde se presentan menos incidentes criminales. Eso es una consecuencia de lo que ya hicimos, que fue en el año 1949, cuando se eliminaron las fuerzas militares. Lo importante es que los recursos fueron dirigidos al área de la salud y la educación, quizás los dos indicadores más emblemáticos que caracterizan a Costa Rica frente al mundo.

Eso tal vez explica por qué pudimos incidir en las causas que activan o alientan los fenómenos delincuenciales y que, a través del uso de estos recursos –un mejoramiento en la calidad de vida de la población–, generamos una política de prevención que está dando resultados, en la medida en que la estadística criminal es muy diferente por mucho del resto de los países que componen nuestro entorno.

DIÁLOGO: ¿Cuál es la ventaja de trabajar con países como los EE. UU. para enfrentar estas y otras amenazas regionales?

Ministro Mario Zamora: La actual situación de Costa Rica nos ha permitido ser creativos en esta materia y entender nuevas formas de ejercicio de la soberanía. Costa Rica ha suscrito un tratado de última generación con los EE. UU. para el patrullaje conjunto. Esto significa que buques del Servicio Guardacostas de los EE. UU. pueden operar en mar costarricense y comportarse como si fueran fuerzas costarricenses en la lucha contra la criminalidad. Eso me parece muy importante porque implica una nueva forma de entender la soberanía, una nueva forma de entender la cooperación internacional en materia de seguridad y defensa, y refleja que así como la transnacionalización de la criminalidad es lo que le ha dado la ventaja a los criminales, la internacionalización de la seguridad es la que le puede dar la ventaja a los países.

DIÁLOGO: ¿Qué tipo de colaboración tienen con otros países de Centroamérica?

Ministro Mario Zamora: Creo que hemos venido teniendo una relación fluida con Panamá de cara a procesos no solo para el desarrollo de operaciones combinadas a lo largo de la frontera entre ambos países, sino también para establecer mecanismos de intercambio de información muy expeditos. Queremos hacer de la frontera Panamá-Costa Rica la frontera más segura de las Américas y ambos gobiernos estamos trabajando para que esto sea así.

DIÁLOGO: ¿Cómo catalogaría la situación de la seguridad en las fronteras en estos momentos?

Ministro Mario Zamora: Creo que no es distinta de lo que históricamente ha sido. Latinoamérica siempre ha tenido fronteras porosas de baja calidad en el control, sumamente abiertas y de baja exigibilidad jurídica en cuanto a los requisitos de cómo debe operar una frontera. Hoy en día esas debilidades son aprovechadas por el narcotráfico y han hecho que las fronteras no sirvan como elemento de contención para poder detener el avance de la criminalidad. Recordemos además que las fronteras dentro del contexto de los servicios migratorios son en teoría el primer perímetro de seguridad de un estado. En la medida en que están debilitadas obligamos a que sean otros estamentos estatales los que tengan que venir a suplir la falla en los escenarios fronterizos.

Me parece que una lucha contra la criminalidad implica volver a revisar los esquemas con que vienen operando las fronteras y, sobre todo, de cara a una incorporación urgente de tecnología, de mecanismos biométricos que permitan un mejor control de las personas. Y mediante los escáneres que se han desarrollado hoy para control de contenedores, se desarrolle también una mejoría en el traslado de mercancías.

DIÁLOGO: ¿Considera que el hecho de que Costa Rica no cuenta con un ejército podría hacer más difícil el trabajo de protección de las fronteras?

Ministro Mario Zamora: Si bien es cierto que no tenemos un ejército, sí tenemos un mandato sobre nuestra Policía para hacer resguardo fronterizo. Por eso estamos empeñados en modernizar la policía de frontera para que, como policía, haga el resguardo fronterizo que debe hacerse.

También esto implica apostar al desarrollo de las fronteras. Cuando observamos dónde está la pobreza de las naciones, tendemos a ubicarla en sus fronteras. Rara vez las fronteras son polos de desarrollo económico. Por el contrario, son zonas donde se acrecienta la pobreza. Por eso hoy como parte de una estrategia de reforzamiento de nuestra seguridad fronteriza con Nicaragua, el Gobierno ha apostado al desarrollo de un eje de caminos para generar oportunidades a la población y no dejarla a merced de lo que el narcotráfico puede ofrecer a esas personas.

Estamos construyendo una carretera de más de 120 kilómetros paralela al río San Juan, que va a desarrollar un sector importante de Costa Rica que hasta el momento no estaba intervinculado con el resto del país.

DIÁLOGO: ¿Cómo ven la situación de los narcotraficantes que dejan la droga en el mar para que luego entre al mercado?

Ministro Mario Zamora: Hoy estamos viendo que el narcotráfico usa todos los mecanismos y estrategias posibles para hacer llegar esa droga a los mercados. Hay escenarios marítimos como el que tenemos en el Atlántico costarricense que se denomina Dos Aguas, porque hay un escenario en que las corrientes marinas hacen que todo lo que se tire de un avión quede estático, la corriente no lo mueve. Entonces los pescadores salen y se dirigen a Dos Aguas en busca de la droga que fue lanzada desde un banco o un avión; la recogen y la introducen a tierra.

Esta solo es una entre muchas otras estrategias que usan los narcotraficantes para hacer llegar su droga a los mercados. Creo que en este caso la inteligencia, el estudio de cómo se comportan los criminales para poderlos anticipar y desestructurar es lo más importante dentro de una estrategia de contención del narcotráfico en la región.

Estamos creando a nivel judicial y policial, en cuanto a mecanismos seguros de intercambio de información policial, formas de patrullaje conjunto con los EE. UU. que creo que es un sistema que aspiramos a que empiece a crecer y a que otros países puedan asumir en nuestro territorio ese tipo de acciones.

Creo que en este nuevo siglo hay que entender que el nuevo ejercicio de la soberanía es asegurar los valores de la soberanía que es la lucha contra nuestros enemigos. Y entender que los aliados tenemos que empezar a operar bajo nuevas condiciones. No es hoy inusual ver policías españoles patrullando en territorio francés, o cooperaciones horizontales que se están dando.

El sistema de patrullaje conjunto significa para Costa Rica eso. Una adaptación al medio exitosa que ha tenido resultados importantes en la incautación de decenas de toneladas de cocaína en ruta hacia los EE. UU. Y son estas victorias lo que nos indican que se tomó la decisión correcta en el camino correcto.

Esperamos que a futuro otras naciones amigas y aliadas de Costa Rica puedan sumarse en este sentido.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 15
Cargando las Conversaciones