En protección de la Amazonía

Las Fuerzas Armadas de Brasil y sus socios regionales trabajan en conjunto para detener el tráfico ilícito en la impoluta región de la Amazonía occidental
Print | 1 enero 2012

Las tropas contaron con el respaldo de helicópteros y aviones militares, y vehículos blindados ligeros. [SILVA LOPES/FUERZA AÉREA BRASILEÑA]

La región de la Amazonía occidental es uno de los principales puntos de tránsito de los vehículos ilegales y los contrabandistas que ingresan armas y drogas a Brasil. Muchas veces, las armas que ingresan en estas áreas caen en manos de pandillas violentas de las favelas de Río de Janeiro y São Paulo. Los delincuentes también causan la destrucción del ambiente y amenazan a las comunidades indígenas al crear y proteger nuevas rutas de tráfico que atraviesan la selva.

Se desplegaron recursos de la Fuerza Aérea brasileña a una escala mayor en las ciudades de São Gabriel da Cachoeira y Tabatinga, lo que incrementó la presencia del Gobierno a lo largo de la frontera con Colombia. [SILVA LOPES/FUERZA AÉREA BRASILEÑA]

En agosto de 2011, el ministerio de Defensa brasileño realizó una operación conjunta de las Fuerzas Armadas como parte del plan fronterizo estratégico nacional. La operación, cuyo nombre en clave era Ágata, tenía por objeto combatir los delitos ambientales cometidos a lo largo de la frontera de la región amazónica occidental. Participaron también las fuerzas colombianas.

Al mes siguiente, Brasil inició la Operación Ágata 2. Se desplegaron 7.000 soldados a lo largo de su frontera meridional para combatir el crimen organizado, con el apoyo aéreo de la Argentina, Paraguay y Uruguay. Juntas, las fuerzas militares de la región están ayudando a detener el uso de estas zonas impolutas para fines ilícitos.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 11
Cargando las Conversaciones