Once países de la CFAC completan en Guatemala entrenamiento de la ONU en operaciones de mantenimiento de paz

Eleven CFAC Countries Complete UN Peace Operations Training in Guatemala

Por Dialogo
diciembre 16, 2014




Delegaciones militares de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC) recientemente completaron un curso integrado de entrenamiento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para misiones de operaciones de paz

Durante casi cuatro semanas, del 3 al 27 de noviembre, delegaciones de 11 países participaron en el programa de entrenamiento en Guatemala.

El entrenamiento se llevó a cabo en el Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Mantenimiento de Paz (CREOMPAZ) en Cobán, Alta Verapaz.

El programa de la CFAC, que fue diseñado específicamente para los países miembros de la organización, hizo énfasis en las destrezas y el entrenamiento requeridos para el contingente de la ONU, observadores militares y el personal que dirige operaciones de paz.

Delegaciones militares de Argentina, Belice, Brasil, Chile, Colombia, la República Dominicana, El Salvador, Jamaica, Nicaragua, Uruguay y Canadá participaron en el curso, el cual culminó con cuatro días de prácticas intensas.

“La educación y el entrenamiento para operaciones internacionales, así como de paz, bajo el comando de las Naciones Unidas son altamente especializados”, señaló Carl Marowski, Coronel del Ejército chileno y director del Centro Conjunto para Operaciones de Paz de Chile. “Es imperativo entrenar al personal militar para trabajar en ambientes operacionales complejos que sean multinacionales y multidimensionales. Las condiciones difieren significativamente por las realidades socioculturales, religiosas, étnicas y de geografía de cada país”.

La CFAC es una organización militar internacional especializada creada el 12 de noviembre de 1997 por los presidentes de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, a la cual se integró la República Dominicana en el 2007. Su misión es promover un esfuerzo sistemático y permanente de cooperación, coordinación y apoyo mutuo entre las Fuerzas Armadas para el estudio profesional de asuntos de interés compartido y proporcionar un alto nivel de defensa contra amenazas a la democracia, la paz y la libertad; contribuir a la seguridad de la región; promover el desarrollo y la integración militar; y llevar a cabo operaciones humanitarias y de mantenimiento de paz.

El CREOMPAZ busca la certificación de la ONU como unidad académica para las fuerzas de paz. El proceso es semejante al que realiza una universidad que busca acreditación de un cuerpo académico nacional.

Entrenamiento del CREOMPAZ y la CFAC


El CREOMPAZ ofrece diversos programas de entrenamiento en dos modelos básicos.

Uno de los modelos se centra en la educación para operaciones. El mismo proporciona una base de conocimientos y destrezas intelectuales que servirían para procesar la información que sigue al juicio de los comandantes. Procura “una respuesta razonada ante situaciones impredecibles y complejas, de acuerdo con el entrenamiento, la ética, la moral, y los códigos de conducta que han sido enseñados”, detalló el coronel Marowski.

El segundo modelo se centra en la instrucción individual y el entrenamiento colectivo. El mismo brinda técnicas, procedimientos y destrezas que se requieren para una función específica, esto es, para tareas operacionales de la ONU.

“Esto prepara al personal para desarrollar respuestas y mecanismos predecibles ante situaciones igualmente predecibles o menos complejas”, explicó el coronel.

Los tipos de entrenamiento que proporcionan la CFAC y el CREOMPAZ son complementarios.

“En estos cursos [del CREOMPAZ], el entrenamiento básico de patrullaje, prácticas de tiro, y transmisiones militares y primeros auxilios a nivel de pelotón y brigada se complementa con el 'Curso Básico del Soldado' propuesto por la ONU”, según el Coronel del Ejército de Guatemala Mario Mérida, quien es miembro de la Red Guatemalteca para la Seguridad Democrática.

El entrenamiento prepara a los oficiales militares para servir como “Observadores Militares de las Naciones Unidas, Oficiales de Estado Mayor de Naciones Unidas, Oficiales de Logística y Finanzas de Naciones Unidas, e Instructores de Naciones Unidas”, precisó el Coronel Mérida. “Los cursos para oficiales y soldados también responden a las competencias requeridas por el Batallón de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC). Como parte del entrenamiento específico para la CFAC, también se incluye un curso en operación y mantenimiento de equipo”.

El CREOMPAZ proporciona entrenamiento que es útil tanto para los soldados que están sirviendo en tareas típicas como para los que son desplegados en una misión de la ONU.

El entrenamiento, que enfatiza “autocontrol, disciplina, integridad, liderazgo y trabajo en equipo, será fundamental para el éxito de la operación”, expresó el Coronel Marowski. “Este conocimiento se complementará más adelante con educación y entrenamiento específico en el despliegue y tareas operacionales para que el [pacificador] de la ONU desarrolle una capacidad para la interoperabilidad e integración en la unidad y el país al que sea enviado”.

Las operaciones de paz de la ONU benefician a los ejércitos nacionales de los soldados que participan en ellas.

“Logran un mejor desempeño operativo dentro de las regulaciones establecidas por la ONU, reduciendo así las violaciones a los derechos humanos y produciendo una mejor respuesta ante un encuentro armado fortuito en caso de tránsito por zonas de riesgo”, señaló el Coronel Mérida. “Aprenden y desarrollan las competencias y destrezas requeridas dentro de las regulaciones que exigen las Naciones Unidas. De igual manera, también están disponibles para apoyar casos de respuesta ante desastres en nuestros países en caso que la magnitud de la catástrofe lo requiera”.



Delegaciones militares de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC) recientemente completaron un curso integrado de entrenamiento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para misiones de operaciones de paz

Durante casi cuatro semanas, del 3 al 27 de noviembre, delegaciones de 11 países participaron en el programa de entrenamiento en Guatemala.

El entrenamiento se llevó a cabo en el Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Mantenimiento de Paz (CREOMPAZ) en Cobán, Alta Verapaz.

El programa de la CFAC, que fue diseñado específicamente para los países miembros de la organización, hizo énfasis en las destrezas y el entrenamiento requeridos para el contingente de la ONU, observadores militares y el personal que dirige operaciones de paz.

Delegaciones militares de Argentina, Belice, Brasil, Chile, Colombia, la República Dominicana, El Salvador, Jamaica, Nicaragua, Uruguay y Canadá participaron en el curso, el cual culminó con cuatro días de prácticas intensas.

“La educación y el entrenamiento para operaciones internacionales, así como de paz, bajo el comando de las Naciones Unidas son altamente especializados”, señaló Carl Marowski, Coronel del Ejército chileno y director del Centro Conjunto para Operaciones de Paz de Chile. “Es imperativo entrenar al personal militar para trabajar en ambientes operacionales complejos que sean multinacionales y multidimensionales. Las condiciones difieren significativamente por las realidades socioculturales, religiosas, étnicas y de geografía de cada país”.

La CFAC es una organización militar internacional especializada creada el 12 de noviembre de 1997 por los presidentes de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, a la cual se integró la República Dominicana en el 2007. Su misión es promover un esfuerzo sistemático y permanente de cooperación, coordinación y apoyo mutuo entre las Fuerzas Armadas para el estudio profesional de asuntos de interés compartido y proporcionar un alto nivel de defensa contra amenazas a la democracia, la paz y la libertad; contribuir a la seguridad de la región; promover el desarrollo y la integración militar; y llevar a cabo operaciones humanitarias y de mantenimiento de paz.

El CREOMPAZ busca la certificación de la ONU como unidad académica para las fuerzas de paz. El proceso es semejante al que realiza una universidad que busca acreditación de un cuerpo académico nacional.

Entrenamiento del CREOMPAZ y la CFAC


El CREOMPAZ ofrece diversos programas de entrenamiento en dos modelos básicos.

Uno de los modelos se centra en la educación para operaciones. El mismo proporciona una base de conocimientos y destrezas intelectuales que servirían para procesar la información que sigue al juicio de los comandantes. Procura “una respuesta razonada ante situaciones impredecibles y complejas, de acuerdo con el entrenamiento, la ética, la moral, y los códigos de conducta que han sido enseñados”, detalló el coronel Marowski.

El segundo modelo se centra en la instrucción individual y el entrenamiento colectivo. El mismo brinda técnicas, procedimientos y destrezas que se requieren para una función específica, esto es, para tareas operacionales de la ONU.

“Esto prepara al personal para desarrollar respuestas y mecanismos predecibles ante situaciones igualmente predecibles o menos complejas”, explicó el coronel.

Los tipos de entrenamiento que proporcionan la CFAC y el CREOMPAZ son complementarios.

“En estos cursos [del CREOMPAZ], el entrenamiento básico de patrullaje, prácticas de tiro, y transmisiones militares y primeros auxilios a nivel de pelotón y brigada se complementa con el 'Curso Básico del Soldado' propuesto por la ONU”, según el Coronel del Ejército de Guatemala Mario Mérida, quien es miembro de la Red Guatemalteca para la Seguridad Democrática.

El entrenamiento prepara a los oficiales militares para servir como “Observadores Militares de las Naciones Unidas, Oficiales de Estado Mayor de Naciones Unidas, Oficiales de Logística y Finanzas de Naciones Unidas, e Instructores de Naciones Unidas”, precisó el Coronel Mérida. “Los cursos para oficiales y soldados también responden a las competencias requeridas por el Batallón de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC). Como parte del entrenamiento específico para la CFAC, también se incluye un curso en operación y mantenimiento de equipo”.

El CREOMPAZ proporciona entrenamiento que es útil tanto para los soldados que están sirviendo en tareas típicas como para los que son desplegados en una misión de la ONU.

El entrenamiento, que enfatiza “autocontrol, disciplina, integridad, liderazgo y trabajo en equipo, será fundamental para el éxito de la operación”, expresó el Coronel Marowski. “Este conocimiento se complementará más adelante con educación y entrenamiento específico en el despliegue y tareas operacionales para que el [pacificador] de la ONU desarrolle una capacidad para la interoperabilidad e integración en la unidad y el país al que sea enviado”.

Las operaciones de paz de la ONU benefician a los ejércitos nacionales de los soldados que participan en ellas.

“Logran un mejor desempeño operativo dentro de las regulaciones establecidas por la ONU, reduciendo así las violaciones a los derechos humanos y produciendo una mejor respuesta ante un encuentro armado fortuito en caso de tránsito por zonas de riesgo”, señaló el Coronel Mérida. “Aprenden y desarrollan las competencias y destrezas requeridas dentro de las regulaciones que exigen las Naciones Unidas. De igual manera, también están disponibles para apoyar casos de respuesta ante desastres en nuestros países en caso que la magnitud de la catástrofe lo requiera”.
Share