El Salvador mejora calidad de vida de población

Militares salvadoreños y estadounidenses proporcionaron ayuda humanitaria a comunidades indígenas.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 15 junio 2017

Capacitación y Desarrollo

El Ejército de El Salvador con asesoría de Asuntos Civiles del Comando de Operaciones Especiales Sur (SOCSOUTH), realizó una brigada médica combinada en Ahuachapán. (Foto: Fuerza Armada de El Salvador)

El Ejército de El Salvador, con el asesoramiento y apoyo de Asuntos Civiles del Comando de Operaciones Especiales Sur (SOCSOUTH), brinda servicios básicos de salud e infraestructura a comunidades del centro y occidente del país. Como resultado de este esfuerzo de cooperación cívico militar combinado, los habitantes del municipio de Guacotecti, departamento de Cabañas, serán favorecidos con un puente para no quedar incomunicados en época de frío. La obra que comenzó a desarrollarse en 2016, será entregada aproximadamente el 15 de junio.

“La estructura que facilitará el paso de los peatones es una de las obras más relevantes que se desarrolló en el departamento de Cabañas. El proyecto de coordinación con el equipo de SOCSOUTH beneficiará a una comunidad que en tiempos de invierno quedaba aislada”, dijo a Diálogo el Coronel Juan Antonio Guardado Cruz, jefe de Asuntos Civiles del Estado Mayor General del Ejército de El Salvador.

Este importante proyecto de infraestructura fue construido con la asesoría de ingenieros militares de SOCSOUTH, y una unidad de soldados salvadoreños responsable de la dirección, control y organización de la logística para la materialización de la iniciativa. El puente fue realizado con recursos gestionados por la alcaldía y la mano de obra fue de la comunidad.

Médicos y medicinas

Como parte de la cooperación continua entre El Salvador y los EE. UU. en asistencia social, SOCSOUTH y el Destacamento Militar No. 7 del Ejército salvadoreño también organizaron, planificaron y desarrollaron una campaña médica llevada a cabo el 22 de abril en el cantón de Los Magueyes y zonas aledañas del departamento de Ahuachapán. La zona cafetalera fue golpeada en 2001 tras la caída del mercado internacional del café.

“Su población mayoritariamente indígena no solo fue castigada por la decadencia del sector cafetalero, sino que tiene muchas necesidades como la falta o el acceso a servicios de salud. Los Magueyes es una de las zonas de prioridad por el grupo de personas que la habitan”, comentó a Diálogo Andrés Monroy, secretario municipal de la alcaldía de Ahuachapán.

Aproximadamente 3.000 personas visitaron la clínica improvisada establecida en el Centro Escolar Cantón Los Magueyes. Ahí recibieron atención médica en las especialidades de medicina general, odontología, oftalmología, ginecología, pediatría; citología y entrega de medicamentos prescritos de forma gratuita.

El equipo de la misión humanitaria estuvo conformado por 13 médicos y técnicos especialistas de SOCSOUTH y 53 miembros del Ejército salvadoreño. El grupo estuvo compuesto por personal médico y de enfermería del Comando de Sanidad Militar, por 109 personas de diferentes instituciones que involucran la salud, educación y organizaciones civiles, además de la Policía Nacional Civil, USAID y la alcaldía.

Profesionales de la salud proporcionaron servicios de salud en diferentes especialidades médicas durante el operativo médico cívico militar en Ahuachapán. (Foto: Fuerza Armada de El Salvador).

Con el objetivo de cumplir con los servicios integrales de salud, el destacamento militar involucró vehículos para el transporte de material y combustible para la instalación de conexiones eléctricas y la adecuación del lugar. Los integrantes del SOCSOUTH y las entidades civiles llevaron su propio equipamiento para realizar su labor médica. Un día antes de la jornada médica conjunta, la institución militar salvadoreña realizó en el departamento de Ahuachapán otra campaña de prevención contra la enfermedad viral del dengue, la fiebre de chikunguña y el virus del Zika en coordinación con unidades del ministerio de Salud.

“Los otros apoyos se hicieron para tener un acercamiento con los niños del lugar para que vean a la Fuerza Armada como amigos”, comentó el Cnel. Guardado. Y es que la asistencia médica conjunta llevó otras actividades como piñatas, comediantes, conciertos de música y cortes de cabello para los asistentes a la actividad cívico-militar. “Las brigadas médicas cívico-militares son un verdadero ejercicio en beneficio de la sociedad”, agregó Monroy.

La suma de los esfuerzos articulados

Los gobiernos de El Salvador y de los Estados Unidos desarrollan acciones conjuntas en apoyo a la población vulnerable desde hace décadas. “Estas ayudas se intensificaron de manera escalonada desde 2012, dando como resultado casi una actividad militar conjunta por mes. Trabajamos de la mano para ayudar a la población más vulnerable a efecto de mejorar su calidad de vida”, expresó el Cnel. Guardado.

Cada acción cívico-militar forma parte de la planificación anual de la Fuerza Armada de El Salvador. Al inicio de cada año, las unidades militares norteamericanas y salvadoreñas llevan a cabo una serie de reuniones en coordinación con las autoridades locales para definir el lugar que requiere este tipo de apoyo. Cada esfuerzo interinstitucional toma un promedio de tres meses para materializar la ayuda social porque requiere la coordinación de varias instituciones.

Entre julio de 2014 y mayo de 2015, hubo 27 acciones cívico militares conjuntas con la participación de más de 1.000 elementos de la institución armada salvadoreña y 49 profesionales de la salud de diferentes instituciones nacionales como los ministerios de Salud y Educación. Las actividades de beneficio público apoyaron a más 28.000 personas en diferentes partes del país, según el Informe de labores 2016, emitido por el ministerio de la Defensa Nacional.

Además de los ejercicios conjuntos, las autoridades estadounidenses apoyan al país salvadoreño con ejercicios de entrenamiento en preparación médica, conocidos como MEDRETEs, para proporcionar tratamiento médico gratuito a cientos de personas en varias comunidades. Este esfuerzo de atención a la salud coordinado por SOCSOUTH mejora la preparación de las tropas estadounidenses en el extranjero.

“Como instituciones debemos sumar esfuerzos articulados para minimizar las necesidades de la población más necesitada. En lo sucesivo, vamos a desarrollar varios proyectos en cooperación con el Gobierno de los Estados Unidos, desde infraestructura de calles hasta acciones de prevención de la violencia y desarrollo juvenil”, informó Monroy.

Otras muestras de apoyo que las Fuerzas Armadas estadounidenses tienen con sus homólogos salvadoreños son la capacitación, ejercicios y entrenamientos conjuntos, seminarios y operaciones contra el narcotráfico. “Todas estas acciones impactan de manera positiva a la población al generar un cambio de vida que es trascendental. Ojalá que estos proyectos sigan por mucho tiempo porque hay mucha gente en El Salvador que necesita ser beneficiada”, concluyó el Cnel. Guardado.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 11
Cargando las Conversaciones