El Salvador combate a las pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha

El Salvador Fights Barrio 18, Mara Salvatrucha Gangs

Por Lorena Baires/Diálogo
octubre 23, 2018

Grupos élite de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), la Policía Nacional Civil (PNC) y la Fiscalía General de la República, realizaron dos operaciones interagenciales para desarticular una estructura de testaferros que permitía a la pandilla Barrio 18 lavar el dinero proveniente del tráfico de personas, extorsiones y narcotráfico. Las dos intervenciones terminaron el 4 de septiembre de 2018. Con la Operación Tsunami, realizada en el departamento La Libertad, y la Operación Libertad, realizada a nivel nacional, las autoridades capturaron a 224 cabecillas de la pandilla, acusados de lavar más de USD 1,2 millones.

Lavado de dinero

“Los operativos estaban dirigidos a capturar a los cabecillas de la estructura que servían de testaferros e incautar los inmuebles que utilizaban para mover y hacer crecer el dinero mal habido”, dijo a Diálogo Howard Cotto, director general de la PNC. “Debilitamos el tejido financiero de la Mara Salvatrucha (MS-13) y ahora empezamos a golpear la Barrio 18, justo en los lugares donde cometen más muertes violentas y extorsiones”.

La pandilla Barrio 18 utiliza prestanombres para montar negocios como tiendas de abarrotes y electrónica, restaurantes, transporte colectivo y bienes raíces. “Hemos logrado incautar 17 inmuebles entre viviendas y locales comerciales; diversos vehículos y 19 cuentas bancarias”, aseguró a Diálogo Douglas Meléndez, fiscal general de El Salvador. “En esas cuentas bancarias las autoridades han identificado movimientos por más de USD 1,3 millones”.

Cuatro sospechosos fueron detenidos por lavado de dinero y activos. La primera detenida fue Reyna Isabel Molina, propietaria de varias tiendas de abarrotes y locales comerciales situados en el municipio costero de La Libertad, señalada como responsable de lavar dinero del subgrupo Barrio 18 Sureños, producto del tráfico de personas. “A ella se le inmovilizaron 17 vehículos, un taller mecánico, cuatro autobuses, siete locales comerciales y 12 inmuebles”, informó Cotto.

Entre los detenidos se encuentra también una pareja acusada de movilizar dinero a través de depósitos de bebidas, venta de alimentos y alquiler de viviendas. Con el dinero lavado adquirieron 10 inmuebles para la pandilla Barrio 18. “Algunas de las personas identificadas en la investigación han escapado a países como México. Sin embargo, con este golpe resolvemos más de 50 homicidios, robos, extorsiones y asociaciones ilícitas”, añadió Meléndez.

El cuarto detenido es Manuel Benjamín Romero, un hombre conocido en la pandilla como El Morado, a quien se le atribuye la movilización de USD 1,2 millones, producto de extorsiones, narcomenudeo y otras actividades fuera de la ley. Los militares élite también detuvieron a Carlos Farabundo Molina, exalcalde del municipio Puerto de La Libertad, señalado de haber pagado USD 3000 al Barrio 18 por el asesinato de una mujer.

Contra la MS-13

La FAES ha desarticulado a la MS-13 varias estructuras de lavado de dinero y narcotráfico en diversas operaciones. Esta vez las autoridades identificaron que cuatro subgrupos de la pandilla se habían enquistado en la zona costera del país.

La Operación Cerro Verde, realizada el 28 de agosto de 2018, facilitó el despliegue de grupos élite de la FAES en 25 municipios de siete departamentos costeños del país, donde capturaron a más 400 cabecillas de subgrupos de la pandilla que formaba una red de narcotráfico. Como en otros casos, el dinero ilícito era lavado a través de diversos negocios como moteles, lavados de autos y venta de vehículos usados.

El centro comercial Megaplaza de Sonsonate también fue intervenido, pues la MS-13 cobraba extorsiones a algunos negocios por el uso de los sanitarios. A los pandilleros se les incautaron además 30 automóviles, 18 camiones, 20 tráileres, 11 viviendas y dos negocios.

Entre los capturados hay cuatro que son clave para el funcionamiento de la red, de acuerdo con la Fiscalía. Entre ellos se encuentra Guillermo Stanley Corleto Ruiz, un pastor evangélico vinculado al subgrupo Acajutla Locos, dueño de una agencia de automóviles usados y un lavado de autos. “El pastor daba constancias falsas a miembros de la MS-13, dirigidas al Departamento de Libertad Asistida de la Corte Suprema de Justicia, donde establecía que [los delincuentes] habían cumplido con servicios a la comunidad cuando en realidad nunca lo hicieron”, dijo Meléndez. Además, capturaron a Gustavo Neftalí Pérez de León, subinspector policial destacado en el municipio de Acajutla, departamento de Sonsonate, acusado de cooperar con los delincuentes.

Como resultado del operativo, también fue detenido Jorge Vega Knight, un empresario de moteles y socio de negocios de la pandilla. Vega fue encontrado en una lujosa residencia de la colonia San Benito, zona exclusiva de San Salvador. Por último, detuvieron a Gilberto Ortega Fuentes, “dueño de buques pesqueros, socio de negocios de Gerardo Antonio Avelar, un líder de la MS-13 en el departamento de Usulután”, aseguró Meléndez.

Cerro Verde fue el sexto operativo de gran magnitud que las autoridades coordinan contra las finanzas de la MS-13 en los últimos tres años. El 16 de marzo de 2018 realizaron dos intervenciones bajo los nombres Libertad y Testaferros. El 15 de febrero de 2018 ejecutaron la Operación Cuscatlán. El 8 de septiembre de 2017 realizaron la Operación Tecana; y entre el 28 y 29 de julio de 2016 la Operación Jaque.
Share