El Salvador y Guatemala refuerzan vigilancia en frontera común

La información de inteligencia compartida aumenta la efectividad de la vigilancia y reduce la delincuencia.
Lorena Baires/Diálogo | 11 febrero 2019

Amenazas Transnacionales

Guatemala y El Salvador comparten 200 kilómetros de montañas y bosques que facilitan las actividades delictivas de las redes transnacionales. (Foto: Gloria Cañas/Diálogo)

Las fuerzas armadas de El Salvador y Honduras afinaron y reforzaron su estrategia de vigilancia en los 200 kilómetros de frontera común, para evitar que las redes de tráfico de personas, armas, drogas y otros ilícitos se escurran entre los pasos ciegos que aprovecha la delincuencia. Ambos ejércitos desplegaron más batallones de infantería e incrementaron el número de operativos binacionales desde noviembre de 2018.

Policías y militares realizan registros de vehículos en espacios abiertos para facilitar la detección de pequeños cargamentos de drogas o mercadería robada. (Foto: Gloria Cañas/Diálogo)

“Cada mes, ambos países desplegamos unidades que se desplazan a lo largo de la frontera, en especial en las zonas donde ya tenemos identificados a grupos que mueven armas o realizan narcomenudeo de forma organizada”, dijo a Diálogo el General de Brigada de la Fuerza Armada de El Salvador Juan Guzmán, comandante de la II Brigada de Infantería General Tomás Regalado. “Los registros y patrullajes que realizamos ayudan a frenar las actividades delincuenciales de estos grupos”.

Los patrullajes son coordinados en las reuniones binacionales o trinacionales de presidentes y comandantes de las unidades fronterizas del Triángulo Norte. “Trabajamos en un ambiente operacional que facilita las acciones interinstitucionales y reduce los eventos que afectan el desarrollo de las actividades de nuestros ciudadanos”, añadió el Coronel de Infantería DEM de la Fuerza Armada de Guatemala Mario Hernández, comandante de la III Brigada de Infantería Maximiliano Aguilar Santamaría.

La XII Reunión Trinacional de Comandantes de Unidades Militares Fronterizas del Triángulo Norte, celebrada en el departamento de Santa Ana, El Salvador, en noviembre de 2018, sirvió para evaluar resultados e intercambiar información de inteligencia sobre las operaciones ejecutadas. “Ahora, gracias a esa evaluación, los patrullajes nos han permitido identificar que el narcomenudeo no solo abastece en forma local a nuestros países, sino que también existe narcomenudeo para mover drogas hacia México”, detalló el Gral. de Bda. Guzmán. “Lo que se queda en nuestros países es una pequeña cantidad, la otra avanza en la ruta hacia el norte”.

El Salvador y Guatemala implementaron 23 patrullajes en el 2018. Para el 2019, unidades coordinadas de ambos países serán responsables de más de 30 operativos para proteger a la ciudadanía. 

Información en tiempo real

Militares salvadoreños y guatemaltecos vigilan la frontera, donde las redes de menudeo intentan mover drogas, armas y otros ilícitos a través de lugareños. (Foto: Gloria Cañas/Diálogo)

Migrar sin la documentación adecuada hacia los Estados Unidos es una realidad que los militares guatemaltecos y salvadoreños enfrentan a diario; detienen el paso de los traficantes de personas en las rutas que serpentean ambos países. Desde que iniciaron las caravanas de migrantes, en octubre de 2018, los militares representan un apoyo estratégico para las autoridades de seguridad pública y migración.

“Trabajamos de manera coordinada junto a la Policía Nacional Civil (PNC) y la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME). Nuestra presencia en los pasos ciegos ha facilitado la recolección e intercambio de información sobre cómo operan las redes de tráfico de personas”, añadió el Gral. de Bda. Guzmán.

El objetivo común de la PNC, la DGME y las fuerzas armadas de ambos países es lograr el intercambio de información en tiempo real. Así se planificó en la III Reunión de Ministros de Seguridad del Triángulo Norte de Centroamérica, que integraron El Salvador, Honduras y Guatemala en El Salvador, en enero de 2018.

“Planteamos una postura y una posición definida hacia nuestro aliado, los Estados Unidos, en el sentido de que como región necesitamos reconocer esa correlación de responsabilidades”, aseguró a Diálogo Enrique Degenhart, ministro de Gobernación de Guatemala. “La seguridad regional es una responsabilidad integrada, porque lo que sucede en un país afecta de inmediato en la seguridad del otro”.

El Gral. de Bda. Guzmán y el Cnel. Hernández reconocieron el respaldo que el Comando Sur de los Estados Unidos brinda con constante adiestramiento, donación de equipos y programas de salud. “Hemos sido capacitados en combate urbano e instruidos en uso de equipos especiales de comunicación, mantenimiento de armamento a nivel individual y colectivo, y mantenimiento de vehículos blindados. Además, oficiales guatemaltecos y salvadoreños han tenido la oportunidad de instruirse en temas específicos en los EE. UU.”, coincidieron.

“Estamos comprometidos en la lucha contra las estructuras criminales, sean quienes sean, porque aquí lo relevante es que ambos países tengamos las mismas líneas estratégicas. La coordinación interagencial que construimos nos permite tener una respuesta mucho más rápida”, puntualizó a Diálogo Mauricio Ramírez Landaverde, ministro de Justicia y Seguridad Pública de El Salvador. “Las fuerzas armadas de El Salvador y Guatemala están comprometidas a elevar el nivel de coordinación y aumentar poco a poco el número de patrullajes binacionales. Para ambos países es crucial detener el tráfico de personas, ilícitos y drogas”, finalizó. 

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 292
Cargando las Conversaciones