El Ejército de Colombia entrena en el JRTC y realiza diálogos de Estado Mayor con el Ejército Sur

El Ejército de Colombia entrena en el JRTC y realiza diálogos de Estado Mayor con el Ejército Sur

Por Donald Sparks / Ejército Sur de los EE. UU. 
junio 23, 2021

El Ejército de los Estados Unidos  realiza entrenamientos con el Ejército de Colombia desde hace más de 60 años, cuando los oficiales de los Rangers del Ejército de los EE. UU., desarrollaron el programa de entrenamiento Lancero para el Ejército de Colombia, a mediados de la década de 1950. Desde entonces, la iniciativa ha generado una de las relaciones militares profesionales más largas con el Ejército Sur de los EE. UU. (ARSOUTH en inglés), liderando el mantenimiento de la asociación duradera, que culminó con una unidad del Ejército de Colombia dirigiendo por primera vez un entrenamiento bilateral, en el Centro de Entrenamiento de Preparación Conjunta (JRTC en inglés) de Fort Polk, Louisiana, seguido de los diálogos de Estado Mayor entre ambos ejércitos en la Base Conjunta San Antonio-Fort Sam Houston, en Texas.

Desde principios de mayo de 2021 en Louisiana, un elemento del pelotón de élite de la Brigada Antinarcóticos del Ejército de Colombia se integró al Batallón N.º 1, Regimiento de Infantería N.º 118 (Regimiento de Infantería N.º 1-118) de la Guardia Nacional del Ejército de Carolina del Sur, como parte de la rotación 21-08, para llevar a cabo operaciones de infantería táctica, ejercitar la interoperabilidad y fortalecer su capacidad para planificar y ejecutar operaciones de maniobras complejas.

“El JRTC es un entorno diverso y constituye la culminación del entrenamiento de brigada; requiere unidades calificadas y capaces de entrar en combate después del entrenamiento en uno de los principales centros de entrenamiento de combate del Ejército”, expresó el General de División Daniel R. Walrath, comandante general del Ejército Sur, durante una visita al JRTC que tuvo lugar del 8 al 10 de junio, en donde se reunió con altos mandos del Ejército de Colombia. “El Ejército Sur tiene muchos socios en la región y el Ejército de Colombia es uno de los mejores. Estamos muy orgullosos y felices por su participación, y esperamos seguir teniendo este tipo de eventos de entrenamiento, como esfuerzo continuo para fortalecer nuestra relación con Colombia”.

Al destacar la profesionalidad de los colombianos durante sus primeras 48 horas en el área de entrenamiento conocida como “la caja”, el Sargento de Primera Clase del Ejército de los EE. UU. Edwin Pérez, observador-controlador-entrenador del JRTC, elogió a los soldados por su alto nivel de disciplina e iniciativa.

“Empiezan a moverse, se ponen en posición y están concentrados y compenetrados con lo que tienen que hacer; cuando llega el momento, es el momento para ellos”, indicó el Sgto. 1.a Clase Pérez. “Este pelotón es muy agresivo y persigue al enemigo en el ataque. Nuestros soldados [del Ejército de los EE. UU.] están observando lo disciplinados que son y aprovechando su conocimiento táctico”.

Entrenar con el Ejército de Colombia no es nada nuevo para el Regimiento de Infantería N.º 1-118, ya que la unidad había ido a Tolemaida, Colombia, en 2019, como parte del ejercicio Juntos y Adelante. El ejercicio permitió que ambos ejércitos intercambiaran conocimientos de doctrina de infantería, además de llevar a cabo escenarios de entrenamiento situacional de escuadrones y pelotones. La Guardia Nacional de Carolina del Sur y Colombia han participado juntos desde 2012 en el Programa de Asociación Estatal, que apoya las actividades de cooperación de seguridad militar de los EE. UU. con el país sudamericano.

“Mis muchachos estaban ansiosos por volver a entrenar con los colombianos. Ha sido una experiencia agradable para ambos”, expresó el Sargento Mayor de Comando del Ejército de los EE. UU. Greg Billings. “Los unimos con nuestra compañía Alpha y les encantó trabajar juntos. Han trabajado excepcionalmente bien, y nos complace tenerlos en nuestras filas”.

La unidad pudo resolver la barrera idiomática al tener soldados de habla hispana en sus filas, lo que también permitió que ambos ejércitos pudieran integrarse sin inconvenientes.

“Los colombianos aportan una perspectiva diferente sobre las distintas operaciones, y una nueva mirada sobre cómo llevar a cabo diferentes tácticas”, manifestó el Sgto. May. de Comando Billings. “Han pasado mucho más tiempo en la selva que nosotros, y han sido un recurso valioso para ayudarnos en ese sentido”.

El viaje al JRTC fue el primero para el Mayor General del Ejército de Colombia Germán López, jefe de Estado Mayor de Generación de Fuerza, quien vio el entrenamiento de sus tropas con soldados estadounidenses como un reflejo de la capacidad y el compromiso hacia la asociación con el Ejército de los EE. UU.

“Es muy importante que nuestro ejército observe, entrene y aprenda mucho, para mejorar la calidad de nuestras unidades”, dijo el May. Gral. López. “Además, con nosotros aquí, queremos mostrarle al mundo de qué lado estamos. Este es el camino en el que queremos estar a nivel mundial y poner a nuestro ejército en otro nivel, junto a otros ejércitos de todo el mundo, como uno de los mejores”.

Como parte de la mejora de la interoperabilidad y la identificación de futuras oportunidades de entrenamiento con sus homólogos colombianos, el Estado Mayor de ARSOUTH celebró los diálogos de Estado Mayor, para brindarle al Ejército de Colombia conocimientos sobre programas específicos del Ejército de los EE. UU., áreas de interés mutuo y sectores de modernización o reforma.

Realizados en forma híbrida, los diálogos de Estado Mayor contaron con una delegación del Ejército de Colombia, encabezada por el May. Gral. López en Fort Sam Houston, y del Ejército de los EE. UU., representado por una delegación encabezada por el Coronel Jeffrey López, jefe de la Dirección de Cooperación para la Seguridad de ARSOUTH, en Bogotá, Colombia. Antes de la reunión ejecutiva del 8 al 10 de junio, los estados mayores del Ejército de Colombia y de ARSOUTH destinaron grupos de trabajo virtuales y presenciales para desarrollar un plan bilateral quinquenal para el período 2021-2025.

El plan quinquenal destaca los principales objetivos de los ejércitos de los EE. UU. y Colombia, e incluye una declaración del May. Gral. López que acuerda la participación del Ejército de Colombia en una rotación del JRTC para el año 2023, además de organizar o participar en futuras ediciones del ejercicio Vanguardia del Sur en toda la región. El Ejército Sur de los EE. UU. y el Ejército de Colombia se mostraron preparados para enfrentar las amenazas actuales y continuar desarrollando capacidades e interoperabilidad para abordar los desafíos futuros.

“Nuestros estados mayores, en el marco de los diálogos de Estado Mayor, están trabajando en un plan a largo plazo; estamos proponiendo que una fuerza de mayor magnitud, de tamaño compañía, regrese al JRTC en 2023”, dijo el Gral. de Div. Walrath al May. Gral. López. “Creemos que la participación en este tipo de ejercicios de entrenamiento es el siguiente paso para fortalecer nuestra asociación con su ejército. Sus soldados y líderes nos fortalecen, y también aprendemos de ustedes”.

Para el Sgto. 1.a Clase Pérez, aprender de los colombianos brinda a los soldados del Ejército de los EE. UU. la oportunidad de subir los estándares para ser el mejor ejército del mundo.

“Una de las conclusiones es que si nosotros, el Ejército de los EE. UU., vamos a llamarnos los mejores, tenemos que entrenar duro porque otros países también están entrenando duro”, manifestó el Sgto. 1.a Clase Pérez. “Si vamos a asociarnos con ellos [los colombianos], queremos asegurarnos de dar lo mejor de nosotros cada vez que entrenamos juntos”.

Share