El Congreso de Honduras aprueba recompensas por información que lleve a presuntos delincuentes

La legislación pide que el Departamento de Seguridad desarrolle una lista de los delincuentes “más buscados” y disemine las fotografías de los sospechosos a través de la prensa. El departamento ofrecería una recompensa por información que lleve a la captura de cada sospechoso.
Iris Amador | 7 julio 2014

Amenazas Transnacionales

Sospechoso de homicidio: La Policía Nacional de Honduras capturó a Héctor Orlando Cruz Ríos, conocido como “La Pantera”, el 6 de febrero. Se sospecha que La Pantera asesinó al guardia de seguridad bancario Jonathan Perdomo durante un robo. Los agentes policiacos también capturaron a otros 10 sospechosos una vez que el Presidente Juan Orlando Hernández anunció una recompensa por información que llevara a la captura de los asesinos de Perdomo. [Foto: O Manzano]

El Congreso hondureño ha pasado la “Ley de Recompensas” que permite a la Policía Nacional pagar a las personas por información que lleve a la captura de presuntos asesinos. La ley permitiría que la Policía Nacional determine la cantidad de cada recompensa.

El Congreso aprobó la legislación el 9 de abril. Ahora deberá publicarla en la Gaceta, el periódico oficial del Estado antes de que se convierta en ley.

La legislación pide que el Departamento de Seguridad desarrolle una lista de los delincuentes “más buscados” y disemine las fotografías de los sospechosos a través de la prensa. El departamento ofrecería una recompensa por información que lleve a la captura de cada sospechoso. La legislación le permitiría al Departamento de Seguridad determinar la cantidad de cada una de las recompensas.

Un guardia de seguridad bancario es muerto

El Congreso aprobó la ley de recompensas dos meses después de que el dinero de una recompensa ayudó a las autoridades a atrapar a los presuntos asesinos de un guardia de seguridad bancario.

El 1 de febrero, Jonathan Perdomo, un guardia de seguridad de una institución financiera en Choloma, en el departamento de Cortés, abrió la puerta a un hombre, al que aparentemente creyó un cliente. El encuentro fue capturado por una cámara de vigilancia del banco.

El hombre llevaba una maleta negra sobre el hombro. Siguiendo los protocolos de seguridad del banco, Perdomo pidió ver lo que había en la maleta. El hombre sacó una pistola, le apuntó al guardia y disparó, según muestra el video. El primer balazo no le dio a Perdomo, quien cayó y trató de sacar su propia arma para defenderse.

El hombre de la pistola le dispara a Perdomo y un segundo hombre se acerca y le dispara al guardia de seguridad en la cabeza.

Perdomo, de treinta y cinco años, trabajaba como guardia de seguridad en una institución financiera en Choloma, Cortés, en la parte norte de Honduras, cuando fue inmisericordemente abatido a balazos la mañana del sábado 1 de febrero.

Mientras los clientes del banco corrían para cubrirse, el primer atacante salta sobre un mostrador y empieza a tomar dinero. Minutos después, los dos atacantes salen del banco a paso tranquilo. Los presuntos asesinos escaparon en motocicletas, con dos cómplices que los esperaban fuera del banco.

Sospechoso capturado después de que el presidente anunciara recompensa

Después del artero ataque, el Presidente Juan Orlando Hernández anunció públicamente que la policía estaba ofreciendo una recompensa de $12,500 (USD) por información que llevara a los atacantes. En un discurso televisado, el presidente dijo que él personalmente le sumaría al dinero de la recompensa.

Al hablar directamente a los asesinos, el presidente dijo, “Pidan a Dios y a sus familias que los perdonen, dejen el país si así lo desean, pero aquí no seguirán haciendo de las suyas; la fiesta se terminó para ustedes”.

Una vez que el presidente anunció la recompensa, la línea directa de la Policía Nacional empezó a sonar. Varias llamadas fueron pistas falsas, pero muy pronto fueron encaminados en la dirección correcta.

Cinco días después del asesinato, el 6 de febrero, los agentes de la policía de la Dirección Nacional de Investigación Criminal capturó a 11 miembros de la pandilla de la que se sospechaba que planeó y cometió el robo bancario.

Uno de los sospechosos, Héctor Orlando Cruz Ríos, también conocido como “La Pantera”, es uno de los presuntos pistoleros. Cuando la policía capturó a La Pantera, presuntamente llevaba puestos los mismos zapatos tenis cafés que llevaba puestos uno de los pistoleros que mataron a Perdomo.

La policía capturó a La Pantera en El Progreso, una ciudad que está a unos 45 minutos en auto de Choloma. La Pantera es presuntamente el primer hombre que atacó a Perdomo.

La Pantera ya había cumplido 13 años en prisión después de haber robado un banco en La Lima, Cortés.

Presuntamente, La Pantera confesó haber asesinado a Perdomo.

La policía también capturó a Joel Bardales Chapas, de 25 años y estudiante de ingeniería. Pocas horas después del robo, miembros de la pandilla se reunieron presuntamente en la casa de los padres de Bardales Chapa en El Progreso para repartirse el dinero robado.

Bardales Chapas también confesó haber tomado parte en el robo, dijeron las autoridades. Él dijo que participó porque necesitaba dinero para cubrir los gastos de su ya cercana graduación.

La ley de recompensas

El congresista Mario Pérez, quien funge como vicepresidente del cuerpo legislativo, introdujo una propuesta de ley para ampliar el sistema de compensación por información en el país poco tiempo después de que la policía capturara a los sospechosos de asesinar a Perdomo.

Además de proporcionar fondos para las recompensas, la ley refuerza las medidas de seguridad para proteger la seguridad de las personas que proporcionan información a la policía. También ordena que las agencias noticiosas nacionales publiquen, sin costo, los nombres de los presuntos delincuentes “más buscados” y sus fotos o retratos hablados.

El personal de la aplicación de la ley y sus familiares no pueden cobrar las recompensas.

Las recompensas deben motivar a las personas, incluyendo a algunos delincuentes, a proporcionar información a la policía, dijo Billy Joya, asesor de seguridad privada.

“Generalmente la información viene del mismo bajo mundo de la delincuencia”, declaró Joya. “Hay un patrón de conducta, en el cual otro delincuente conoce a la persona, alguien puede tener una cuenta por saldar con ellos o inclusive un miembro de su propio círculo es quien lo entrega. Las autoridades aprovechan ese juego de la deslealtad.”

“En un proceso de investigación que debe cubrir pasos de la ‘a’ a la ‘z’, una compensación es una apuesta que se puede llevar a cabo, uno de varios recursos por emplearse, pero es la suma de los elementos que lleva a un final exitoso.”

Las recompensas pueden ser una herramienta eficaz en la lucha contra el crimen, señaló Joya. Cada caso es diferente y el mismo enfoque de investigación no funciona en todos los casos, advirtió.

A Perdomo lo sobreviven sus padres, su esposa embarazada y sus cuatro hijos.

“Mi padre murió trabajando para traernos alimentos”, dijo su hijo de 14 años en una entrevista con el programa noticioso Frente a Frente.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 43
Cargando las Conversaciones