‘El Chapo’ conspira con mafias chinas para producir drogas sintéticas en Latinoamérica

El Cártel de Sinaloa obtiene precursores químicos de 14K y Sun Yee On, dos tríadas chinas –grupos del crimen organizado- establecidas en Hong Kong.
Julieta Pelcastre | 19 febrero 2014

El Cártel de Sinaloa ha forjado alianzas con dos mafias establecidas en Hong Kong para adquirir precursores químicos que se usan en la fabricación de drogas sintéticas altamente adictivas, dijeron las autoridades. El Cártel de Sinaloa obtiene precursores químicos de 14K y Sun Yee On, dos tríadas chinas –grupos del crimen organizado- establecidas en Hong Kong, reportó recientemente el South China Morning Post.

El cártel, comandado por el capo fugitivo Joaquín “El Chapo” Guzmán, usa los químicos para fabricar metanfetaminas en Guatemala y El Salvador, dijeron funcionarios. Operarios del Cártel de Sinaloa, incluyendo pandillas locales, recogen los precursores químicos en puertos de Guatemala y Honduras, luego llevan los productos químicos en camionetas a laboratorios clandestinos.

Una vez que se procesan las drogas sintéticas, operarios del Cártel de Sinaloa las transportan a mercados ilegales en los Estados Unidos, Canadá, Europa, África y México. A través de alianzas con pandillas locales, el cártel también vende algunas de las drogas sintéticas en Argentina, Guatemala y El Salvador.

Vínculos con el ‘El Chapo’

Agentes del orden de Filipinas y China recientemente descubrieron evidencia que confirma la alianza entre El Chapo y las mafias de Hong Kong.

El 27 de diciembre de 2013, agentes del orden de Filipinas, trabajando en cooperación con fuerzas de seguridad de EE. UU., capturaron a tres sospechosos cerca de Manila. Los tres sospechosos tienen vínculos con el Cártel de Sinaloa, dijeron las autoridades. Los tres sospechosos estaban preparando y almacenando metanfetamina en un laboratorio ubicado en una granja de cría de gallos al sur de Manila, dijeron las autoridades.

Las fuerzas de seguridad confiscaron 84 kilos de metanfetamina. Los precursores químicos utilizados para producir las drogas sintéticas fueron proporcionados por 14K y Sun Yee On. Los tres sospechosos tenían vínculos con el Cártel de Sinaloa, dijeron las autoridades.

Bartolomé Tobia, jefe de las fuerzas policiacas antinarcóticos de Filipinas, dijo que la operación de seguridad confirmó que El Chapo trabajaba con las mafias chinas. “Los mexicanos, quienes ya están aquí, reciben ayuda de organizaciones delictivas chinas vinculadas con el narcotráfico”, comentó.

Una semana después de los arrestos en Filipinas, el 4 de enero de 2014, más de 2,500 agentes de seguridad chinos confiscaron más de tres toneladas de metanfetamina en la ciudad de Guangdong Lugeng. Las autoridades chinas también arrestaron a 182 sospechosos. Las drogas sintéticas pertenecían a uno de los grupos del crimen organizado que trabajan con El Chapo, dijeron las autoridades.

Alianzas mortales

Las alianzas entre el Cártel de Sinaloa y los dos grupos chinos del crimen organizado son “mortales”, dijo Jorge Chabat, analista de seguridad en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), de la Ciudad de México.

El Cártel de Sinaloa es la organización delictiva transnacional más grande y más violenta del mundo, explicó Chabat. Las dos mafias chinas son los mayores productores de precursores químicos y metanfetaminas, dijo Chabat. Las nuevas alianzas les ayudarán a las fuerzas de El Chapo a producir y transportar una dotación constante de drogas sintéticas, agregó Chabat.

“El Cártel de Sinaloa va a conseguir precursores en grandes cantidades, reducir costos y continuar internacionalizándose”, señaló Chabat. “El mercado de EE. UU. de drogas sintéticas es atractivo para ‘El Chapo’ y las triadas chinas.”

Las triadas son organizaciones delictivas chinas establecidas en Hong Kong, Taiwán y China continental.

La triada 14K tiene aproximadamente 25,000 miembros en sus filas. La otra triada con la cual está aliado El Chapo, Sun Yee On, tiene más de 50,000 miembros.

El Chapo está utilizando sustancias como acetato de feniletilo y fenilacetato de isobutilo para tratar de crear una nueva droga sintética, de acuerdo con informes publicados.

Una historia de venta de drogas sintéticas

El Cártel de Sinaloa ha vendido metanfetamina desde la década de 1990.

Entre principios y mediados de la década de 1990, Ignacio “El Nacho” Coronel, quien en ese tiempo era uno de los lugartenientes principales de El Chapo, “claramente vio” el gran potencial en el mercado emergente de metanfetamina, según el “Atlas de Seguridad y Defensa de México 2012”, el cual fue publicado por el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (CASEDE), establecido en la Ciudad de México.

El Nacho, quien también llegó a ser conocido como “El Rey del Cristal”, estuvo a cargo de producir y traficar metanfetamina para El Chapo. Él desarrolló un sistema para transportar grandes cantidades de efedrina, que se utiliza para fabricar metanfetamina, de Asia a México, donde los operarios del cártel procesaban drogas sintéticas.

Soldados del Ejército mexicano mataron a El Nacho durante una balacera en Zapopan, Jalisco, en julio de 2010.

Un mercado creciente

En años recientes, el mercado de las drogas sintéticas del tipo de las anfetaminas se ha ido expandiendo. Las autoridades de EE. UU. y otros países donde se venden las drogas reportan niveles históricos de incautaciones y uso de drogas sintéticas.

Cerca del 80% de las metanfetaminas que se consumen en los EE. UU. cada año se preparan con precursores químicos provenientes de China, según estimaciones de las autoridades.

Argentina, El Salvador, Guatemala, México y los Estados Unidos están entre los países con el mayor número de laboratorios procesadores de drogas, según han estimado las autoridades.

Las drogas sintéticas pueden ser deglutidas, inyectadas, fumadas o inhaladas y también se conocen con nombres populares tales como “cristal”, “vidrio”, “cocaína de los pobres”, “yaba”, “(hielo)” o “meth”. Estas drogas son altamente adictivas y pueden provocar trastornos mentales tales como esquizofrenia, paranoia y comportamiento agresivo.

Los gobiernos de México y los Estados Unidos tienen un estricto control de la venta de precursores químicos. Estos controles han llevado al Cártel de Sinaloa y otros traficantes latinoamericanos a forjar alianzas con grupos asiáticos del crimen organizados, dijo Chabat. La regulación relativamente débil en la industria química china proporciona a los narcotraficantes locales e internacionales un fácil acceso a las sustancias psicoactivas en grandes cantidades, agregó.

Hong Kong no ha emitido certificados que garanticen que las personas que compran los precursores químicos sean los receptores reales de los precursores, según las Naciones Unidas.

Las fronteras no son relevantes para ‘El Chapo’ y a las triadas chinas

El crimen organizado es un fenómeno transnacional y global y las fronteras son inexistentes para el Cártel de Sinaloa y las triadas chinas, señaló Chabat.

“Los cárteles de las drogas luchan para controlar un solo territorio: el mundo”, agregó Chabat.

En particular, El Chapo está tratando de controlar el narcotráfico no solo en México, sino en los EE. UU., Europa, toda Latinoamérica, África, Asia y Australia, como parte de una “desviada estrategia de globalización”, según insightcrime.org.

“No cabe duda de que el Cártel de Sinaloa es una de las organizaciones más fuertes y más poderosas de narcotráfico en el continente americano”, dijo Chabat.

Las autoridades de los países asiáticos han capturado varios operarios de El Chapo en años recientes.

Por ejemplo, en junio de 2011, las autoridades de Malasia sentenciaron a muerte a tres mexicanos de Sinaloa por operar un laboratorio de metanfetamina en la ciudad de Johor. La policía de Malasia arrestó a los hermanos Luis Alfonso, Simón y José Regino González Villareal, presuntos miembros del Cártel de Sinaloa, en 2008.

En noviembre de 2013, agentes de seguridad latinoamericanos acordaron en la "Segunda Conferencia Regional sobre Prevención, Control e Investigación Policíaca sobre el Desvío de Precursores Químicos” en aumentar la cooperación internacional en la lucha contra las drogas sintéticas.

Las autoridades latinoamericanas se comprometieron a fortalecer la responsabilidad social y la colaboración entre los sectores de negocios y el estado para mejorar el control de precursores químicos. También acordaron mejorar los diferentes programas y proyectos internacionales, así como trabajar con evidencia científica para poder convertir información en conocimiento para lograr mejores herramientas para la lucha contra las drogas.

“Como parte de la cooperación internacional, las instituciones deberían fortalecerse en todos los países a nivel internacional en la lucha contra las drogas sintéticas”, concluyó Chabat.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 55
Cargando las Conversaciones